Su­per­ya­tes

Es­ta­tus y ex­pe­rien­cias en al­ta mar, va­lo­res en al­za en­tre mi­llo­na­rios

Dapper - - SUMARIO -

muy fe­me­ni­na sin te­ner que re­cu­rrir a los dia­man­tes ni a las es­fe­ras de ná­car. “Siem­pre hay es­pa­cio pa­ra ha­cer al­go di­fe­ren­te. Después, de al­gún mo­do nos aca­ba sir­vien­do pa­ra mo­de­los pos­te­rio­res. Por ejem­plo, es­te año he­mos re­cu­pe­ra­do el Lan­ge 31 en una nue­va va­ria­ción con ca­ja de oro blan­co y es­fe­ra gris. Es un re­loj muy es­pe­cial con una re­ser­va de mar­cha pa­ra un mes, aun­que tie­ne como con­tra­par­ti­da su gran ta­ma­ño y pe­so. ¿Me­re­ció la pe­na en su mo­men­to rea­li­zar al­go así? Bueno, su dis­po­si­ti­vo de fuer­za cons­tan­te nos ha ser­vi­do pos­te­rior­men­te pa­ra desa­rro­llar el Ri­chard Lan­ge Per­pe­tual Ca­len­dar Te­rraLu­na”. Otras ve­ces la in­ves­ti­ga­ción ver­sa más so­bre la iden­ti­dad del pro­duc­to, más que so­bre su gra­do de in­no­va­ción. “Era a lo que me re­fe­ría antes con el con­cep­to de ca­tá­lo­go equi­li­bra­do. Es­te año tam­bién he­mos pre­sen­ta­do el 1815 Ca­len­da­rio Anual, que es un re­loj que a mí par­ti­cu­lar­men­te me gus­ta mu­cho. Ve­rá que es un re­loj de car­ga ma­nual, pe­ro sin in­di­ca­dor de re­ser­va de mar­cha. Es­tá he­cho así a pro­pó­si­to. Pue­de fun­cio­nar se­gui­do du­ran­te tres días, así que bas­ta con car­gar­lo el vier­nes pa­ra sa­ber que el lu­nes to­da­vía fun­cio­na­rá co­rrec­ta­men­te. Pres­cin­dir del in­di­ca­dor de re­ser­va de mar­cha ha­ce que el me­ca­nis­mo sea más fino y po­da­mos con ello con­se­guir una ca­ja de pro­por­cio­nes más equi­li­bra­das. Tam­bién tie­ne su re­fle­jo en el pre­cio, por­que una com­pli­ca­ción me­nos nos per­mi­te no in­cre­men­tar­lo”. Pe­ro, ¿es el pre­cio un fac­tor que te­ner en cuen­ta por par­te del clien­te de A. Lan­ge & Söh­ne? “Cla­ro que sí”, nos res­pon­de Ant­hony de Haas. “No en el Tour­bo­graph Per­per­tual Pour Le Me­ri­té, pe­ro sí en los mo­de­los de Lan­ge 1, Sa­xo­nia y 1815. Pa­ra no­so­tros es im­por­tan­te y exis­te un com­pro­mi­so con el clien­te. Si es­te per­ci­be que un re­loj es ca­ro, ya pier­de el in­te­rés por los de­ta­lles del re­loj, y en A. Lan­ge & Söh­ne nos en­can­tan los de­ta­lles. Así que mu­cho me­jor si per­ci­be que es­tá pa­gan­do un pre­cio jus­to”.

Las fa­ses de lu­na ha si­do uno de las gran­des apues­tas de la ma­nu­fac­tu­ra pa­ra es­te año. Es­tos dos mo­de­los Lan­ge 1 de­mues­tran su ca­pa­ci­dad pa­ra mos­trar al­go tan tra­di­cio­nal de un mo­do di­fe­ren­te

Ant­hony de Haas, di­rec­tor de desa­rro­llo de pro­duc­to de A. Lan­ge & Söh­ne. Arri­ba a la iz­quier­da, el Pe­que­ño Lan­ge 1 Fa­ses de Lu­na. Aba­jo, el tam­bién nue­vo Lan­ge 1 Fa­ses de Lu­na con el con­ta­dor su­per­pues­to de fa­ses lu­na­res e in­di­ca­dor día/no­che

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.