Mi­lle Mi­glia.

El 90.º aniver­sa­rio de una de las ca­rre­ras más be­llas del mun­do

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Ju­lián Nieto

El 27 de mar­zo de 1927, un to­tal de 77 vehícu­los sa­lie­ron des­de la lo­ca­li­dad ita­lia­na de Bres­cia pa­ra com­pe­tir en una ca­rre­ra au­to­mo­vi­lís­ti­ca que les lle­va­ría has­ta Ro­ma y de vuel­ta a Bres­cia en un re­co­rri­do de apro­xi­ma­da­men­te mil mi­llas (unos 1.600 ki­ló­me­tros).

La Mi­lle Mi­glia fue un em­pe­ño per­so­nal de dos no­bles de la ciu­dad, Ay­mo Mag­gi y Fran­co Maz­zo­ti, cuan­do vie­ron que el Gran Pre­mio de Ita­lia de Au­to­mo­vi­lis­mo pa­sa­ba de or­ga­ni­zar­se en su ciu­dad (1921) pa­ra ir­se a Milán, al re­cién inau­gu­ra­do cir­cui­to de Mon­za. Co­rría el año 1922.

Años más tar­de, y ase­so­ra­dos por Gio­van­ni Ca­nes­tri­ni, periodista de La Gaz­zet­ta de­llo Sport, y Ren­zo Cas­tag­net­to, de­cano de los pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos en motor, Maz­zo­ti y Mag­gi idea­ron un re­co­rri­do abier­to que se ini­cia­ba en Bres­cia, ba­ja­ba a Ro­ma y vol­vía a su­bir has­ta la lo­ca­li­dad del nor­te de Ita­lia, y que dis­cu­rría al­ter­na­ti­va­men­te por ca­rre­te­ras de al­ta mon­ta­ña y por ru­tas en­tre las lla­nu­ras italianas. Le pu­sie­ron de nom­bre Mi­lle Mi­glia por ser esa la dis­tan­cia fi­nal apro­xi­ma­da que ten­drían que re­co­rrer los par­ti­ci­pan­tes.

Tras tres meses de pre­pa­ra­ti­vos, la Mi­lle Mi­glia se ce­le­bró con to­tal éxi­to. Fer­di­nan­do Mi­noia y Giu­sep­pe Mo­ran­di, al vo­lan­te del Os­ca Ma­se­ra­ti de Bres­cia, ga­na­ron la ca­rre­ra.

En las pri­me­ras edi­cio­nes, Al­fa Romeo fue el cla­ro do­mi­na­dor, con vic­to­rias de Giu­sep­pe Cam­pa­ri

o Ta­zio Na­vu­la­ri. Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Fe­rra­ri fue ven­ce­dor has­ta que lle­gó el fa­tí­di­co año 1957, cuan­do el es­pa­ñol Al­fon­so Ca­be­za de Va­ca, a los man­dos del Fe­rra­ri 335, re­ven­tó un neu­má­ti­co cuan­do iba a 260 ki­ló­me­tros por ho­ra en la lo­ca­li­dad de Giu­diz­zo­lo, muy cer­ca de Bres­cia. En el ac­ci­den­te fa­lle­cie­ron Ca­be­za de Va­ca, su co­pi­lo­to y nue­ve es­pec­ta­do­res.

Es­te te­rri­ble ac­ci­den­te su­pu­so la des­apa­ri­ción de la Mi­lle Mi­glia. En 1977 se or­ga­ni­zó una edi­ción es­pe­cial pa­ra con­me­mo­rar los 50 años de su primera edi­ción, y ya en 1987 se vol­vió a re­to­mar es­ta ca­rre­ra, pe­ro con un es­pí­ri­tu di­fe­ren­te: so­lo pue­den co­rrer­la mo­de­los que par­ti­ci­pa­ron en cual­quie­ra de las edi­cio­nes ce­le­bra­das en­tre 1927 y 1957.

Pues bien, des­de 1988, la fir­ma re­lo­je­ra Cho­pard es pa­tro­ci­na­do­ra y cro­no­me­tra­do­ra ofi­cial de la ca­rre­ra. Karl Frie­drich Scheu­fe­le, co­pre­si­den­te de la fir­ma re­lo­je­ra, es pi­lo­to, aman­te de los co­ches clá­si­cos y co­lec­cio­nis­ta de es­tos mo­de­los. Scheu­fe­le ha si­do el im­pul­sor de la par­ti­ci­pa­ción de Cho­pard en la Mi­lle Mi­glia.

La edi­ción de es­te año, en la que se con­me­mo­ran los no­ven­ta años de Mi­lle Mi­glia, se ce­le­bró del 18 al 21 de ma­yo y reunió a 440 com­pe­ti­do­res. Cho­pard se pre­sen­tó con cua­tro equi­pos: el pri­me­ro de ellos jun­tó al pi­lo­to fran­cés Ro­main Du­mas con Karl Frie­drich Scheu­fe­le, al vo­lan­te de un Pors­che 550A Spy­der pres­ta­do por el Mu­seo Pors­che. El se­gun­do equi­po de Cho­pard es­tu­vo for­ma­do por Al­bert Ca­rre­ras, hi­jo del te­nor, jun­to a su ami­go Jor­di Pas­cual, con un Mer­ce­des 550 SL; y el ter­ce­ro, por Da­vid Hu, ami­go de la mar­ca re­lo­je­ra, y su hi­jo. Ade­más, Ma­cha Va­nanty, blo­gue­ra y periodista, com­pi­tió tam­bién con un Pors­che 550A Spy­der RS, jun­to a su ma­ri­do, Clau­dio Rod­da­ro, pi­lo­to y co­no­ci­do co­lec­cio­nis­ta de Pors­ches.

Los ga­na­do­res fue­ron An­drea Ves­co y An­drea Gue­ri­ni a los man­dos de un Al­fa Romeo 6C 1750 GS del año 1931. Ves­co y Gue­ri­ni su­ma­ron su se­gun­do triun­fo en es­ta ca­rre­ra tras el éxi­to co­se­cha­do el año pa­sa­do.

Pa­ra ce­le­brar el no­ven­ta aniver­sa­rio de es­te even­to au­to­mo­vi­lís­ti­co, Cho­pard ha pre­sen­ta­do una edi­ción li­mi­ta­da a no­ven­ta pie­zas del Mi­lle Mi­glia Clas­sic XL 90th An­ni­ver­sary Li­mi­ted Edi­tion.

Al ob­ser­var es­te cro­nó­gra­fo que nos pre­sen­ta Cho­pard nos re­tro­trae­mos a la esen­cia de las gran­des mar­cas au­to­mo­vi­lís­ti­cas que han triun­fa­do en la Mi­lle Mi­glia: Fe­rra­ri, Mer­ce­des, As­ton Mar­tin, Al­fa Romeo, Pors­che… to­das ellas se en­cuen­tran en es­te re­loj.

La ca­ja, de oro rosa de 46 mi­lí­me­tros de diá­me­tro y 13 de gro­sor, tie­ne un bi­sel pu­li­do que ce­de el pro­ta­go­nis­mo a los pul­sa­do­res del cro­nó­gra­fo fly­back, ins­pi­ra­dos en los pis­to­nes de los co­ches de ca­rre­ras y la gran co­ro­na, den­ta­da pa­ra per­mi­tir un me­jor aga­rre, in­clu­so con los guan­tes de cue­ro que lle­van los pi­lo­tos, y que re­cuer­da a la for­ma de un ta­pón de ga­so­li­na. ¿Hay al­go más au­to­mo­vi­lís­ti­co?

Den­tro de la ca­ja la­te el ca­li­bre LUC 03.07-L, de cuer­da ma­nual, 60 ho­ras de re­ser­va de mar­cha y 28.800 al­ter­nan­cias a

la ho­ra. Por vez primera en un re­loj Mi­lle Mi­glia, su mo­vi­mien­to es­tá cer­ti­fi­ca­do con el Pun­zón de Ginebra.

La es­fe­ra, de co­lor blan­co de ti­po por­ce­la­na, nos re­cuer­da a los cua­dros de man­dos de los co­ches de ca­rre­ras gra­cias a los con­ta­do­res azu­la­dos y a los nú­me­ros ará­bi­gos. Tam­bién lla­ma la aten­ción una es­ca­la ta­qui­mé­tri­ca que pue­de me­dir la ve­lo­ci­dad real y la ve­lo­ci­dad me­dia a la que se es­tá co­rrien­do, da­to es­te fun­da­men­tal en las prue­bas de re­sis­ten­cia.

La co­rrea es ma­rrón de piel de be­ce­rro con tra­ta­mien­to vin­ta­ge y he­bi­lla des­ple­ga­ble de oro rosa de 18 k.

Al­gu­nos de los car­te­les de las pri­me­ras Mi­lle Mi­glia que se ce­le­bra­ron en­tre los años 1927 y 1957

En la ac­tua­li­dad, la Mi­lle Mi­glia es una ca­rre­ra di­fe­ren­te a como se plan­teó en sus prin­ci­pios. So­lo pue­den par­ti­ci­par mo­de­los de co­ches que par­ti­ci­pa­ron en­tre 1927 y 1957

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.