Co­nec­ta­dos al fu­tu­ro.

El con­cep­to de mo­du­la­ri­dad de la mano de TAG Heuer

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Ju­lián Nieto

ES UN HE­CHO que va­rias de las fir­mas más im­por­tan­tes de la re­lo­je­ría tra­di­cio­nal han en­tra­do en el seg­men­to de mer­ca­do que han abier­to los smart­wat­ches en un in­ten­to de cu­brir las ne­ce­si­da­des de ese pú­bli­co aman­te de la com­bi­na­ción de tec­no­lo­gía y re­lo­je­ría.

Una de las que más es­tá des­ta­can­do en es­te as­pec­to es TAG Heuer, que re­cien­te­men­te pre­sen­tó la se­gun­da ge­ne­ra­ción de su re­loj co­nec­ta­do: el Con­nec­ted Mo­du­lar Watch 45. Pa­ra ello, TAG Heuer ha vuel­to a tra­ba­jar con In­tel y Goo­gle en el desa­rro­llo de es­te mo­de­lo en el que lo más im­por­tan­te es que se pue­den cam­biar to­dos los ele­men­tos del re­loj gra­cias a su di­se­ño mo­du­lar.

Y es que es­te Con­nec­ted de TAG ha si­do di­se­ña­do, desa­rro­lla­do y mon­ta­do en la Ma­nu­fac­tu­ra TAG Heuer de La Chaux­de-Fonds (Sui­za) con el mis­mo es­pí­ri­tu y los mis­mos es­tán­da­res de un pro­duc­to de lu­jo con la ca­li­dad Swiss Ma­de.

Rea­li­za­do en ti­ta­nio o en oro rosa o en ce­rá­mi­ca ne­gra, con o sin dia­man­tes, se po­drá es­co­ger en­tre 56 ver­sio­nes dis­tin­tas (11 de ellas es­ta­rán pre­sen­tes en las bou­ti­ques de la fir­ma y 45 se po­drán ele­gir a tra­vés de in­ter­net). Y es que, por ejem­plo, a so­lo un to­que de de­do se po­drá cam­biar la es­fe­ra. Hay más de 30 don­de ele­gir: el

El nue­vo ‘smart­watch’ de TAG Heuer tie­ne, en­tre otras fun­cio­nes, chip NFC pa­ra rea­li­zar pa­gos por el mó­vil, gi­ros­co­pio, ace­le­ró­me­tro, sen­sor de luz am­bien­tal, sen­sor de de­tec­ción de vuel­cos y mi­cró­fono

cro­nó­gra­fo per­fec­to pa­ra el gim­na­sio, con po­si­bi­li­dad de dis­po­ner de uno, dos o tres con­ta­do­res; un ele­gan­te re­loj de tres agu­jas pa­ra la ofi­ci­na; o un GMT pa­ra los fi­nes de se­ma­na en el ex­tran­je­ro, con el que ve­rá la ho­ra en dos zo­nas ho­ra­rias. Al­gu­nas de es­tas es­fe­ras es­tán ins­pi­ra­das en pie­zas his­tó­ri­cas de TAG.

El con­fi­gu­ra­dor de es­fe­ras TAG Heuer Stu­dio ofre­ce la po­si­bi­li­dad al usua­rio de crear sus pro­pias es­fe­ras como si fue­ra un maes­tro re­lo­je­ro, de es­te mo­do se po­drán po­ner a nues­tro gus­to agu­jas, ín­di­ces, fun­cio­nes y co­lo­res. Tam­bién se pue­den per­so­na­li­zar la co­rrea y la he­bi­lla, así como los ma­te­ria­les de fa­bri­ca­ción, y ele­gir en­tre ca­jas que pue­den ser de ce­rá­mi­ca, ti­ta­nio, ce­rá­mi­ca pu­li­da e in­clu­so hay una va­rian­te que in­te­gra un ani­llo con cu­bier­ta de dia­man­tes. Por otro la­do, las asas pue­den ser de ti­ta­nio, ce­rá­mi­ca y has­ta de oro, mien­tras que las co­rreas pue­den ser de po­li­car­bo­na­to, piel, ti­ta­nio y ce­rá­mi­ca, con di­ver­si­dad de co­lo­res pa­ra am­bos com­po­nen­tes.

Pe­ro no que­da ahí la co­sa: es­te Con­nec­ted Mo­du­lar Watch 45 de TAG Heuer per­mi­te la in­cor­po­ra­ción de un mó­du­lo de mo­vi­mien­to me­cá­ni­co sui­zo. Hay dos op­cio­nes pa­ra ele­gir: el Tour­bi­llon Heuer 02-T de cro­nó­gra­fo de la ma­nu­fac­tu­ra con ca­ja de ti­ta­nio y car­bono, y el ca­li­bre 5 de tres agu­jas. Es­ta po­si­bi­li­dad per­mi­te al clien­te al­ter­nar en su mu­ñe­ca la más al­ta re­lo­je­ría sui­za y la más al­ta tec­no­lo­gía.

La co­nec­ti­vi­dad mues­tra su po­de­río in­clu­yen­do blue­tooth, wifi, 4 gi­gas de al­ma­ce­na­mien­to flash, GPS y chip NFC pa­ra po­der efec­tuar pa­gos a tra­vés del re­loj, ace­le­ró­me­tro, gi­ros­co­pio, sen­sor de luz am­bien­tal, sen­sor de de­tec­ción de vuel­cos y mi­cró­fono. La pan­ta­lla tác­til es AMOLED de cris­tal de za­fi­ro y tie­ne 2,5 mm de gro­sor pa­ra re­sis­tir cual­quier ara­ña­zo que po­da­mos su­frir en el día a día.

El pro­ce­sa­dor de es­te Con­nec­ted Mo­du­lar Watch 45 es un In­tel Atom Z34XX con 512 me­gas de me­mo­ria y su sis­te­ma ope­ra­ti­vo es el An­droid Wear 2.0.

El re­loj tie­ne una her­me­ti­ci­dad que al­can­za has­ta los 50 me­tros, por­que to­das las par­tes han si­do di­se­ña­das en una es­truc­tu­ra ci­lín­dri­ca com­pac­ta in­abor­da­ble pa­ra el lí­qui­do ele­men­to. Ade­más, el agua no pa­sa­rá a tra­vés de la to­ma de au­ri­cu­la­res, al­go real­men­te in­só­li­to y una ca­rac­te­rís­ti­ca úni­ca. En cuan­to a su ba­te­ría, tie­ne una au­to­no­mía de has­ta 25 ho­ras.

La co­rrea, la he­bi­lla, la ca­ja y las asas pue­den ser cam­bia­das a gus­to del con­su­mi­dor

La per­so­na­li­za­ción de las es­fe­ras es uno de los ras­gos dis­tin­ti­vos de la ver­sión 2.0 del ‘smart­watch’ que nos pre­sen­ta TAG Heuer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.