COMO HA­CE CIEN AÑOS

Las fir­mas de lu­jo sa­can pe­cho de que fa­bri­can sus pro­duc­tos igual que ha­ce un si­glo, con gran­des do­sis de ar­te­sa­nía

Dapper - - MODA - TEX­TO Ana Fran­co

Ali­ca­tes, mar­ti­llo, ti­je­ras, agu­ja e hi­lo. Pa­ra dar for­ma a un bol­so de Loe­we no se ne­ce­si­tan mu­chos uten­si­lios más. Tam­po­co pa­ra alum­brar la co­rrea de un re­loj de Her­mès. En cam­bio, una sor­ti­ja de Pia­get re­quie­re de bu­ri­les, li­mas, so­ple­tes, pu­li­do­res y otros bár­tu­los. Igual que mon­tar las tri­pas de un re­loj Va­che­ron Cons­tan­tin. Sean más o me­nos, lo lla­ma­ti­vo de los apa­re­jos del lu­jo es que al­gu­nos no han evo­lu­cio­na­do en si­glos. Como los de la em­pre­sa de ca­mas sue­ca Häs­tens. “Rea­li­za­mos to­das nues­tras ca­mas de ma­ne­ra ar­te­sa­nal. Es­to im­pli­ca que las he­rra­mien­tas y los ma­te­ria­les que uti­li­za­mos si­guen sien­do los mis­mos que ha­ce más 160 años: má­qui­nas de co­ser, agu­jas es­pe­cia­les pa­ra unir las ca­pas de ma­te­ria­les na­tu­ra­les, ali­ca­tes e hi­lo”, di­ce José Cas­ti­llo, di­rec­tor re­gio­nal de Häs­tens pa­ra España, An­do­rra y Por­tu­gal. La fir­ma co­men­zó en 1852 como ta­la­bar­te­ría, y sus ope­ra­rios fa­bri­ca­ban ar­tícu­los ecues­tres y ca­mas con crin de co­la de ca­ba­llo como re­lleno. Con la pro­li­fe­ra­ción de los au­to­mó­vi­les se re­du­jo la de­man­da de gé­ne­ro de ta­la­bar­te­ría, por lo que los fun­da­do­res de la com­pa­ñía se cen­tra­ron en la ela­bo­ra­ción de ca­mas con los mis­mos ma­te­ria­les que em­plean hoy: al­go­dón, crin, la­na y lino. “Una de las co­sas que he­mos mo­di­fi­ca­do a lo lar­go de es­tos años es la for­ma en la que se des­hi­la la crin de ca­ba­llo. Cuan­do las ma­de­jas de crin lle­ga­ban a la fá­bri­ca, nues­tros ar­te­sa­nos se en­car­ga­ban de des­hi­lar­las ma­nual­men­te. En la ac­tua­li­dad, uti­li­za­mos má­qui­nas pa­ra ello, aun­que si­guen sien­do nues­tros ar­te­sa­nos los que se en­car­gan de se­lec­cio­nar y de re­vi­sar to­dos los pa­sos de es­te pro­ce­so, pa­ra así apor­tar la ma­yor ca­li­dad a ca­da una de las ca­mas”, con­ti­núa Cas­ti­llo. En Mont­blanc tam­bién sa­can pe­cho de sus atá­vi­cos mé­to­dos. Su re­co­rri­do se ini­ció en 1906, cuan­do tres so­cios ale­ma­nes cons­ti­tu­ye­ron la com­pa­ñía ba­jo el re­cla­mo “fa­bri­can­tes de plu­mas es­ti­lo­grá­fi­cas de oro de primera cla­se”. Ins­ta­la­ron su pri­mer obra­dor en Hamburgo (Ale­ma­nia) con ar­te­sa­nos ex­pe­ri­men­ta­dos de la zo­na, y allí si­guen, ela­bo­ran­do sus pro­duc­tos ca­si como ha­ce cien años. “En la ma­nu­fac­tu­ra de ar­tícu­los de es­cri­tu­ra, mu­chos de los 200 pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra crear una [plu­ma mo­de­lo] Meis­ters­tück no han cam­bia­do prác­ti­ca­men­te des­de que se pro­du­jo por primera vez es­te ins­tru­men­to en 1924. Ade­más, la ma­yo­ría si­guen aca­bán­do­se a mano, des­de los in­tri­ca­dos gra­ba­dos del plu­mín de oro de 18 qui­la­tes, pa­san­do por la com­pli­ca-

dí­si­ma ta­rea de cor­tar la ra­nu­ra cen­tral por la que flui­rá la tin­ta, re­ba­jar la du­ra pun­ta de iri­dio del plu­mín y pu­lir to­das sus su­per­fi­cies, has­ta la prue­ba fi­nal de la es­ti­lo­grá­fi­ca ya aca­ba­da. En es­ta eta­pa fi­nal, un es­pe­cia­lis­ta en ca­li­gra­fía tra­za círcu­los, ti­ra lí­neas rec­tas y fir­ma so­bre una ho­ja de pa­pel en blan­co; to­dos sus sen­ti­dos aler­ta so­bre el as­pec­to de la es­cri­tu­ra, la sen­sa­ción, in­clu­so el so­ni­do”, di­ce un por­ta­voz de la com­pa­ñía.

En el lu­jo, la de­fen­sa de la ar­te­sa­nía es nu­man­ti­na. El clien­te de­be sen­tir que su di­ne­ro es­tá bien em­plea­do, que los ob­je­tos me­re­cen el pre­cio que le pi­den por ellos, y la me­jor ma­ne­ra de dar­les vi­da es con las ma­nos, aun­que pa­ra con­fec­cio­nar­los hay que pa­gar una mano de obra cua­li­fi­ca­da que ha­bi­tual­men­te se ha­lla en Eu­ro­pa, don­de los sa­la­rios son más ele­va­dos que en Asia, por ejem­plo.

No hay fir­ma del ra­mo que no re­ve­ren­cie a sus ar­te­sa­nos, al me­nos de puer­tas ha­cia fue­ra. En Mont­blanc di­cen que se re­fie­ren a ellos como “crea­do­res de al­mas”, y to­das ape­lan a sus ha­bi­li­da­des, a su ta­len­to y a su téc­ni­ca, per­fec­cio­na­da a lo lar­go de de­ce­nios. Su la­bor es vi­tal, por­que trans­mi­ten el sa­ber de ca­da ca­sa de una ge­ne­ra­ción a otra.

Con el fin de po­ner en va­lor el he­cho de que la ar­te­sa­nía es in­trín­se­ca al lu­jo (y con­tra­rres­tar que al­gu­nos fa­bri­can en Chi­na, como Pra­da), las en­se­ñas han or­ga­ni­za­do en los úl­ti­mos años mul­ti­tud de ex­po­si­cio­nes en to­do el mun­do en las que han mos­tra­do la la­bor de sus tra­ba­ja­do­res y has­ta les han subido a una ta­ri­ma pa­ra que des­plie­guen su buen ha­cer an­te un re­loj, un frag­men­to de piel o unos me­tros de se­da. Lo han he­cho Her­mès, Fe­rra­ga­mo, Chau­met y un lar­go et­cé­te­ra.

La ex­pe­rien­cia de ver tra­ba­jar a los ar­te­sa­nos en su há­bi­tat es úni­ca, pe­ro gra­cias a in­ter­net, cual­quie­ra pue­de ac­ce­der

a los ta­lle­res eu­ro­peos don­de se for­jan las pie­zas más co­di­cia­das, por­que las pro­pias mar­cas fil­man ví­deos que cuel­gan en sus pá­gi­nas web y en YouTu­be: Loe­we y su ma­king of del bol­so Fla­men­co, Harry Wins­ton y có­mo en­gas­tar un gran dia­man­te en una sor­ti­ja, o Bentley y có­mo co­ser a mano la piel de los vo­lan­tes de sus co­ches.

Tam­po­co es que re­pu­dien los úl­ti­mos avan­ces. En las ma­nu­fac­tu­ras de la re­lo­je­ra Pa­tek Phi­lip­pe de Plan-les-Oua­tes, su fac­to­ría de mo­vi­mien­tos a las afue­ras de Ginebra (Sui­za), y en la que tie­ne en el ba­rrio gi­ne­brino de Perly-Cer­toux, don­de ela­bo­ra to­dos los com­po­nen­tes ex­ter­nos del re­loj (ca­jas, de­co­ra­cio­nes, jo­yas…), sur­gen ca­bles y ar­ti­lu­gios por do­quier, como en cual­quier otra fá­bri­ca. La com­pa­ñía ase­gu­ra que in­vier­te cons­tan­te­men­te en las má­qui­nas más avan­za­das y en el desa­rro­llo de nue­vos ma­te­ria­les como el si­li­cio pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to y la pre­ci­sión de sus pro­duc­tos. Pe­ro más allá de las má­qui­nas (unas 400), su ac­ti­vo más pre­cia­do es el ca­pi­tal hu­mano, la su­ma de ta­len­tos y de co­no­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos. La tra­di­ción man­da, y la per­fec­ción ar­te­sa­nal, mar­ca de la ca­sa, es la que dis­pa­ra sus ex­clu­si­vos re­lo­jes has­ta los cien­tos de mi­les de eu­ros.

Los ar­te­sa­nos es­tán muy bien va­lo­ra­dos en la al­ta re­lo­je­ría. Son los que rea­li­zan los aca­ba­dos ma­nua­les pro­pios de es­ta in­dus­tria. Se les exi­ge que sean mi­nu­cio­sos y que de­rro­chen cal­ma, pues a ve­ces se re­quie­ren has­ta ocho ho­ras pa­ra li­mar una mis­ma pie­za di­mi­nu­ta; la pa­cien­cia, me­jor en gran­des do­sis, ya que si la pie­za se rom­pe en el pro­ce­so ha­brá que co­men­zar de nue­vo.

En el pri­mer año de apren­di­za­je en Pa­tek Phi­lip­pe, to­das las ta­reas de li­ma­do, ho­ra­da­ción y tor­nea­do se ha­cen a mano. La for­ma­ción tam­bién es la mis­ma que la de ha­ce un si­glo. Al fi­na­li­zar sus es­tu­dios, de unos cua­tro años de du­ra­ción, los gra­dua­dos aún no tie­nen las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias pa­ra do­mi­nar to­dos los as­pec­tos del ofi­cio. Como los mú­si­cos, de­ben prac­ti­car a dia­rio. Y es en las ma­nu­fac­tu­ras sui­zas don­de se bre­gan y don­de de­mues­tran si cuen­tan con las ca­pa­ci­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra es­te tra­ba­jo. Hay que de­di­car mu­chas ho­ras pa­ra al­can­zar el ni­vel de aque­llos que em­plean has­ta el oí­do pa­ra sen­tir el pu­li­do de una pie­za de 1,5 mi­lí­me­tros de diá­me­tro, por ejem­plo. Y pa­ra ser pu­li­dor se ne­ce­si­tan 10 años de prác­ti­ca.

Lo que ha­ce que bol­sos, co­rreas, sor­ti­jas y re­lo­jes luz­can con or­gu­llo el ape­lli­do “de lu­jo” no se guar­da en el ca­jón de un ta­ller. Se lle­va en la mar­ca. Loe­we: des­de 1846 tra­tan­do las mejores pie­les. Her­mès, otro tan­to du­ran­te 180 años. Va­che­ron Cons­tan­tin: 262 años la con­tem­plan. Las fir­mas de lu­jo lo son por­que han per­fec­cio­na­do a lo lar­go de su ca­mi­nar co­no­ci­mien­tos de si­glos y por­que pre­sen­tan una en­vi­dia­ble ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia. Sus res­pon­sa­bles sa­ben que las nue­vas en­se­ñas no pue­den re­cla­mar la mis­ma le­gi­ti­mi­dad que ellos y pre­su­mir de ha­ber sur­ti­do a le­yen­das como la ac­triz Eli­za­beth Tay­lor, a za­res ru­sos, ma­ra­jás in­dios y otros ri­cos ilus­tres. Aquí la ve­te­ra­nía es un gra­do.

Loe­we (iz­quier­da), fir­ma de ori­gen es­pa­ñol, fa­bri­ca al­gu­nos ar­tícu­los como ha­ce un si­glo, y ca­si cen­te­na­ria es su tien­da de Gran Vía, 8, en Madrid. Da­ta de 1939 Pa­ra his­to­ria lon­ge­va, la de la fran­ce­sa Car­tier, des­de 1847. En 1923 re­par­tía su mer­can­cía en es­ta fur­go­ne­ta (de­re­cha) apar­ca­da de­lan­te de la 'bou­ti­que' 13, rue de la Paix, en París

La en­se­ña de ca­mas de al­ta ga­ma Häs­tens, co­no­ci­das por su di­bu­jo de cua­dros azu­les y blan­cos, co­men­zó como ta­la­bar­te­ría en 1852. Si­gue te­nien­do su se­de en Kö­ping, Sue­cia

Dos de los ta­lle­res de Mont­blanc: el de re­lo­jes, Mi­ner­va, en Vi­lle­ret, Sui­za, y el de plu­mas, en Hamburgo, Ale­ma­nia. En am­bos con­ti­núan uti­li­zan­do téc­ni­cas de pro­duc­ción cen­te­na­rias

Los pe­di­dos es­pe­cia­les de Louis Vuit­ton si­guen rea­li­zán­do­se a mano, de la mis­ma for­ma en que se fa­bri­có es­te baúl (aba­jo) pa­ra lle­var ar­tícu­los de ofi­ci­na di­se­ña­do por Gas­ton-Louis Vuit­ton, de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de los Vuit­ton

Bur­berry Tho­mas Bur­berry fun­dó la mar­ca que lle­va su ape­lli­do a los 21 años. Abrió el ne­go­cio T. Bur­berry and Sons en Ba­sings­to­ke, Ham­ps­hi­re, In­gla­te­rra, en 1856

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.