TO­DOS ABOR­DO

Dapper - - LIFESTYLE -

EL ILUS­TRA­DOR JOR­DI LABANDA, re­co­no­ci­do por sus per­so­na­jes re­bo­san­tes de gla­mour y es­ti­lo, pu­bli­ca­ba re­cien­te­men­te en Ins­ta­gram un di­bu­jo de Cor­to Mal­tés con el si­guien­te tex­to: “Pa­ra mí es­te es el hom­bre con más es­ti­lo en el mun­do y una ver­da­de­ra ins­pi­ra­ción a lo lar­go de los años”. Ata­via­do con su ca­sa­ca azul ma­rino, Cor­to Mal­tés es uno de los mu­chos re­fe­ren­tes mas­cu­li­nos for­ja­dos en el mar, pues la in­fluen­cia del es­ti­lo ma­ri­ne­ro es tan vas­ta co­mo el océano en el que na­ce. Des­de pren­das eter­nas co­mo la ma­ri­niè­re has­ta los di­se­ños de pa­sa­re­la de Gucci, en DAP­PER ha­ce­mos un re­pa­so a su le­ga­do.

Po­cas pren­das re­su­men tan bien el es­ti­lo fran­cés y, a la vez, re­sul­tan tan uni­ver­sa­les co­mo la ca­mi­se­ta de ra­yas horizontales blan­cas y azul ma­rino. La lla­ma­da ma­ri­niè­re es un clá­si­co in­com­bus­ti­ble cu­yas pri­me­ras re­fe­ren­cias se re­mon­tan a los pes­ca­do­res de la Bre­ta­ña fran­ce­sa del si­glo XVII, que la usa­ban co­mo pren­da in­te­rior. En 1858, el ejér­ci­to fran­cés la in­cor­po­ró co­mo par­te del uni­for­me ofi­cial de los ma­ri­ne­ros, pa­ra ser lle­va­da de­ba­jo de una ca­mi­sa blan­ca con cue­llo azul, otro di­se­ño na­ci­do en el mar cu­ya in­fluen­cia si­gue vi­va. De he­cho, el uni­for­me de la ma­ri­na es ori­gen de va­rias pren­das icó­ni­cas mas­cu­li­nas, en­tre las que des­ta­ca el bla­zer, que na­ció en la Ro­yal Navy bri­tá­ni­ca; fue en 1837, y gra­cias al ca­pi­tán del Bu­que Bla­zer, quien, al sa­ber que la rei­na Vic­to­ria iba a ins­pec­cio­nar su bar­co, de­ci­dió ves­tir a su tri­pu­la­ción con el jer­sey de ra­yas blan­cas y azul ma­rino de los pes­ca­do­res y, en­ci­ma, una cha­que­ta cru­za­da con do­ble bo­to­na­du­ra en azul ma­rino.Tam­bién fue la Ro­yal Navy la en­car­ga­da de alum­brar otro di­se­ño que ve­mos en las co­lec­cio­nes de es­ta pri­ma­ve­ra: el jer­sey de cue­llo vuel­to. Una pren­da que apa­re­ce en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial co­mo par­te del atuen­do de los sub­ma­ri­nis­tas que de­bían en­fren­tar­se a las gé­li­das aguas del Atlán­ti­co.

Pe­ro el es­ti­lo ma­ri­ne­ro no so­lo se nu­tre del ejér­ci­to. Ejem­plo de ello son los za­pa­tos náu­ti­cos, una crea­ción de Paul Sperry de 1935. Al es­tre­nar su fa­bu­lo­sa go­le­ta re­cién pin­ta­da, se dio cuen­ta de cuán res­ba­la­di­za re­sul­ta­ba la cu­bier­ta al mo­jar­se. Sus de­por­ti­vas no le apor­ta­ban su­je­ción; en cam­bio, su pe­rro Prin­ce se man­te­nía fir­me sin pro­ble­mas. Fi­ján­do­se en sus pe­zu­ñas, de­ci­dió re­pli­car las pe­que­ñas grie­tas en la sue­la de go­ma de un za­pa­to y así es co­mo nacieron los náu­ti­cos. Un cal­za­do que rá­pi­da­men­te se es­ta­ble­ció en­tre los na­ve­gan­tes de la épo­ca y pa­só a ser ele­men­to fun­da­men­tal del lla­ma­do yatch style, don­de abun­dan los re­fe­ren­tes ma­ri­nos co­mo an­clas y cuer­das. Ele­men­tos que han de­ja­do de ser ex­clu­si­vos de los bar­cos pa­ra inun­dar la ca­lle de ele­gan­tes ma­ri­ne­ros de ciu­dad, co­mo los que pro­po­nen es­ta pri­ma­ve­ra fir­mas co­mo An­to­nio Mi­ró, Mi­chael Kors y Hac­kett.

Des­de es­tam­pa­dos de la ico­no­gra­fía ma­ri­ne­ra has­ta pren­das fun­cio­na­les pro­ce­den­tes del ejér­ci­to, la in­fluen­cia del es­ti­lo ‘navy’ es inago­ta­ble

TEX­TO ARIAD­NA AL­CA­ÑIZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.