Nue­va dio­sa

La ac­triz aus­tra­lia­na es una dei­dad en la nue­va se­rie Ame­ri­can Gods, y una ra­ra avis en Holly­wood: nun­ca se ha so­me­ti­do a sus dic­ta­dos

Dapper - - FOCUS - Emily Brow­ning

Emily Brow­ning te­nía 13 años cuan­do di­jo que Holly­wood no era pa­ra ella. Después de tra­ba­jar en te­le­vi­sión y en ci­ne en su Aus­tra­lia na­tal, dio el sal­to a Los Án­ge­les pa­ra pro­ta­go­ni­zar una fran­qui­cia que nun­ca fue, Una se­rie de ca­tas­tró­fi­cas des­di­chas, jun­to a Jim Ca­rrey y Meryl Streep. Pe­ro lo que en­con­tró en aquel mun­do la ho­rro­ri­zó.

“Los ni­ños de mi edad no co­no­cían la vi­da real y pen­sé que lo me­jor que me po­día pa­sar era aca­bar de es­tre­lla de un pro­gra­ma in­fan­til”, re­cuer­da. A sus es­pa­bi­la­dos 13 años atis­bó la fa­ma y no le gus­tó na­da, así que vol­vió a Aus­tra­lia pa­ra aca­bar el ins­ti­tu­to y de­ci­dir si que­ría ser ac­triz.

Mien­tras de­ci­día, Zack Sny­der lla­mó: que­ría que fue­ra su he­roí­na en Suc­ker Punch, una ni­ña de apa­rien­cia vul­ne­ra­ble, pe­ro jus­ti­cie­ra. Ese ti­po de per­so­na­je a par­tir del que, al fi­nal, ha he­cho su ca­rre­ra. “Pue­de que ha­ya ten­di­do a per­so­na­jes así por­que real­men­te creo que to­do el mun­do es más vul­ne­ra­ble de lo que re­co­no­ce, lo so­mos por­que in­ten­ta­mos des­cu­brir quié­nes so­mos”, cuen­ta.

Brow­ning in­ten­ta des­cu­brir quién es o quie­re ser a tra­vés de la in­ter­pre­ta­ción. Y cuan­do le pre­gun­ta­ron si que­ría ser Be­lla en la sa­ga Cre­púscu­lo, di­jo que no. Hoy, si­gue sin arre­pen­tir­se de ha­ber re­cha­za­do el per­so­na­je que con­vir­tió a Kris­ten Ste­wart en una es­tre­lla. “No ha­go un pro­yec­to si no quie­ro. Hay cier­tos es­tán­da­res que no pien­so sal­tar­me”, di­ce muy se­ria. “Son di­fí­ci­les de com­pren­der pa­ra al­gu­nos. Por­que no ten­go pro­ble­ma con los des­nu­dos [como en Slee­ping Beauty], con in­ter­pre­tar per­so­na­jes te­rri­bles, pe­ro si voy a ha­cer una pe­lí­cu­la pa­ra ado­les­cen­tes quie­ro ver mu­je­res fuer­tes y com­pli­ca­das y cuan­do di­go fuer­tes, no di­go su­per­he­roí­nas, eso es­tá bien tam­bién, pe­ro me re­fie­ro a mu­je­res de ver­dad, a mu­je­res in­tere­san­tes”.

Un ti­po de pa­pe­les ca­si inexis­ten­tes, ase­gu­ra. Por eso sien­te que ha te­ni­do suer­te con Lau­ra, su úl­ti­mo pa­pel, una dio­sa en la nue­va se­rie de Ama­zon, Ame­ri­can Gods, adap­ta­ción de la no­ve­la de Neil Gai­man. “He leí­do tan­tos guio­nes en los que los pa­pe­les fe­me­ni­nos eran la no­via o la mujer, o la zo­rra ho­rri­ble... y Lau­ra es una mujer com­pli­ca­da, que ha he­cho co­sas te­rri­bles, pe­ro tie­ne dolor”, ex­pli­ca. Y le ha en­se­ña­do a no ca­llar­se. Aun­que eso en Holly­wood pue­da ser un pro­ble­ma, a Emily Brow­ning no le im­por­ta: a los 13 años ya di­jo que Holly­wood (y su fa­ma) no era pa­ra ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.