ALE­MA­NIA GUAR­DA UN SE­CRE­TO

Dapper - - DAPPER LUXURY LIFESTYLE - TEX­TO An­drés Moreno

Con un guía pri­vi­le­gia­do, su di­rec­tor de desa­rro­llo de pro­duc­to, Ant­hony de Haas, re­co­rre­mos al­gu­nas de las no­ve­da­des más sig­ni­fi­ca­ti­vas de A. Lan­ge & Söh­ne pa­ra es­te año y, de pa­so, co­no­ce­mos un po­co más el per­so­nal mo­do de tra­ba­jar de es­ta ex­clu­si­va ma­nu­fac­tu­ra

Na­da me­jor que co­no­cer a las per­so­nas pa­ra aca­bar con los pre­jui­cios. Por­que quién po­dría ima­gi­nar que una de las per­so­nas agra­da­bles de en­tre­vis­tar den­tro de es­te sec­tor fue­ra un ale­mán. ¿Quién di­jo que eran abu­rri­dos? Ant­hony de Haas, di­rec­tor de desa­rro­llo de pro­duc­to de A. Lan­ge & Söh­ne no lo es, por lo me­nos. No du­da en acu­dir a la iro­nía cuan­do le pre­gun­ta­mos si el cam­bio de es­truc­tu­ra que ha ex­pe­ri­men­ta­do Ri­che­mont, con Geor­ges Kern como res­pon­sa­ble má­xi­mo de la ac­ti­vi­dad re­lo­je­ra del gru­po, ten­drá al­gún efec­to en la es­tra­te­gia de A. Lan­ge & Söh­ne (“No lo creo. ¿Ves al­gún re­loj de avia­dor en nues­tras vi­tri­nas?”) o le pe­di­mos que nos di­ga cuál es el “men­sa­je” de la ma­nu­fac­tu­ra pa­ra es­te año (“¿si di­je­ra al­go pa­re­ce­ría que soy del equi­po de mar­ke­ting?”). No de­ja de ser un mo­do de de­fen­sa, más útil que la ne­ga­ción, por­que De Haas al fi­nal no re­cha­za nin­gu­na de las pre­gun­tas del cues­tio­na­rio que he­mos pre­pa­ra­do pa­ra es­te SIHH, don­de tie­ne lu­gar es­ta en­tre­vis­ta.

Un sa­lón de la al­ta re­lo­je­ría que ha vi­vi­do im­por­tan­tes cam­bios en los dos úl­ti­mos años con la in­cor­po­ra­ción de las de­no­mi­na­das fir­mas de autor y cu­ya pre­sen­cia pa­ra Ant­hony de Haas es una

no­ti­cia, sin du­da, po­si­ti­va. “Yo per­so­nal­men­te es­toy en­can­ta­do con la lle­ga­da de es­tas mar­cas y creo que ayu­da a en­ten­der la po­si­ción de A. Lan­ge & Söh­ne en el mer­ca­do. No so­mos una fir­ma tan gran­de como Car­tier, IWC o Pa­ne­rai, aun­que con­ta­mos con más re­cur­sos que otras más pe­que­ñas. Es­ta­mos en una po­si­ción in­ter­me­dia”. De he­cho, De Haas re­co­no­ce que A. Lan­ge & Söh­ne es una gran des­co­no­ci­da pa­ra el gran pú­bli­co. Como si fue­ra un pe­que­ño se­cre­to com­par­ti­do por los co­lec­cio­nis­tas de re­lo­jes. “Pe­ro lo que real­men­te es im­por­tan­te pa­ra mí es que mu­chos clien­tes y afi­cio­na­dos vie­nen de ver es­te ti­po de pie­zas tan ex­clu­si­vas, se pa­sean por nues­tro stand y se dan cuen­ta de que nues­tros ni­ve­les de aca­ba­do no tie­nen na­da que en­vi­diar a los de esas crea­cio­nes”. ¿No exis­ten dispu­tas o re­ce­los en­tre las fir­mas? “Yo soy una per­so­na de pro­duc­to. Pa­ra al­guien de ven­tas, el mun­do del re­loj no de­ja de ser una gran tar­ta don­de su ob­je­ti­vo es con­se­guir el tro­zo más gran­de. Pa­ra mí el res­to de re­lo­je­ros no son com­pe­ten­cia, sino com­pa­ñe­ros con los que pue­do apren­der y com­par­tir ex­pe­rien­cias”.

Al igual que el res­to de vi­si­tan­tes, nos he­mos pa­sa­do por el es­pa­cio de A. Lan­ge & Söh­ne pa­ra co­no­cer sus no­ve­da­des de es­te año y, a la vez, he­mos apro­ve­cha­do pa­ra que Ant­hony de Haas nos apor­te su per­so­nal vi­sión de es­tas. “Pa­ra mí lo más im­por­tan­te es que la fir­ma ten­ga un ca­tá­lo­go equi­li­bra­do, y las pie­zas de es­te año van en es­te sen­ti­do”. Es­tá cla­ro que gran par­te de la aten­ción se la ha lle­va­do el Tour­bo­graph Per­per­tual Pour Le Me­ri­té. “Es nor­mal por­que es un re­loj es­pec­ta­cu­lar. Ha lle­va­do mu­cho tra­ba­jo ha­cer­lo. La gen­te pien­sa que pa­ra ha­cer­lo bas­ta con co­ger un Tour­bo­graph Pour Le Me­ri­té y po­ner­le un mó­du­lo de ca­len­da­rio per­pe­tuo. No, la reali­dad es mu­cho más di­fí­cil”. En su lu­gar, De Haas nos in­vi­ta a des­cu­brir el Lan­ge 1 Fa­ses de Lu­na. “Es un per­fec­to ejem­plo de lo que que­re­mos ha­cer en A. Lan­ge & Söh­ne. Es clá­si­co y a la vez in­no­va­dor. So­lo hay que fi­jar­se un po­co pa­ra ir en­con­tran­do los de­ta­lles de aca­ba­do. El que más lla­ma la aten­ción es la cu­rio­sa su­per­po­si­ción del in­di­ca­dor de fa­ses de lu­na con el de día/no­che, al­go no muy ha­bi­tual den­tro del sec­tor. Ha pa­sa­do lo mis­mo con la ver­sión fe­me­ni­na del re­loj, el Pe­que­ño Lan­ge 1 Fa­ses de Lu­na, que ha da­do con una fór­mu­la muy ori­gi­nal al rea­li­zar en pla­tea­do el fon­do del dis­co, dan­do como re­sul­ta­do una pie­za

Vie­jo co­no­ci­do de la ma­nu­fac­tu­ra, el Lan­ge 31 ha vuel­to es­te año a la ac­tua­li­dad me­dian­te un nue­vo for­ma­to de ca­ja de oro blan­co con es­fe­ra gris. Un re­loj ca­paz de fun­cio­nar de ma­ne­ra con­ti­nua du­ran­te un mes y que de­mues­tra el com­po­nen­te in­no­va­dor de la ma­nu­fac­tu­ra sa­jo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.