YVES

Yvon Choui­nard fun­dó la mar­ca Pa­ta­go­nia en 1973 pa­ra pro­du­cir ma­te­rial de es­ca­la­da y de surf. Ac­tual­men­te es uno de los em­pre­sa­rios más res­pe­ta­dos del mun­do y de­di­ca to­dos sus es­fuer­zos a la pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO DA­VID MOREU

En la cres­ta de la ola

Pa­ta­go­nia sur­gió du­ran­te una aven­tu­ra ini­ciá­ti­ca por Su­da­mé­ri­ca y hoy se ha con­ver­ti­do en una de las mar­cas de ro­pa y ma­te­rial de­por­ti­vo más pres­ti­gio­sas del mun­do. Yvon Choui­nard, su fun­da­dor, si­gue prac­ti­can­do surf, ha pro­ta­go­ni­za­do do­cu­men­ta­les de es­ca­la­da y es un re­fe­ren­te em­pre­sa­rial en los Es­ta­dos Uni­dos gra­cias a su men­ta­li­dad eco­lo­gis­ta.

La idea de fun­dar Pa­ta­go­nia sur­gió en 1968 du­ran­te un via­je de seis me­ses por el con­ti­nen­te ame­ri­cano. ¿Có­mo re­cuer­da aque­lla ex­pe­rien­cia?

Si quie­res sa­car al­gu­na lec­ción de un via­je, de­be ser una aven­tu­ra lar­ga. No­so­tros par­ti­mos de Ca­li­for­nia en fur­go­ne­ta pa­ra prac­ti­car surf en Mé­xi­co, en Amé­ri­ca Cen­tral y en Pe­rú. Des­pués ven­di­mos las ta­blas pa­ra es­quiar en el sur de Chi­le y, fi­nal­men­te, lle­ga­mos al Mon­te Fitz Roy. Me im­pre­sio­nó es­tar en un lu­gar vir­gen co­mo la Pa­ta­go­nia por­que no ha­bía tu­ris­tas y en algunas zo­nas tam­po­co ha­bía ca­rre­te­ras que nos lle­va­ran a las mon­ta­ñas. Aque­lla ex­pe­rien­cia me ins­pi­ró a po­ner nom­bre a mi empresa y a fa­bri­car un ti­po de ro­pa que aguan­ta­ra esas con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas, con tor­men­tas y mu­cho vien­to.

Des­pués de más de cua­ren­ta años de com­pro­mi­so eco­lo­gis­ta y de tra­ba­jo a con­tra­co­rrien­te, ¿cree que su sue­ño co­mo em­pre­sa­rio se ha cum­pli­do? He­mos lo­gra­do fa­bri­car el ti­po de ro­pa y de ma­te­rial que deseá­ba­mos por­que es­ta­mos com­pro­me­ti­dos en ha­cer pro­duc­tos de gran ca­li­dad y cau­sar el me­nor da­ño po­si­ble al me­dio am­bien­te. Ade­más, una par­te fun­da­men­tal de nues­tra fi­lo­so­fía es in­fluir en otras em­pre­sas, y eso ya es­tá su­ce­dien­do. En los Es­ta­dos Uni­dos hay mu­chas com­pa­ñías que se plan­tean cam­biar la ma­ne­ra de ha­cer las co­sas, pe­ro la ma­yo­ría son pú­bli­cas y no pue­den asu­mir ries­gos. Sin em­bar­go, Pa­ta­go­nia es una en­ti­dad pri­va­da y po­de­mos ex­pe­ri­men­tar co­sas nue­vas sin ser con­ser­va­do­res. Así, les mos­tra­mos bue­nas ideas y pue­den adop­tar­las sin ne­ce­si­dad de to­mar ries­gos.

Pa­ta­go­nia ha crea­do cier­ta mís­ti­ca en torno a su his­to­ria y sus pro­ce­sos de pro­duc­ción. ¿Có­mo des­cri­bi­ría la ima­gen de su empresa?

Es­ta­mos en el mun­do de los ne­go­cios pa­ra to­mar to­do lo que di­cen los cien­tí­fi­cos y los in­te­lec­tua­les so­bre có­mo sal­var el pla­ne­ta y po­ner­lo en prác­ti­ca. La ma­yo­ría de ex­per­tos no dis­po­nen de me­dios su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer reali­dad sus ideas, pe­ro en Pa­ta­go­nia te­ne­mos los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra apli­car lo que di­cen. Nues­tros clien­tes apre­cian que ha­ga­mos lo me­jor pa­ra el me­dio am­bien­te, nos dan su vo­to de con­fian­za y apo­yan a la mar­ca. Ape­nas te­ne­mos que anun­ciar­nos y los ne­go­cios van muy bien.

Por cu­rio­si­dad, ¿có­mo es un día ha­bi­tual pa­ra Yvon Choui­nard en la se­de de Pa­ta­go­nia?

Des­de ma­yo has­ta no­viem­bre es­toy en las mon­ta­ñas, así que no voy a tra­ba­jar a Pa­ta­go­nia. Du­ran­te el in­vierno pa­so por la ofi­ci­na, me ocu­po de la co­rres­pon­den­cia y pien­so so­bre el ca­mino que se­guir en el fu­tu­ro, a pe­sar

de que ya no di­ri­jo el día a día de la empresa. Si­go prac­ti­can­do surf y, de he­cho, des­pués de ha­blar con­ti­go iré a co­ger olas.Tam­bién prac­ti­co la pes­ca en la mon­ta­ña, aun­que he te­ni­do que de­jar la es­ca­la­da por­que ten­go un pro­ble­ma de equi­li­brio y me asus­ta la mo­da­li­dad li­bre, sin cuer­das.

¿Po­dría­mos afir­mar que la men­ta­li­dad li­be­ral que sur­gió en la dé­ca­da de los 60 ha evo­lu­cio­na­do y si­gue in­flu­yen­do en mu­chos jó­ve­nes?

Creo que el de­por­te si­gue a la po­lí­ti­ca y en los años 60 sur­gie­ron unas po­lí­ti­cas y unos de­por­tes muy li­be­ra­les. Pe­ro los hi­jos de aque­llos hip­pies eran lo opues­to a sus pa­dres y se con­vir­tie­ron en gen­te muy con­ser­va­do­ra, por ese mo­ti­vo he­mos pa­sa­do a unas po­lí­ti­cas y a unos de­por­tes tan re­gu­la­dos. Aho­ra na­die se atre­ve a prac­ti­car es­quí sin cas­co y eso es una es­tu­pi­dez. Tam­po­co de­jan que sus hi­jos va­yan en bi­ci­cle­ta por la ca­lle y los de­por­tes más po­pu­la­res no con­lle­van nin­gún ries­go, co­mo el run­ning o ir al gim­na­sio. Sin em­bar­go, las co­sas es­tán cam­bian­do, las po­lí­ti­cas se es­tán vol­vien­do otra vez más li­be­ra­les y creo que los de­por­tes tam­bién da­rán un gi­ro.

Pa­ta­go­nia es una empresa que se ha cues­tio­na­do los lí­mi­tes tra­di­cio­na­les en­tre tra­ba­jo, fa­mi­lia y ocio. ¿Có­mo han afron­ta­do es­te te­ma tan con­tro­ver­ti­do? El surf te en­se­ña que so­lo pue­des prac­ti­car­lo si hay olas y na­die pi­de ho­ra pa­ra den­tro de unos días. Si te or­ga­ni­zas el tra­ba­jo pa­ra te­ner fle­xi­bi­li­dad y pue­des de­jar de ha­cer cual­quier co­sa pa­ra prac­ti­car surf, en­ton­ces vi­ves la vi­da de una ma­ne­ra dis­tin­ta. En Pa­ta­go­nia con­tra­ta­mos a gen­te muy in­de­pen­dien­te y mo­ti­va­da, que no ne­ce­si­ta a un je­fe que lo con­tro­le o que le di­ga qué tie­ne que ha­cer en ca­da mo­men­to. Sa­ben ha­cer su tra­ba­jo y logran sus ob­je­ti­vos. No nos im­por­ta si tra­ba­jan des­de ca­sa o si pre­fie­ren ha­cer­lo los do­min­gos, mien­tras el pro­yec­to sal­ga a tiem­po. Por es­te mo­ti­vo da­mos li­ber­tad pa­ra de­jar­lo to­do y prac­ti­car surf cuan­do hay una bue­na ma­re­ja­da.

Ac­tual­men­te, las re­des so­cia­les pue­den re­for­zar o hun­dir una mar­ca. ¿Qué in­fluen­cia han te­ni­do las nue­vas tec­no­lo­gías y la pu­bli­ci­dad en el desa­rro­llo de Pa­ta­go­nia?

La idea de la pu­bli­ci­dad ha muer­to y la ge­ne­ra­ción del nue­vo si­glo no cree en ella por­que ven lo que se es­con­de de­trás. Las re­des so­cia­les pue­den crear o des­truir una mar­ca de la no­che a la ma­ña­na y eso es un gran cam­bio. Sin em­bar­go, la ra­zón por la que las em­pre­sas se anun­cian es por­que to­das ha­cen lo mis­mo y es al­go que te obli­ga a gas­tar una can­ti­dad tre­men­da de di­ne­ro. Ima­gi­na que Pa­ta­go­nia hi­cie­ra co­mo cual­quier otra mar­ca y se anun­cia­ra en va­llas pu­bli­ci­ta­rias o en re­vis­tas. ¿Cuán­to nos cos­ta­ría? Se­ría una fortuna y no po­dría­mos po­ner el én­fa­sis en la ca­li­dad de nues­tros pro­duc­tos por­que lo in­ver­ti­ría­mos to­do en pu­bli­ci­dad. En­ton­ces ten­dría­mos que ba­jar la ca­li­dad, y eso se­ría una ma­la de­ci­sión.

Co­mo hom­bre de ne­go­cios preo­cu­pa­do por el mun­do que nos ro­dea, ¿ve al­gu­na sa­li­da a la cri­sis que to­da­vía afec­ta a tan­tos paí­ses?

Re­cien­te­men­te he leí­do un li­bro so­bre em­pre­sas que lle­van fun­cio­nan­do más de 200 años y to­das es­tán en Eu­ro­pa y Ja­pón. El se­cre­to de su lon­ge­vi­dad re­si­de en la ca­li­dad y la in­no­va­ción. Por es­te mo­ti­vo, si que­re­mos una so­cie­dad que aguan­te otros dos si­glos, tie­ne que ba­sar­se en la mis­ma fi­lo­so­fía. Po­de­mos creer que las com­pa­ñías son las que des­tru­yen el pla­ne­ta, aun­que real­men­te la cau­sa so­mos no­so­tros por cul­pa de to­do lo que con­su­mi­mos. De­be­mos cam­biar de men­ta­li­dad, com­prar los me­jo­res pro­duc­tos y que nos du­ren pa­ra siem­pre, re­pa­rar­los y re­ga­lár­se­los a la si­guien­te ge­ne­ra­ción; pe­ro nun­ca desechan­do las co­sas y com­pran­do cons­tan­te­men­te.

La­men­ta­ble­men­te, es­tos cam­bios re­la­cio­na­dos con el me­dio am­bien­te y la so­cie­dad aún tar­da­rán años en apre­ciar­se. ¿Se con­si­de­ra una per­so­na pa­cien­te?

No soy pa­cien­te y me gus­ta el cam­bio cons­tan­te. Pe­ro creo que la úni­ca ma­ne­ra res­pon­sa­ble de di­ri­gir una empresa es ha­cer­lo co­mo si fue­ra a per­ma­ne­cer aquí du­ran­te mu­cho mu­cho tiem­po. Por es­ta mis­ma ra­zón, los po­lí­ti­cos de­be­rían to­mar sus de­ci­sio­nes pen­san­do en la so­cie­dad que ha­brá du­ran­te va­rias ge­ne­ra­cio­nes, en lu­gar de cen­trar­se en los pró­xi­mos dos años. Dis­fru­to con lo que ha­go por­que soy muy pe­si­mis­ta so­bre el fu­tu­ro del pla­ne­ta y ten­go re­cur­sos pa­ra ha­cer al­go al res­pec­to.

“DIS­FRU­TO CON LO QUE HA­GO POR­QUE SOY MUY PE­SI­MIS­TA SO­BRE EL FU­TU­RO DEL PLA­NE­TA Y TEN­GO RE­CUR­SOS PA­RA HA­CER AL­GO AL RES­PEC­TO”

FO­TO­GRA­FÍAS TIM DA­VIS

Yvon Choui­nard fo­to­gra­fia­do en el ta­ller ori­gi­nal don­de em­pe­zó a fa­bri­car ma­te­rial de es­ca­la­da a fi­na­les de los años 60 y don­de fun­dó la mar­ca Pa­ta­go­nia en 1973. Un lu­gar de le­yen­da

“Si eres pro­pie­ta­rio de una empresa, no pue­des re­ti­rar­te, y es­ta com­pa­ñía no es­tá en ven­ta. Di­cen que un ga­na­de­ro que tie­ne un ran­cho con ca­ba­llos siem­pre mo­ri­rá en la si­lla de mon­tar. Con­mi­go su­ce­de lo mis­mo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.