His­to­ria deun icono

El mun­do tie­ne for­ma de ham­bur­gue­sa. Es­te pla­to, que ha con­quis­ta­do los im­pe­rios glo­ba­les, se ha con­ver­ti­do en un icono cul­tu­ral cu­ya tras­cen­den­cia va más mu­cho más allá de la gas­tro­no­mía

Dapper - - GASTRO - TEX­TO Mar Cal­pe­na

¿Pue­de ha­ber al­go más sim­ple que un pas­te­li­to de car­ne pi­ca­da ser­vi­do en­tre dos mi­ta­des de un pa­ne­ci­llo? A sim­ple vis­ta, la ham­bur­gue­sa es­tá tan in­te­gra­da en nues­tro pai­sa­je gas­tro­nó­mi­co que pa­re­ce que no va­ya mu­cho más allá del sim­ple

fast food. Pe­ro es­te bo­ca­di­llo tie­ne un pa­sa­do glo­rio­so que lo ha con­ver­ti­do en mo­ti­vo re­cu­rren­te pa­ra el ci­ne, la mo­da, el tea­tro o in­clu­so la his­to­ria mi­li­tar.

Una fra­se fre­cuen­te­men­te atri­bui­da a Sig­mund Freud re­za “en oca­sio­nes un ha­bano es tan so­lo un ha­bano”. Pe­ro lo mis­mo no pa­re­ce apli­car­se a la ham­bur­gue­sa, re­ce­ta de hu­mil­de pa­sa­do y pre­sen­cia icó­ni­ca. Tal y como cuen­ta Da­vid Mi­chaels en The world is your burger. A Cul­tu­ral his­tory, un vo­lu­men edi­ta­do re­cien­te­men­te por Phai­don, “la ham­bur­gue­sa, por su­pues­to, no es tan so­lo una ham­bur­gue­sa. Es un sím­bo­lo con re­so­nan­cias cul­tu­ra­les”. Re­so­nan­cias cul­tu­ra­les es­ta­dou­ni­den­ses, en par­ti­cu­lar.

En la ham­bur­gue­sa se han vis­to o que­ri­do ver mu­chas co­sas, co­men­zan­do por el ca­rác­ter na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se. Amé­ri­ca na­ció en las ca­lles, sí, pe­ro lo hi­zo ali­men­tán­do­se con las enor­mes can­ti­da­des de va­cuno que se cria­ban en las pra­de­ras que el hom­bre blan­co le ha­bía qui­ta­do a los na­ti­vos ame­ri­ca­nos. Es­te va­cuno lle­ga­ba al es­te en el na­cien­te fe­rro­ca­rril. Ade­más, y a un ni­vel ca­si es­pi­ri­tual, la car­ne a la pa­rri­lla es uno de los ali­men­tos “pri­mi­ti­vos”, re­mi­te a un pa­sa­do ca­za­dor y sal­va­je que con­cuer­da muy bien con el mi­to del “des­tino ma­ni­fies­to” por el cual se jus­ti­fi­ca­ba que las des­po­seí­das ma­sas eu­ro­peas co­lo­ni­za­ran el oes­te ame­ri­cano.

Y la car­ne se en­vol­vía en pa­ne­ci­llos de tri­go re­fi­na­do, que no fal­ta­ba en un país don­de el es­pa­cio per­mi­tía cul­ti­var­lo.

El propio nom­bre de la ham­bur­gue­sa (como el de las sal­chi­chas de Frank­furt) nos da una idea apro­xi­ma­da de por dón­de pue­den ha­ber ido los ti­ros. Una de las teo­rías más re­pe­ti­das y más plau­si­bles es que pue­de ha­ber lle­ga­do a bor­do de los bar­cos que traían in­mi­gran­tes des­de Ale­ma­nia, y que zar­pa­ban del puer­to de Hamburgo. En­con­tra­ban su ori­gen en Eu­ro­pa (como la Fri­ka­de­lle o el Sa­li­bury Steak, nues­tro

fi­le­te ru­so), pe­ro la idea de po­ner­la en­tre pan y pan ha­bría sur­gi­do de la ne­ce­si­dad de en­con­trar una co­mi­da rá­pi­da y ba­ra­ta que pu­die­ra ali­men­tar a las ma­sas de tra­ba­ja­do­res fa­bri­les que mo­vían al nue­vo gi­gan­te in­dus­trial. De ahí, en unos años al

fast food, y del fast food al mun­do. La ham­bur­gue­sa ha es­tam­pa­do des­de en­ton­ces su re­co­no­ci­ble si­lue­ta en to­da suer­te de ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les. Du­ran­te la gue­rra de Viet­nam, una de las ba­ta­llas más san­grien­tas fue la de Ham­bur­ger Hill (la co­li­na de la ham­bur­gue­sa), una ele­va­ción del te­rreno que el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se se em­pe­ñó en to­mar con un gran cos­te de vidas hu­ma­nas –de ahí su nom­bre– a pe­sar de que no te­nía nin­gún va­lor es­tra­té­gi­co, y la aban­do­nó po­co después. Pe­se a esa aso­cia­ción tan ne­ga­ti­va, una de las vo­ces más des­ta­ca­das con­tra el con­flic­to en el sud­es­te asiá­ti­co, la del pú­gil Moham­med Ali, no du­dó en fo­to­gra­fiar­se co­mién­do­se una.

Mu­chos son los fa­mo­sos que apa­re­cen in­mor­ta­li­za­dos en el li­bro de Mi­chaels, y es que las ham­bur­gue­sas, por su ca­pa­ci­dad pa­ra ser por­tá­ti­les, han si­do des­de siem­pre una de las co­mi­das fa­vo­ri­tas en los ca­te­ri­ngs de ro­da­jes y sa­raos. De he­cho, la ca­de­na de ham­bur­gue­sas In & Out pro­vee des­de ha­ce años a la fies­ta pos­te­rior a la ga­la de los Óscar que or­ga­ni­za la re­vis­ta Va­nity Fair. Hay al­go conmovedoramente mundano en ver a una ac­triz tan dis­tin­gui­da como la glo­rio­sa Helen Mirren zamparse una ham­bur­gue­sa con su estatuilla al la­do. No es la úni­ca que apa­re­ce in­mor­ta­li­za­da dan­do bue­na cuen­ta de una. Una Ma­rilyn pí­ca­ra mi­ra de me­dio la­do mien­tras le hin­ca el dien­te a la su­ya den­tro de un co­che. Ge­ne Sim­mons, de KISS, dis­fru­ta de una con la bo­ca ce­rra­da

HAY AL­GO CONMOVEDORAMENTE MUNDANO EN VER A HELEN MIRREN ZAMPARSE UNA HAM­BUR­GUE­SA JUN­TO A SU ESTATUILLA

y sin ma­qui­lla­je. Jen­ni­fer Ló­pez no te­me man­char su jer­sey blan­co mien­tras muer­de con bue­na ape­ti­to la su­ya. Ac­to­res del Holly­wood clá­si­co como Eli­za­beth Tay­lor, An­ge­la Lans­bury o Humph­rey Bo­gart la dis­fru­ta­ron, pe­ro su en­can­to con­ti­nuó al cam­biar los tiem­pos: Fa­rrah Faw­cett y Gol­die Hawn la sos­tie­nen como el que aguanta un ac­ce­so­rio de mo­da.

La ham­bur­gue­sa no so­lo ha te­ni­do un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en los ro­da­jes de ci­ne, sino que en la pro­pia pan­ta­lla ha lo­gra­do un lu­gar des­ta­ca­do, tan des­ta­ca­do como pa­ra me­re­cer una Pal­ma de Oro en Can-

nes, la que ga­nó Pulp Fic­tion. El se­gun­do lar­go­me­tra­je de Quen­tin Ta­ran­tino, aun­que no an­da fal­to de es­ce­nas me­mo­ra­bles, pue­de ex­pli­car­se y re­su­mir­se en la es­ce­na en­tre Sa­muel L. Jack­son y John Tra­vol­ta en la que ha­blan so­bre ham­bur­gue­sas. O, más es­pe­cí­fi­ca­men­te, so­bre có­mo las ham­bur­gue­sas de McDo­nald’s cam­bian su nom­bre en Eu­ro­pa, y có­mo las pa­ta­tas lle­van ma­yo­ne­sa en el vie­jo con­ti­nen­te. Una es­ce­na de diá­lo­go, so­bre un te­ma en apa­rien­cia tri­vial, pe­ro que de­no­ta el amor de los per­so­na­jes de Ta­ran­tino por la cul­tu­ra po­pu­lar ame­ri­ca­na (un amor que, como ocu­rre a me­nu­do en la cul­tu­ra po­pu­lar ame­ri­ca­na, de­ri­va en un es­ce­na de ul­tra­vio­len­cia).

Y de la gran pan­ta­lla a la pe­que­ña: El Krusty Burger de Los Sim­psons es tan mí­ti­co que, pe­se a que en la se­rie se mues­tra como un si­tio de du­do­sa repu­tación e hi­gie­ne, en su ré­pli­ca real de los es­tu­dios Uni­ver­sal las ham­bur­gue­sas tie­nen muy bue­nas re­se­ñas. No es la úni­ca se­rie en la que apa­re­cen, pe­ro des­de lue­go en Los

Sim­psons han lo­gra­do crear una mar­ca. Que la ham­bur­gue­sa se lle­va no lo du­da nadie. Pe­ro pa­ra que la ha­ya­mos lle­va­do li­te­ral­men­te pues­ta ha te­ni­do que ve­nir Je­remy Scott –el úl­ti­mo en­fant te­rri­ble del mun­do de la mo­da, ar­tí­fi­ce de la re­cu­pe­ra­ción de una mar­ca tan ochen­te­ra como Mos­chino, que ha sa­bi­do re­co­nec­tar con el es­pí­ri­tu mi­llen­nial– pa­ra mez­clar los uni­for­mes y co­lo­res de McDo­nald’s con una sa­na do­sis de iro­nía (aun­que en ho­nor a la ver­dad, la mar­ca ya ha­bía pa­ro­dia­do a McDo­nald’s en 1997, en una épo­ca en que se la con­si­de­ra­ba to­tal­men­te pas­sé). En se­gui­da bro­ta­ron en in­ter­net ho­me­na­jes al propio ho­me­na­je, y Pin­te­rest se lle­nó de su­da­de­ras con es­tam­pa­dos fo­to­rrea­lis­tas de ham­bur­gue­sa, con un ar­co iris de ce­bo­lla, to­ma­te y pa­ne­ci­llo que con­ver­tía al bo­ca­di­llo en al­go ca­si tro­pi­cal. Y qui­zás sea ese el mé­ri­to de la ham­bur­gue­sa. Pe­se a ser un in­ven­to ul­tra­lo­cal, ha con­se­gui­do cru­zar fron­te­ras y viajar como nadie, ca­ma­leó­ni­ca y siem­pre ape­te­ci­ble. Co­mi­da rá­pi­da, pe­ro no sen­ci­lla.

Los años cin­cuen­ta son la épo­ca do­ra­da de los au­to­ci­nes, muy re­la­cio­na­dos con la cul­tu­ra ado­les­cen­te y el ‘boom’ del au­to­mó­vil

‘The world is your burger. A cul­tu­ral his­tory’ de Da­vid Mi­chaels (Phai­don, 35 €) ahon­da en la his­to­ria de la ham­bur­gue­sa y su sig­ni­fi­ca­ción cul­tu­ral. Cui­da­do, abre el ham­bre

El ci­ne nos ha de­ja­do diá­lo­gos inol­vi­da­bles so­bre las ham­bur­gue­sas, como la di­fe­ren­cia en­tre las he­chas en Eu­ro­pa y en Amé­ri­ca de ‘Pulp Fic­tion’

La co­lec­ción de Je­remy Scott pa­ra Mos­chino re­to­ma­ba los co­lo­res y los ar­cos que iden­ti­fi­can a McDo­nald’s

La úl­ti­ma dé­ca­da ha vis­to el na­ci­mien­to de ham­bur­gue­se­rías de nue­vo cu­ño, que ade­más de enor­mes ham­bur­gue­sas ofre­cen tam­bién ver­sio­nes ins­pi­ra­das en otras co­ci­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.