Có­mo ha­cer del lu­jo un dis­tin­ti­vo va­ca­cio­nal

Al­ma ma­ter del gru­po Cap Ver­mell, To­ni Mir nos des­ve­la las cla­ves que han he­cho de la pla­ya de Can­ya­mel un re­fe­ren­te va­ca­cio­nal de Ma­llor­ca. Una apues­ta por la ex­clu­si­vi­dad, sin de­jar de la­do las po­lí­ti­cas ki­ló­me­tro 0 y el res­pe­to me­dioam­bien­tal

Dapper - - MÁS QUE NEGOCIOS - TEX­TO Dí­dac Mar­tí

Ener­gía, de­di­ca­ción y buen hu­mor de­fi­nen a To­ni Mir, di­rec­tor ge­ne­ral del gru­po Cap Ver­mell y al­ma ma­ter de uno de los des­ti­nos va­ca­cio­na­les más po­ten­tes de Ma­llor­ca. Es­tá com­pues­to por una vi­lla pri­va­da de lu­jo, un club de­por­ti­vo, el ho­tel Cap Ver­mell Beach Club y el fla­man­te Park Hyatt Ma­llor­ca, un re­sort ins­pi­ra­do en las al­deas de mon­ta­ña tra­di­cio­na­les ma­llor­qui­nas y el pri­me­ro de la ca­de­na en el Me­di­te­rrá­neo. Un pe­que­ño pa­raí­so 5 es­tre­llas en la cos­ta orien­tal de la is­la ba­lear. ¿Cuál es la fi­lo­so­fía que hay de­trás de una em­pre­sa como Cap Ver­mell? Nues­tros cin­co pi­la­res son hu­mil­dad, com­pro­mi­so, su­pera­ción, per­se­ve­ran­cia y pa­sión. Hu­mil­dad, pa­ra man­te­ner el má­xi­mo ren­di­mien­to de las ca­pa­ci­da­des pro­pias en be­ne­fi­cio del tra­ba­jo en equi­po y fo­men­tar el apren­di­za­je. Com­pro­mi­so, lo­gran­do que la me­ta de ca­da uno sea tam­bién la de to­dos. Su­pera­ción, pa­ra que los obs­tácu­los y di­fi­cul­ta­des no nos de­ten­gan y nos em­pu­jen a cre­cer­nos an­te la ad­ver­si­dad. Per­se­ve­ran­cia, fun­da­men­tal pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos de tra­ba­jo con de­ci­sión, fir­me­za y cons­tan­cia. Y la pa­sión, por­que amar lo que ha­ces es im­pres­cin­di­tu ble. Es­tos son los cin­co pi­la­res con los que nos iden­ti­fi­ca­mos. A par­tir de ahí: tra­ba­jo, tra­ba­jo y tra­ba­jo. No hay más se­cre­to. ¿Cuá­les son las pre­mi­sas que de­ben cum­plir los pro­yec­tos que em­pren­den? En Cap Ver­mell nos he­mos es­pe­cia­li­za­do en el high le­vel, pro­yec­tos con pe­so es­pe­cí­fi­co propio y orien­ta­dos a un mer­ca­do de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo. Sin per­der nun­ca de vis­ta que que­re­mos ser ex­clu­si­vos, pe­ro no ex­clu­yen­tes. Por eso, di­ver­si­fi­ca­mos la ofer­ta: por­que qui­zá hay gen­te a quien le pue­de gus­tar nues­tra fi­lo­so­fía de tra­ba­jo pe­ro no pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de com­prar una ca­sa o pa­sar una se­ma­na en un ho­tel, pe­ro sí pue­de ir al res­tau­ran­te Vin­ta­ge 1934 o a nues­tro gim­na­sio del Cap Ver­mell Country Club... Que­re­mos que la ex­clu­si­vi­dad no se con­vier­ta en una barrera. ¿Apues­ta Cap Ver­mell por el im­pul­so lo­cal?

Más que eso. Pa­ra no­so­tros es esen­cial la po­lí­ti­ca del ki­ló­me­tro 0. Pa­ra ha­cer­te co­no­ci­do en el mun­do, los pri­me­ros que de­ben co­no­cer­te son los que es­tán a tu la­do. Ellos son tus pri­me­ros pres­crip­to­res. Los pri­me­ros que de­ben creer en ti y en pro­yec­to. Al fi­nal, ellos son los que nos aca­ban dan­do la di­men­sión que bus­ca­mos: con­ver­tir­nos en un re­fe­ren­te a ni­vel mun­dial con Park Hyatt y Cap Ver­mell. Es­tán si­tua­dos en uno de los en­cla­ves más be­llos de Ma­llor­ca, ¿qué atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la zo­na les gus­ta po­ten­ciar? En pri­mer lu­gar, la gas­tro­no­mía, un im­pres­cin­di­ble de nues­tra cul­tu­ra. Por otro la­do, la his­to­ria lo­cal. Muy cer­ca del ho­tel te­ne­mos res­tos ar­queo­ló­gi­cos y una to­rre de de­fen­sa del si­glo XIII que le con­fie­re al va­lle de Can­ya­mel esa pers­pec­ti­va prehis­tó­ri­ca, que nos di­ce que es una zo­na que ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po es­tu­vo ha­bi­ta­da. Y lue­go, to­do lo que ofre­ce la is­la: un pa­tri­mo­nio me­dioam­bien­tal inigua­la­ble –las mejores pla­yas de la is­la es­tán en la zo­na del no­res­te de Ma­llor­ca–, sus di­men­sio­nes ase­qui­bles que ha­cen de ella una is­la fá­cil de re­co­rrer, la in­com­bus­ti­ble Pal­ma... El ran­go de ac­ti­vi­da­des y po­si­bi­li­da­des que ofre­ce es am­plí­si­mo. Park Hyatt es su pro­yec­to es­tre­lla. Y el pri­me­ro de la ca­de­na que no es­tá en una gran ca­pi­tal...

Sí, es el pri­mer re­sort de Park Hyatt en la cuen­ca Me­di­te­rrá­nea. ¡Y es­tá en Can­ya­met! (ríe). La apues­ta de Park Hyatt era cla­ra y la nues­tra tam­bién. La in­ver­sión era gran­de y que­ría­mos ir de la mano de una bue­na mar­ca. ¿Qué con­cep­to bus­ca­ban?

Que­ría­mos re­pro­du­cir un pue­blo de mon­ta­ña tí­pi­co de Ma­llor­ca, como Vall­de­mos­sa, uti­li­zan­do ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos ma­llor­qui­nes e in­te­grán­do­los en el pai­sa­je. Mi­ke Scott, di­rec­tor eje­cu­ti­vo en Eu­ro­pa de DSA Ar­chi­tects In­ter­na­tio­nal, fue nues­tro gu­rú. Y so­bre esa ba­se, crear un pro­duc­to ho­te­le­ro de lu­jo, con las co­mo­di­da­des del si­glo XXI y con­ce­bi­do como un pue­blo, con una pla­za en la que se desa­rro­lla la vi­da so­cial, con su bar, sus res­tau­ran­tes, su to­rre del re­loj emu­lan­do el cam­pa­na­rio, y don­de en­cuen­tras la re­cep­ción y las sa­las de reunio­nes. Un po­co más ale­ja­das es­tán las ha­bi­ta­cio­nes. Y le di­mos un es­pa­cio pre­fe­ren­te y un mi­mo es­pe­cial al spa, con las mejores vis­tas. Tam­bién apos­ta­mos fuer­te por las ener­gías re­no­va­bles. De he­cho, hi­ci­mos un gran es­fuer­zo pa­ra con­se­guir un cer­ti­fi­ca­do ener­gé­ti­co ti­po B. To­dos los vehícu­los del ho­tel son eléc­tri­cos pa­ra re­du­cir la hue­lla del car­bono, te­ne­mos pla­cas so­la­res... Es­ta es nues­tra fi­lo­so­fía.

¿Cuá­les son los pla­nes de fu­tu­ro del Gru­po Cap Ver­mell?

Den­tro de diez años que­re­mos ser el re­fe­ren­te ho­te­le­ro de la is­la. Te­ne­mos en mar­cha el Cap Ver­mell Es­ta­te –las re­si­den­cias de lu­jo–, el Country Club –el gim­na­sio e ins­ta­la­cio­nes pen­sa­das pa­ra la vi­da so­cial–, el Beach Ho­tel, que ya tie­ne nue­ve años... Nues­tro fu­tu­ro pa­sa por el desa­rro­llo del ne­go­cio re­si­den­cial en la or­ga­ni­za­ción. A ni­vel per­so­nal, ¿qué ha apren­di­do de to­da su tra­yec­to­ria em­pre­sa­rial? Que nun­ca pue­des per­der de vis­ta quién eres y de dón­de vie­nes, y siem­pre de­bes te­ner muy cla­ro a dón­de quie­res lle­gar pa­ra no ale­jar­te nun­ca de tu me­ta, sin de­jar­te in­fluir por las in­tro­mi­sio­nes ex­ter­nas y las vo­ces que di­cen que aque­llo que es­tás ha­cien­do es­tá mal. Lue­go, ser muy muy dis­ci­pli­na­do, y pa­cien­te. ¿Qué es el lu­jo pa­ra us­ted?

El tiem­po. Dis­po­ner de tiem­po pa­ra ha­cer lo que quie­res, tan­to pa­ra tra­ba­jar como pa­ra dis­fru­tar de tu fa­mi­lia, y tam­bién pa­ra desa­rro­llar­te a ni­vel per­so­nal. ¿Y pa­ra Cap Ver­mell?

Es­pa­cio, vo­lu­men, un en­torno pri­vi­le­gia­do, có­mo­do, que apues­ta por los ma­te­ria­les no­bles y que te per­mi­te dis­fru­tar. Lo re­su­mi­mos en un le­ma: Lu­xury mo­ments, lu­xury li­fe. Dos co­sas que van muy uni­das al tiem­po. Bus­ca­mos que el clien­te ten­ga una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble. No­so­tros po­ne­mos to­dos los me­dios pa­ra que lo con­si­ga, ha­cer­la inol­vi­da­ble so­lo de­pen­de de él.

“NUES­TROS CIN­CO PI­LA­RES SON HU­MIL­DAD, COM­PRO­MI­SO, SU­PERA­CIÓN, PER­SE­VE­RAN­CIA Y PA­SIÓN”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.