MÁS RI­COS, MAS 'SU­PER­YA­TES'

Los vien­tos son fa­vo­ra­bles pa­ra la in­dus­tria de los ya­tes más gran­des y en­vi­dia­dos. Más que nun­ca, los mi­llo­na­rios del mun­do va­lo­ran el es­ta­tus y las ex­pe­rien­cias que les apor­tan es­tos bar­cos

Dapper - - MÁS QUE NEGOCIOS -

La in­dus­tria de los me­ga­ya­tes va vien­to en po­pa. En los úl­ti­mos años, el nú­me­ro de pro­pie­ta­rios de bar­cos de re­creo de lon­gi­tud su­pe­rior a 24 me­tros ha au­men­ta­do. Y des­de 1980, la flo­ta mun­dial de ya­tes de es­te ti­po ha cre­ci­do un 600 %, con lo que aho­ra hay unos 10.000 bu­ques, más de motor que de ve­la, se­gún la web es­pe­cia­li­za­da Nau­ta360. Las pre­vi­sio­nes del sec­tor au­gu­ran bue­nos vien­tos tam­bién pa­ra el pró­xi­mo lus­tro, por­que el tu­ris­mo ma­rí­ti­mo y las ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas han subido, y por­que tam­bién lo ha he­cho el nú­me­ro de mi­llo­na­rios con bol­si­llos tan desaho­ga­dos como pa­ra gas­tar 10 mi­llo­nes de dó­la­res (8,9 mi­llo­nes de eu­ros), el va­lor pro­me­dio de un su­per­ya­te. Por si fue­ra po­co, los pre­cios de es­tas em­bar­ca­cio­nes se han re­du­ci­do drás­ti­ca­men­te en los úl­ti­mos cin­co años, es­ti­mu­lan­do las ven­tas.

Es­tas ci­fras nos han lle­va­do a pre­gun­tar­nos dón­de re­si­de el atrac­ti­vo de com­prar­se un bien tan ca­ro (por si no re­sul­ta­ra evi­den­te). Y he­mos en­con­tra­do al­gu­nas res­pues­tas. Los ri­cos en­tre los ri­cos con­si­de­ran que el tiem­po es su po­se­sión más pre­cia­da, y su ob­je­ti­vo es ex­pri­mir­lo, ma­xi­mi­zar­lo. Con un ya­te pue­den ha­cer­lo, por­que en él ha­llan to­do lo que bus­can: per­so­na­li­za­ción, pri­va­ci­dad, via­jes, cul­tu­ra y en­tre­te­ni­mien­to. “Los mul­ti­mi­llo­na­rios tien­den a va­lo­rar su pri­va­ci­dad y a pro­te­ger­la con una in­ten­si­dad fe­roz. La ten­den­cia ge­ne­ral es pa­sar tiem­po con ami­gos y se­res que­ri­dos a puer­ta ce­rra­da, de ahí el au­ge de las is­las y los jets pri­va­dos. Después de to­do, es­tas per­so­nas sue­len agru­par­se en me­tró­po­lis de al­ta den­si­dad de po­bla­ción como Mos­cú, Hong Kong y Londres, lo que ex­pli­ca­ría su ne­ce­si­dad de estar le­jos de miradas in­dis­cre­tas”, se­ña­la el in­for­me The Sta­te

of Wealth, Lu­xury and Yach­ting (El es­ta­do de la ri­que­za, lu­jo y ya­tes) que ela­bo­ra­ron en el 2016 Cam­per & Ni­chol­sons, com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en la com­pra, ven­ta y al­qui­ler de ya­tes, y Wealth-X, que pro­vee de in­for­ma­ción so­bre los más pu­dien­tes del mun­do.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es muy di­fí­cil pa­sar des­aper­ci­bi­do con es­tas lla­ma­ti­vas cons­truc­cio­nes, al me­nos cuan­do atra­can en un puer­to. Los cu­rio­sos sue­len acer­car­se a ellos, mó­vil en mano, pa­ra in­mor­ta­li­zar to­dos sus de­ta­lles, y su lle­ga­da se pu­bli­ca en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­ca­les. Des­de lue­go, el

Eclip­se de 162,5 me­tros de es­lo­ra del oli­gar­ca ru­so Ro­mán Abra­mó­vich, to­do un pa­la­cio flo­tan­te, no es pre­ci­sa­men­te dis­cre­to. En sus 6.000 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie di­vi­di­dos en nue­ve pi­sos ca­ben dos he­li­puer­tos, dos pis­ci­nas, un spa, una dis­co­te­ca, un gim­na­sio, una sui­te prin­ci­pal y 18 ca­ma­ro­tes pa­ra in­vi­ta­dos con pan­ta­lla de ci­ne en ca­da uno. Ini­cial­men­te le cos­tó a su pro­pie­ta­rio 340 mi­llo­nes de eu­ros, un pre­cio que subió como la es­pu­ma del mar cuan­do le aña­dió unos cris­ta­les blin­da­dos, un sis­te­ma de de­fen­sa an­ti­mi­si­les, un sub­ma­rino y al­gún ca­pri­cho más.

A pe­sar de que la de­pre­cia­ción de un ya­te es aún ma­yor que la de un co­che y de que su cos­te de man­te­ni­mien­to anual as­cien­de al 10% de su pre­cio ini­cial si es de nue­va cons­truc­ción, es­tas em­bar­ca­cio­nes apor­tan es­ta­tus como nin­gún otro pro­duc­to de lu­jo. Y, pa­ra al­gu­nos mi­llo­na­rios, eso cuen­ta, y mu­cho.

En el cam­po náu­ti­co hay dos ti­pos de usua­rios: los na­ve­gan­tes y los que quie­ren go­zar de la ex­pe­rien­cia de sur­car el mar y de que se lo den to­do he­cho, se­gún el Barcelona Clús­ter Náu­ti­co, una aso­cia­ción que agru­pa a más de 90 em­pre­sas del sec­tor en Barcelona. De he­cho, la pa­la­bra de mo­da en el lu­jo

es ex­pe­rien­cia, de ape­lli­do me­mo­ra­ble, que es la que pro­por­cio­na a los ri­cos un

su­per­ya­te. “Hay un cam­bio fun­da­men­tal en las ac­ti­tu­des. Los ul­tra­rri­cos han pa­sa­do de la ad­qui­si­ción de bie­nes a sa­bo­rear ex­pe­rien­cias úni­cas que nadie más pue­de te­ner, y que es­tán com­ple­ta­men­te adap­ta­das a sus gus­tos per­so­na­les. La bús­que­da de ex­pe­rien­cias úni­cas ha­ce que una per­so­na sea úni­ca, mu­cho más que la po­se­sión de bie­nes ma­te­ria­les. La glo­ba­li­za­ción ha crea­do una ma­yor con­cien­cia de lo que es el lu­jo y de dón­de se pue­de en­con­trar”, se lee en The Sta­te of Wealth, Lu­xury and Yach­ting.

To­do ello se tra­du­ce, por ejem­plo, en que los adi­ne­ra­dos quie­ren viajar más le­jos, a don­de nun­ca han ido. Van de­trás de lo nue­vo y de lo ex­ci­tan­te. ¿El Ca­ri­be? ¿El Me­di­te­rrá­neo? Vis­tos ya. Aun­que el cé­le­bre ya­te A, de otro mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so, An­drey Mel­ni­chen­ko, vi­si­tó el año pa­sa­do las cos­tas es­pa­ño­las, des­de Ga­li­cia al País Vas­co y después Ali­can­te. Re­co­no­ci­ble por su di­se­ño fu­tu­ris­ta, obra del fran­cés Phi­lip­pe Starck, mi­de ca­si 120 me­tros de es­lo­ra y dis­po­ne de un ca­ma­ro­te prin­ci­pal acris­ta­la­do de 230 me­tros cua­dra­dos (con una ca­ma ca­paz de gi­rar 360 gra­dos so­bre sí mis­ma), otros seis pa­ra in­vi­ta­dos, tres pis­ci­nas, un ja­cuz­zi y un he­li­puer­to. El mag­na­te pa­gó por él en el 2008 más de 230 mi­llo­nes de eu­ros al as­ti­lle­ro ale­mán Blohm + Voss.

En Eu­ro­pa, otros des­ti­nos más fres­cos, como el Me­di­te­rrá­neo del es­te, se han vuel­to atrac­ti­vos, y el de­seo de na­ve­gar por lu­ga­res re­mo­tos como las

Is­las Ga­lá­pa­gos, la An­tár­ti­da y Asia es­tá más pre­sen­te, de ahí que ca­da vez ha­ya más bar­cos ex­plo­ra­do­res e in­clu­so ya­tes con cas­cos que rom­pen el hie­lo. Se­gún Cam­per & Ni­chol­sons, tam­bién ha cre­ci­do el nú­me­ro de bu­ques de lar­go al­can­ce que per­mi­ten via­jes a tra­vés de dis­tan­cias ma­yo­res de lo ha­bi­tual.

El nú­me­ro de em­bar­ca­cio­nes au­xi­lia­res tam­bién es­tá au­men­tan­do, pa­ra fa­ci­li­tar el al­ma­ce­na­mien­to de ma­te­ria­les de­por­ti­vos como el equi­po de bu­ceo, por ejem­plo, y pro­por­cio­nar alo­ja­mien­to ex­tra a los hués­pe­des. Y otra de las ten­den­cias ac­tua­les en la na­ve­ga­ción de ya­tes tie­ne que ver con la de­co­ra­ción de las em­bar­ca­cio­nes, y pa­sa por ale­jar­se de las es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les, con in­te­rio­res di­vi­di­dos y es­pa­cios al ai­re li­bre más pe­que­ños. “Se tra­ta de crear una ex­pe­rien­cia di­rec­ta, ín­ti­ma con el mar. Del mis­mo mo­do, ca­da vez son más po­pu­la­res los in­te­rio­res de plano abier­to más li­ge­ros y más gran­des, lo que ma­xi­mi­za el es­pa­cio que los ha­bi­tan­tes de un ya­te pue­den com­par­tir. Tam­bién per­mi­te a los pro­pie­ta­rios de ya­tes te­ner la sen­sa­ción de estar al ai­re li­bre en el in­te­rior de un ya­te”, di­cen en Cam­per & Ni­chol­sons.

Y en España, ¿cuál es el pa­no­ra­ma de los me­ga­ya­tes? Las es­lo­ras do­mi­nan­tes en la piel de to­ro si­guen sien­do las de los ya­tes pe­que­ños, me­no­res de 24 me­tros. “A di­fe­ren­cia de Fran­cia, en España la náu­ti­ca co­men­zó des­de arri­ba, lle­gó de la mano de Al­fon­so XIII, así que la so­cie­dad to­da­vía la con­tem­pla como en­tre­te­ni­mien­to de pi­jos y de ri­cos”, di­jo To­ni Tió, presidente del Barcelona Clús­ter Náu­ti­co, en un en­cuen­tro re­cien­te con re­pre­sen­tan­tes del sec­tor. Pa­ra es­ta aso­cia­ción, es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver la ac­ti­vi­dad y sa­car par­ti­do de los pin­gües be­ne­fi­cios que apor­ta. “Son los gran­des ya­tes los que ge­ne­ran más ne­go­cio. Un me­ga­ya­te de­ja ca­da año en la ciu­dad don­de tie­ne su ba­se en­tre un 10 % y un 15 % de su va­lor. Es de­cir, que un bar­co de re­creo de 150 me­tros con ba­se en Barcelona gas­ta­ría en la ur­be en­tre cin­co y seis mi­llo­nes de eu­ros anua­les”. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Barcelona, ca­da ya­te de gran es­lo­ra de­ja en la ciu­dad don­de es­tá ama­rra­do al­re­de­dor de un mi­llón de eu­ros al año y ge­ne­ra nue­ve pues­tos de tra­ba­jo. Pe­ro, por aho­ra, don­de más su­per­ya­tes hay es en Es­ta­dos Uni­dos (33 %), Reino Uni­do (11 %), Ita­lia (5 %), Aus­tra­lia (4 %) y Ru­sia (3 %). Ne­ce­si­ta­mos más mul­ti­mi­llo­na­rios con ga­nas de aven­tu­ra.

Antes de mo­rir en el 2016, la pres­ti­gio­sa ar­qui­tec­ta Zaha Ha­did creó cin­co bar­cos fu­tu­ris­tas de su­per­lu­jo como es­tos pa­ra la cons­truc­to­ra ale­ma­na de em­bar­ca­cio­nes Blohm + Voss

Es­te año, la fir­ma de di­se­ño que ha da­do for­ma a nu­me­ro­sos Fe­rra­ris, Pi­nin­fa­ri­na, y la na­vie­ra ita­lia­na Ros­si­na­vi han alum­bra­do es­te ejem­plar de 70 me­tros que qui­ta el hi­po

Aún es un con­cep­to, pe­ro si el ya­te 'L’Ama­ge' se ter­mi­na por cons­truir, no ha­brá quien le to­sa en al­ta mar, pues se­ría el más lar­go de los 'su­per­ya­tes', con 190 me­tros de es­lo­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.