CU­NA CREA­TI­VA

La mo­da mas­cu­li­na tien­de ca­da vez más ha­cia la in­for­ma­li­dad. En es­te es­ce­na­rio, Los Án­ge­les emer­ge como nue­va ca­pi­tal pa­ra ha­cer­se con el me­jor estilo

Dapper - - MODA -

City of stars, are you shi­ning just for me… City of stars, you ne­ver shi­ned so brightly… can­ta­ban los pro­ta­go­nis­tas de la pre­mia­da pe­lí­cu­la La la land en la os­ca­ri­za­da can­ción de es­te año. To­do un fe­nó­meno que cons­ta­tó la atrac­ción que des­pier­ta ac­tual­men­te Los Án­ge­les, ciu­dad ya no so­lo aso­cia­da a Holly­wood y su fá­bri­ca de sue­ños, sino tam­bién a una re­no­va­da efer­ves­cen­cia crea­ti­va que ha se­du­ci­do des­de mar­cas de lu­jo has­ta em­pren­de­do­res y di­se­ña­do­res in­de­pen­dien­tes.

Uno de los pre­cur­so­res en fi­jar­se en el po­ten­cial de Los Án­ge­les como nue­va me­ca de ten­den­cias fue el di­se­ña­dor de mo­da He­di Sli­ma­ne. El crea­dor que re­vo­lu­cio­nó el look mas­cu­lino con sus tra­jes skinny pa­ra Dior Hom­me en el 2001 de­ci­dió, en el 2012, tras­la­dar el es­tu­dio de di­se­ño de la mai­son pa­ra la que tra­ba­ja­ba en­ton­ces, Saint Laurent, de París a Los Án­ge­les en un mo­vi­mien­to iné­di­to, y no exen­to de po­lé­mi­ca, en la in­dus­tria de la mo­da. Al pre­gun­tar­le por la ra­zo­nes de es­te cam­bio, Sli­ma­ne de­cla­ró a la re­vis­ta Vo­gue que que­ría en­con­trar el equi­li­brio

en­tre “el mun­do con­tem­po­rá­neo”, que si­tua­ba en Los Án­ge­les, y “la tra­di­ción pu­ra”, que aso­cia­ba a París.

Tal fue la fi­ja­ción de Sli­ma­ne con Los Án­ge­les que en fe­bre­ro del 2016 pre­sen­tó la co­lec­ción mas­cu­li­na de oto­ño-in­vierno 2016 de Saint Laurent en un des­fi­le en el tea­tro Pa­lla­dium de L. A., don­de no fal­ta­ron ce­le­bri­da­des como Lenny Kra­vitz y Jus­tin Bie­ber. Tras ese des­fi­le, otras mar­cas de lu­jo han pre­sen­ta­do co­lec­cio­nes en Los Án­ge­les, como Tom Ford, Louis Vuit­ton y, más re­cien­te­men­te, Dior, que or­ga­ni­zó el des­fi­le de su co­lec­ción cru­ce­ro 2018 de mujer en una re­ser­va na­tu­ral cer­ca­na a Los Án­ge­les el pa­sa­do mes de ma­yo. “La luz es in­creí­ble”, des­ta­ca­ba la edi­to­ra Ca­ro­li­ne Is­sa como uno de los mo­ti­vos por los que las mar­cas y re­vis­tas de mo­da eli­gen la ciu­dad ca­li­for­nia­na pa­ra sus pre­sen­ta­cio­nes y editoriales. Y no hay du­da de que la gol­den hour de Los Án­ge­les es di­fí­cil de ba­tir, pe­ro hay mu­chas otras ra­zo­nes que ex­pli­can la fas­ci­na­ción que ejer­ce úl­ti­ma­men­te la ciu­dad ca­li­for­nia­na.

“Du­ran­te mu­cho tiem­po, Man­hat­tan era el epi­cen­tro de to­do lo crea­ti­vo, pe­ro aho­ra sien­to que eso ha cam­bia­do”, de­cía Josh Pes­ko­witz en una en­tre­vis­ta en The Wall Street Jour­nal en el 2016. Como ex­di­rec­tor de mo­da mas­cu­li­na en los al­ma­ce­nes Bloo­ming­da­le’s de Nue­va York, Pes­ko­witz es una voz au­to­ri­za­da en la ma­te­ria. En fe­bre­ro del 2016 inau­gu­ra­ba, jun­to a Ch­ris­top­he Des­mai­son y Si­mon Golby, Ma­ga­sin en Cul­ver City. Se tra­ta

de una tien­da mul­ti­mar­ca que pre­sen­ta una im­pe­ca­ble se­lec­ción de fir­mas pa­ra hom­bre, que in­clu­ye des­de el ca­che­mir de Mas­si­mo Alba has­ta las ame­ri­ca­nas con un twist de Ca­mos­hi­ta pa­san­do por fir­mas de más lar­ga tra­yec­to­ria como Ports 1961. Pren­das di­ri­gi­das a “per­so­nas que ne­ce­si­tan ir bien ves­ti­das y de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, pe­ro que no quie­ren lle­var abri­go y cor­ba­ta”, en pa­la­bras del mis­mo Pes­ko­witz. Y esa es, tal vez, una de las cla­ves de Los Án­ge­les en cues­tio­nes de estilo en es­tos úl­ti­mos tiem­pos: apos­tar por una mo­da re­la­ja­da –la tem­pe­ra­tu­ra me­dia de 20 gra­dos lo jus­ti­fi­ca–, pe­ro sin per­der so­fis­ti­ca­ción.

De he­cho, es­te es el estilo que se es­tá im­po­nien­do en las pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les des­de ha­ce unos dos años a tra­vés de pro­pues­tas que apues­tan por un hom­bre ac­ti­vo, que no te­me mez­clar in­fluen­cias de­por­ti­vas con ét­ni­cas y lle­va los tra­jes ca­da vez más an­chos, como pre­sen­tan las co­lec­cio­nes de ve­rano de Pra­da, Guc­ci y Hai­der Ac­ker­man, por ci­tar so­lo tres. Los có­di­gos de la indumentaria mas­cu­li­na son, pues, ca­da vez más re­la­ja­dos, y en es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma Los Án­ge­les se pre­sen­ta como un motor que em­pu­ja con fuer­za has­ta es­ta nue­va di­rec­ción.

Por al­go ha si­do du­ran­te años la ca­pi­tal del me­jor de­nim –si­nó­ni­mo del ves­tir in­for­mal–, con mar­cas de re­fe­ren­cia como J Brand y 7 for All Man­kind. Den­tro de es­te plus de so­fis­ti­ca­ción más re­cien­te, en­con­tra­mos pro­yec­tos como Self Ed­ge, un tem­plo del va­que­ro fun­da­do en San Fran­cis­co por el ma­tri­mo­nio Ki­ya y De­mi­tra Bab­za­ni, que des­de el 2010 cuen­ta con tien­da en Los Án­ge­les. Si­tua­da en la ave­ni­da La Brea, se tra­ta de un es­pa­cio úni­co don­de en­con­trar la más es­pe­cia­li­za­da se­lec­ción de mar­cas de de­nim pa­ra hom­bre, como Iron Heart y Stu­dio D’Ar­ti­san, jun­to a fir­mas de ins­pi­ra­ción vin­ta­ge pa­ra una mo­da atem­po­ral, fiel al es­pí­ri­tu de Los Án­ge­les.

Por otro la­do, la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad tan en bo­ga aho­ra en­cuen­tra su ins­pi­ra­ción en pro­yec­tos como Apo­lis, mar­ca fun­da­da en Los Án­ge­les en el 2004 por los her­ma­nos Raan y Shea Par­ton con el ob­je­ti­vo de im­pul­sar téc­ni­cas ar­te­sa­na­les y es­ti­los tra­di­cio­na­les de paí­ses y cul­tu­ras al­re­de­dor del mun­do. A fi­na­les del 2011 abrie­ron tien­da pro­pia en el con­cu­rri­do ba­rrio de Arts Dis­trict de Los Án­ge­les, don­de se pue­den en­con­trar

des­de bla­zers deses­truc­tu­ra­dos de al­pa­ca con­fec­cio­na­dos en Pe­rú has­ta prác­ti­cos

to­tes rea­li­za­dos a mano en Ban­gla­desh, di­se­ños pro­du­ci­dos éti­ca­men­te y de for­ma sos­te­ni­ble que se ins­cri­ben en el look in­for­mal propio de Los Án­ge­les.

Otra mar­ca an­ge­li­na que te­ner en cuen­ta es AET­HER Ap­pa­rel, fun­da­da en el 2009 por Pal­mer West y Jo­nah Smith. Am­bos pro­duc­to­res de ci­ne cam­bia­ron los es­tu­dios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos por el di­se­ño de una lí­nea de ro­pa mas­cu­li­na que com­bi­na­ra el estilo ur­bano con su pa­sión por los pai­sa­jes na­tu­ra­les cer­ca­nos a su ciu­dad. Y es que po­cas ciu­da­des es­tán tan co­nec­ta­das a la na­tu­ra­le­za como Los Án­ge­les, don­de es po­si­ble ha­cer surf antes de acu­dir a la ofi­ci­na o des­co­nec­tar de la ru­ti­na con una es­ca­pa­da a las cer­ca­nas mon­ta­ñas de San Gabriel. En el 2014 abrie­ron su flags­hip sto­re en La Brea, don­de ac­tual­men­te pre­sen­tan co­lec­cio­nes de hom­bre y de mujer si­guien­do el mis­mo estilo de sus ini­cios y com­bi­nan­do los ma­te­ria­les téc­ni­cos más avan­za­dos con un di­se­ño cui­da­do, ap­to pa­ra la ciu­dad.

Es­te de­seo de aven­tu­ra tam­bién mue­ve a Deus ex Ma­chi­na, un pro­yec­to rompe­dor e in­cla­si­fi­ca­ble aus­tra­liano que des­de el 2006 pro­mue­ve su pa­sión por las mo­tos y el surf por to­do el mun­do, des­de Ba­li has­ta Los Án­ge­les. En un es­pec­ta­cu­lar es­pa­cio si­tua­do en Ve­ni­ce, con ca­fe­te­ría in­clui­da que antes aco­gía una ga­so­li­ne­ra, dis­po­ne de ta­ller de mo­to­ci­cle­tas, pues se de­di­can a per­so­na­li­zar­las has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle a par­tir de los gus­tos y ob­se­sio­nes de ca­da pro­pie­ta­rio. Tam­po­co fal­tan las ta­blas de surf he­chas a mano en su es­pa­cio Deus ex Ma­chi­na de Cang­gu (Ba­li), así como ar­te aus­tra­liano y ac­ce­so­rios de mo­da pa­ra es­te mul­ti­es­pa­cio de­di­ca­do a “ac­ti­vi­da­des pos­mo­der­nas”, como ellos mis­mos las de­fi­nen.

Si Deus ex Ma­chi­na es el pun­to de reunión de los más aven­tu­re­ros, el Ace Ho­tel ha­ce lo propio con los más crea­ti­vos en su es­pec­ta­cu­lar ho­tel si­tua­do en Down­town L. A., con­cre­ta­men­te en el his­tó­ri­co edi­fi­cio de la Uni­ted Ar­tists cons­trui­do en 1927. Una jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca que, des­de el 2013, in­su­fla ener­gía crea­ti­va a es­te ba­rrio, y a to­da la ciu­dad, con­tri­bu­yen­do de ma­ne­ra de­ci­si­va a su re­con­ver­sión en nue­va me­ca de ten­den­cias y del me­jor estilo.

^Ma­ga­sin Inau­gu­ra­da a ini­cios del 2016 en Cul­ver City, cer­ca de Los Án­ge­les, se tra­ta de una de las tien­das de re­fe­ren­cia en mo­da mas­cu­li­na por su cui­da­da se­lec­ción de mar­cas in­ter­na­cio­na­les, como Feit y Ca­mos­hi­ta, a car­go de un ex­per­to como Josh Pes­ko­witz, ex­di­rec­tor de mo­da de hom­bre en los al­ma­ce­nes Bloo­ming­da­le’s de Nue­va York

^Apo­lis An­ti­ci­pán­do­se a la ten­den­cia mul­ti­cul­tu­ral que abra­za la mo­da de hom­bre en los úl­ti­mos tiem­pos, Apo­lis es una fir­ma fun­da­da en Los Án­ge­les que apues­ta por pro­duc­tos he­chos de for­ma éti­ca en paí­ses al­re­de­dor del mun­do. En su tien­da pue­des en­con­trar des­de 'bla­zers' de Pe­rú has­ta bol­sos de Ban­gla­desh

Aet­her Ap­pa­rel La pa­sión por ex­plo­rar y el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za fue­ron el pun­to de par­ti­da de es­ta mar­ca de Los Án­ge­les que con­ju­ga los te­ji­dos téc­ni­cos más in­no­va­do­res con un di­se­ño ur­bano

Deus ex Ma­chi­na Las mo­tos son la pa­sión de es­te pro­yec­to aus­tra­liano es­ta­ble­ci­do en Ve­ni­ce, don­de pue­des per­so­na­li­zar tu mo­to­ci­cle­ta en su ta­ller, to­mar­te un ca­fé o com­prar una ta­bla de surf he­cha a mano en Ba­li

^Ace

Ho­tel La me­ca pa­ra crea­ti­vos, que cuen­ta con ho­te­les en to­das las ciu­da­des que mar­can ten­den­cia, es­co­gió el his­tó­ri­co edi­fi­cio de 1927 de la Uni­ted Ar­tists en Down­town L. A. pa­ra su se­de en Los Án­ge­les. Fo­to: Spen­cer Lo­well

Self Ed­ge Los aman­tes de los va­que­ros más ex­clu­si­vos tie­nen que vi­si­tar es­ta tien­da en La Brea es­pe­cia­li­za­da en mar­cas in­ter­na­cio­na­les de la me­jor ca­li­dad como Im­pe­rial De­nim y Iron Heart

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.