SHANG­HÁI EN SIE­TE PA­SOS

Con mu­cha más mo­da que Hong Kong y bas­tan­te más atrac­ti­va que Pe­kín, Shang­hái se po­si­cio­na co­mo uno de los des­ti­nos más se­xis de Chi­na tras más de cua­ren­ta años de es­tan­ca­mien­to. Con un pa­sa­do glo­rio­so, la co­no­ci­da co­mo la Per­la de Orien­te vi­ve y dis­fru­ta

Dapper - - LIFESTYLE - TEX­TO LO­RE­NA G. DÍAZ

1 LU­JO CHINO: MAN­DA­RIN ORIEN­TAL SHANG­HÁI. Un servicio im­pe­ca­ble, nu­me­ro­sas obras de ar­te chino re­par­ti­das por un im­po­nen­te edi­fi­cio de 25 plan­tas y las que, pro­ba­ble­men­te, sean las ba­ñe­ras más se­xis de la ciu­dad ga­ran­ti­zan un des­can­so de lu­jo al via­je­ro más si­ba­ri­ta. Aun­que al­go re­ti­ra­do del cen­tro, cuen­ta con la ven­ta­ja de po­seer unas ex­cep­cio­na­les vis­tas al río Huang­pu y a los ras­ca­cie­los de Pu­dong, que pue­den dis­fru­tar­se des­de unas ha­bi­ta­cio­nes com­ple­ta­men­te di­gi­ta­li­za­das, do­ta­das con pa­ne­les de con­trol a prue­ba de tor­pes des­de don­de ma­ne­jar la tem­pe­ra­tu­ra, las lu­ces y has­ta las cor­ti­nas. Por su­pues­to, la co­ne­xión wi­fi es gra­tui­ta y bas­tan­te rá­pi­da, pe­ro sin servicio VPN pa­ra evi­tar el gran cor­ta­fue­gos chino (de ahí que des­de el ho­tel no se pue­da ac­ce­der a re­des so­cia­les, Goo­gle o Gmail).Y emu­lan­do la sen­sa­ción de una sa­la de es­tar re­si­den­cial, en el Club Loun­ge del ho­tel, los hués­pe­des más pri­vi­le­gia­dos tie­nen ac­ce­so al de­sa­yuno, el al­muer­zo, el té de la tar­de o la su­cu­len­ta ce­na a ba­se de bu­fé que sirven ca­da día. Check-in y check-out per­so­na­li­za­dos, servicio de ma­yor­do­mo o la­van­de­ría van in­clui­dos en el pre­cio de alo­jar­se en uno de los me­jo­res ho­te­les de Chi­na. 2 GAS­TRO­NO­MÍA CON DOS PA­LI­LLOS. La ciu­dad más po­bla­da de Chi­na es una me­tró­po­li bu­lli­cio­sa y vi­va que pue­de pre­su­mir de vi­vir su me­jor mo­men­to tam­bién en el ám­bi­to gastronómico. El pa­no­ra­ma foodie es una sa­bro­sa mez­cla en­tre el es­te y el oes­te, don­de la ele­gan­cia eu­ro­pea y la tra­di­ción chi­na se mez­clan con sol­tu­ra en las cocinas de los res­tau­ran­tes (y de los pues­tos ca­lle­je­ros) en los que co­mer en Shang­hái. Uno de los me­jo­res ejem­plos del buen mo­men­to que vi­ve la gas­tro­no­mía chi­na lo en­con­tra­mos en Xin­da­lu, el res­tau­ran­te del Ho­tel Hyatt de Shang­hái. El me­nú se cen­tra en la co­ci­na de Shang­hái, Suz­hou y Hangz­hou, lo que im­pri­me sa­bo­res y tex­tu­ras li­ge­ras y de­li­ca­das. En­tre sus de­li­cio­sos pla­tos de au­tor en­con­tra­mos, có­mo no, el tra­di­cio­nal pa­to Pe­kín, o su pla­to es­tre­lla de car­ne de cer­do co­ci­da, am­bos ser­vi­dos con es­pec­ta­cu­la­res vis­tas del Bund y Pu­dong. Al ter­mi­nar la ce­na, es re­co­men­da­ble su­bir a la te­rra­za (pi­so 33 del ho­tel) pa­ra dis­fru­tar de una co­pa con la ciu­dad a nues­tros pies. Una op­ción más ca­sual e igual­men­te re­co­no­ci­da es la que en­con­tra­mos en Din Tai Fung, el im­pe­rio del fast food tai­wa­nés que sir­ve al­gu­nos de los me­jo­res dum­plings del mun­do. Hay que pro­bar los Xiao­long­bao. 3 MU­SEO DE SHANG­HÁI. Ga­lar­do­na­do con va­rios pre­mios in­ter­na­cio­na­les, el Mu­seo de Shang­hái es to­do un es­pec­tácu­lo en­tre cua­tro vis­to­sas pa­re­des y se con­vier­te en otro de los lu­ga­res de in­te­rés fun­da­men­ta­les de la ciu­dad. Di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to chino Xing Tong­he, en es­te mu­seo en­con­tra­mos la me­jor ex­po­si­ción de ar­te y an­ti­güe­da­des chi­nas que exis­te en el mun­do. Ahí es na­da. Se tra­ta de un con­jun­to de más de 120.000 re­li­quias que van des­de pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, has­ta ta­llas de mar­fil, etc., que re­co­rren ca­si 5.000 años de la his­to­ria de Chi­na. Una vi­si­ta al Mu­seo de Shang­hái es to­da una ex­pe­rien­cia de con­tras­tes en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro, ya que es­tá equi­pa­do con la tec­no­lo­gía más pun­te­ra gra­cias a la que es po­si­ble una in­ter­ac­ción (ca­si real) con el mun­do del ar­te. Un tip adi­cio­nal a es­ta vi­si­ta obli­ga­da es que, por en­de, sus tien­das de re­cuer­dos y de an­ti­güe­da­des son algunas de las me­jo­res de la ciu­dad, con va­lio­sos y bo­ni­tos ob­je­tos que echan por tie­rra el tra­di­cio­nal con­cep­to de sou­ve­nir de via­je.

4 TAI­CHÍ EN EL BUND. Lu­gar em­ble­má­ti­co de la épo­ca de la con­ce­sión de Chi­na con­ti­nen­tal, el Bund sin­te­ti­za to­da la ciu­dad de Shang­hái con su apa­rien­cia de pos­tal. La zo­na que aca­pa­ra más hash­tags en re­des so­cia­les es una cur­va –li­te­ral– de mag­ní­fi­cas cons­truc­cio­nes don­de lo nor­mal es ver deam­bu­lar a tu­ris­tas en bus­ca de la per­fec­ta ima­gen an­te el río Huang­pu y los ras­ca­cie­los de Pu­dong. El Bund es tam­bién muy co­no­ci­do por ser un pun­to de reunión de los lu­ga­re­ños a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na (cuan­do tam­bién es el me­jor mo­men­to pa­ra pa­sear). Es­ta es una de las imá­ge­nes más re­co­no­ci­bles de la ciu­dad, la de nu­me­ro­sos lo­ca­les, y ani­ma­dos tu­ris­tas, prac­ti­can­do tai­chí en un ru­ti­na en la que to­do el mun­do es bien­ve­ni­do; tan­to, que a ve­ces pue­de dar la im­pre­sión de es­tar ma­si­fi­ca­do. Por eso, zo­nas co­mo los par­ques Fu­xing, Xu­jiahui o Dong’an es­tán pro­li­fe­ran­do co­mo las nue­vas me­cas de la re­la­ja­ción y el si­len­cio en mo­vi­mien­to. 5 UN PA­SEO POR LA PER­LA. Una bue­na pri­me­ra to­ma de con­tac­to con Shang­hái es la que nos ofre­ce el Huang­pu Ri­ver Tour, cu­yo re­co­rri­do nos tras­la­da a am­bas ori­llas del río Huang­pu. Des­de aquí se pue­de di­vi­sar uno de los prin­ci­pa­les im­pres­cin­di­bles de la ciu­dad chi­na y uno de los em­ble­mas del sky­li­ne de la ciu­dad, jun­to con el res­to de los ras­ca­cie­los de Pu­dong: la To­rre de Te­le­vi­sión Per­la Orien­tal (de 468 me­tros de al­tu­ra y con una es­truc­tu­ra de ai­re fu­tu­ris­ta que pre­su­mió de ser la to­rre más al­ta de Chi­na has­ta la cons­truc­ción del ras­ca­cie­los Shang­hai World Fi­nan­cial Cen­tre, de 492 me­tros). Con­ti­nuan­do el pa­seo por Shang­hái, es­ta vez des­de tie­rra fir­me, me­re­ce la pe­na ca­mi­nar por Nan­jing Lu, la que se cuen­ta que es la ca­lle más co­mer­cial del país. Es­ta bu­lli­cio­sa ar­te­ria don­de se pue­de en­con­trar ca­si de to­do es una de las me­jo­res op­cio­nes pa­ra ir de com­pras por Shang­hái. Su lar­ga dis­tan­cia atra­vie­sa el co­ra­zón del cen­tro de la ciu­dad, que va des­de el Ho­tel de la Paz has­ta el Ren­min Park, que hoy al­ber­ga el ex­ce­len­te Mu­seo de Shang­hái. 6 AN­TI­GÜE­DA­DES. Shang­hái es una de esas ciu­da­des don­de a ve­ces re­sul­ta di­fí­cil dis­tin­guir en­tre pre­sen­te y pa­sa­do o en­tre nue­vo y an­ti­guo, ten­den­cias que se su­per­po­nen en la vi­da de la ciu­dad. Es, más o me­nos, lo que su­ce­de en Dong­tai Lu, el mer­ca­do de an­ti­güe­da­des más fa­mo­so, ubi­ca­do al sur de la fa­mo­sa ca­lle de com­pras Huahai Zhong Lu. Aquí, muy cerca del idí­li­co par­que Huahai, se en­cuen­tra es­te vie­jo ba­zar don­de aún se pue­den en­con­trar al­gu­nos cho­llos si se ma­ne­ja con maes­tría el no­ble ar­te del re­ga­teo, to­do un must en Shang­hái en par­ti­cu­lar, y en Chi­na en ge­ne­ral. La me­ca de las imi­ta­cio­nes se en­cuen­tra en el mer­ca­di­llo de Fu­you, ubi­ca­do al oes­te del río Huang­pu. Es muy re­co­men­da­ble vi­si­tar­lo en do­min­go, aun­que el vo­lu­men de vi­si­tan­tes y de ob­je­tos ex­pues­tos pue­de re­sul­tar abru­ma­dor. Con pie­zas mu­cho más ex­clu­si­vas y, en con­se­cuen­cia, mu­cho más ca­ras, la Shang­hai An­ti­gue and Cu­rio Sto­re es el lu­gar don­de en­con­trar to­do ti­po de re­li­quias y ob­je­tos úni­cos rea­li­za­dos, so­bre to­do, en se­da y ja­de. 7 EX­PE­RIEN­CIAS DE AL­TOS VUE­LOS. Tru­cha con sal­sa de be­rros y polenta de maíz, pa­le­ti­lla de cor­de­ro con sal­sa de to­mi­llo, pu­ré de pa­ta­tas y co­go­llos o ca­rri­lle­ra de buey con sal­sa de vino tin­to y ci­lan­tro, mu­se­li­na de pa­ta­ta y cas­ta­ñas. Es­tos son al­gu­nos de los pla­tos que pue­den ya sa­bo­rear un buen pu­ña­do de pri­vi­le­gia­dos pa­sa­je­ros de la cla­se bu­si­ness de Air Fran­ce. Una gas­tro­no­mía de al­tos vue­los ca­pi­ta­nea­da por el chef Jean Sul­pi­ce, que lu­ce or­gu­llo­so sus dos es­tre­llas Mi­che­lin y pa­ra quien “ser chef con­sis­te en crear pla­tos que te iden­ti­fi­quen”. Pa­ra ello, Sul­pi­ce apues­ta por “gus­tos vi­vos y na­tu­ra­les” pa­ra lo­grar lo que él mis­mo de­fi­ne co­mo “la ex­pre­sión li­bre de un te­rri­to­rio al que me sien­to uni­do”. Em­ba­ja­do­ra de la gas­tro­no­mía fran­ce­sa en el mun­do, en los vue­los de Air Fran­ce el pan y la bo­lle­ría se sirven ca­lien­tes, co­mo re­cién sa­ca­dos del horno, y los clien­tes dis­po­nen de una car­ta de vi­nos y cham­pa­nes par­ti­cu­lar­men­te re­fi­na­da gra­cias a la me­ticu­losa se­lec­ción efec­tua­da por Pao­lo Basso, ele­gi­do me­jor su­mi­ller del mun­do en el 2013. Una ex­ce­len­te op­ción pa­ra vo­lar has­ta Shang­hái vía Pa­rís de­gus­tan­do las de­li­cias que Sul­pi­ce pro­po­ne así en la tie­rra co­mo en el cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.