Ja­vier Bardem

La in­ter­pre­ta­ción es una re­li­gión, la lle­va en el ADN, por eso su éxi­to internacional en pe­lí­cu­las como ‘Pi­ra­tas del Ca­ri­be’ es un im­pul­so pa­ra man­te­ner la li­ber­tad que quie­re como ac­tor

Dapper - - SUMARIO -

Cuan­do lle­vas la in­ter­pre­ta­ción in­clui­da en el propio ADN

En los pri­me­ros via­jes de Ja­vier Bardem a Los Án­ge­les, nadie le conocía. En España ya era un ac­tor de pres­ti­gio con va­rios premios Go­ya pa­ra en­ton­ces, pe­ro allí, al otro la­do del mun­do, era una per­so­na anó­ni­ma. En uno de esos via­jes, Ja­vier Bardem es­ta­ba con su her­mano ma­yor, Car­los, en una fies­ta de Holly­wood, ro­dea­dos de es­tre­llas, y una en con­cre­to les lla­mó la aten­ción: Syl­ves­ter Sta­llo­ne. Se­gún lo con­tó Car­los Bardem ha­ce unos años, después de du­dar mu­cho y lo­grar con­tro­lar los ner­vios, se acer­ca­ron a Sta­llo­ne y le pi­die­ron que les die­ra su me­jor con­se­jo. El ac­tor de Rocky, de Ram­bo y de la más re­cien­te fran­qui­cia Los mer­ce­na­rios se lo pen­só un mo­men­to y les di­jo: “Nun­ca ol­vi­déis el di­ne­ro”. Los dos se rie­ron. ¿Su­per­fi­cial? ¿Ma­te­ria­lis­ta? ¿O sim­ple­men­te muy ho­nes­to? “A Ja­vier le cho­có un po­co. Por­que él es jus­to lo con­tra­rio”, con­tó Car­los Bardem en GQ.

Sal­to a hoy. Ma­yo del 2017. Ja­vier Bardem es­tre­na Pi­ra­tas del Ca­ri­be: la ven­gan­za de Sa­la­zar, la quin­ta en­tre­ga de la sa­ga pro­ta­go­ni­za­da por Johnny Depp, su ami­go, en la que el es­pa­ñol in­ter­pre­ta al vi­llano, al Sa­la­zar del tí­tu­lo. ¿Sor­pren­di­do por ver­le en un tí­tu­lo así? No de­be­ría, so­lo ha aca­ba­do de en­ten­der y se­guir el con­se­jo que le dio Sta­llo­ne. “Cuan­do te ofre­cen al­go así, son mu­chas las ra­zo­nes pa­ra de­cir que sí. Y una de ellas es fi­nan­cie­ra”, re­co­no­cía re­cien­te­men­te en una en­tre­vis­ta en El País, he­cha en me­dio de Eu­ro­dis­ney. Pe­ro, ojo, esa fi­nan­cia­ción tie­ne un fin muy cla­ro: se­guir tra­ba­jan­do. “Te pa­gan bien, lo que te per­mi­te ro­dar co­sas como Es­co­bar [la nue­va pe­lí­cu­la de Fer­nan­do León de Ara­noa en la que com­par­te pan­ta­lla con su mujer, Pe­né­lo­pe Cruz] o lo pró­xi­mo de Asg­har Far­ha­di du­ran­te un par de años. Pe­ro tam­bién tie­nes que en­con­trar­le un sen­ti­do y un va­lor ar­tís­ti­co…”, con­ti­nua­ba.

Y, se­gún di­ce, a Pi­ra­tas del Ca­ri­be se lo en­con­tró fá­cil­men­te: era su propio per­so­na­je, “un ca­pi­tán es­pa­ñol que di­ri­gía una gran flo­ta”. “Sa­la­zar te­nía una his­to­ria per­so­nal con sus pa­dres que le ha­cía en­fren­tar­se a los pi­ra­tas. Co­no­ce a Jack Spa­rrow con 12 años y es­te le ga­na, así que su ira y ra­bia ha­cia los pi­ra­tas es in­clu­so ma­yor –de­fi­ne Bardem–. Sa­la­zar mue­re, pe­ro quie­re vol­ver, ne­ce­si­ta re­su­ci­tar pa­ra ven­gar­se, en­con­trar a Spa­rrow y rom­per la mal­di­ción”. Y Bardem ex­pli­ca en­ton­ces por qué to­do es­to le atra­jo: “Al fi­nal, es una his­to­ria so­bre ven­gan­za per­so­nal, no es al­go eté­reo, va so­bre una per­so­na que quie­re ven­gar­se de otra, y eso le ha­ce más hu­mano”, a pe­sar de que sea un zom­bi.

Pa­ra Bardem, cu­yo gran es­pec­tro de per­so­na­jes va de Las eda­des de Lu­lú a Mar aden­tro, de Los lu­nes al sol a No es

país pa­ra vie­jos, in­ter­pre­tar a es­te pi­ra­ta le plan­tea­ba ver­da­de­ra­men­te “un nue­vo re­to”: sa­car al hu­mano que que­da­ba en ese ser no muer­to, pe­ro no vi­vo. “Fue una de las co­sas que me atra­jo como ac­tor de es­te pa­pel”, cuen­ta. “Hay un pun­to en la his­to­ria en la que pue­do iden­ti­fi­car­me con él. Pue­do en­ten­der su men­ta­li­dad. Me gus­ta es­ca­par de per­so­na­jes cu­ya ca­rac­te­ri­za­ción es blan­ca o ne­gra. Va­le, Sa­la­zar es un vi­llano, pe­ro tam­bién po­de­mos sen­tir em­pa­tía ha­cia él. Po­de­mos

en­con­trar una for­ma de con­ver­tir­lo en un per­so­na­je con el que la gen­te se pue­de lle­gar a iden­ti­fi­car de una for­ma o de otra. Y eso es un re­to”.

Ade­más, te­nía una ra­zón mu­cho más prác­ti­ca y sen­ci­lla pa­ra for­mar par­te de una fran­qui­cia di­ri­gi­da a un pú­bli­co glo­bal fa­mi­liar. Al­go a prio­ri ale­ja­do de los pa­pe­les más ce­le­bra­dos de su ca­rre­ra, pe­ro que él ve, pre­ci­sa­men­te por esa ca­rre­ra de más de 20 años que lle­va so­bre sus es­pal­das, de una ma­ne­ra muy prag­má­ti­ca. “Mi mujer, Pe­né­lo­pe Cruz, sa­lía en Pi­ra­tas del Ca­ri­be: en ma­reas mis­te­rio­sas –la an­te­rior pe­lí­cu­la, del 2011–, y me gus­ta­ba ser par­te de ese gru­po por­que les vi tra­ba­jan­do en­ton­ces, sa­bía que iba a ser una gran ex­pe­rien­cia”.

Y, por úl­ti­mo, ha­bía una ter­ce­ra ra­zón, muy vi­si­ble, pa­ra acep­tar el pro­yec­to: la cua­li­dad fí­si­ca de su per­so­na­je, el ar­duo pro­ce­so de ma­qui­lla­je por el que te­nía que pa­sar ca­da día (“De dos a tres ho­ras”, re­cuer­da), pe­ro que le trans­for­ma­ba in­me­dia­ta­men­te. “Mi gran mie­do era no po­der mos­trar emo­cio­nes o sen­ti­mien­tos con las pró­te­sis de mi ca­ra, pe­ro no ocu­rrió así. Era can­sa­do estar tan­to tiem­po en esa si­lla pre­pa­rán­do­me, pe­ro tam­bién muy sa­tis­fac­to­rio, por­que me ayu­dó a ver­me y en­con­trar el per­so­na­je en mí”, cuen­ta.

Así tra­ba­ja él. La par­te fí­si­ca del per­so­na­je, los de­ta­lles que le ca­rac­te­ri­zan son esos que le ha­cen fuer­te en el pa­pel. Son tru­cos, si se pue­den lla­mar así, que en­cuen­tra con el coach de in­ter­pre­ta­ción con el que tra­ba­ja des­de ha­ce años, ami­go de sus ini­cios en la es­cue­la, Juan Car­los Co­raz­za. El odio y la ra­bia de es­te Sa­la­zar, por ejem­plo, es­ta­ban “en su cuer­po”. “Es la idea de có­mo de do­lo­ro­sa pue­de ser la ra­bia, que se ve tam­bién en

Ri­car­do III”, di­ce. Por eso es­tá de­for­ma­do, por­que a quien más odia en el mun­do es a sí mis­mo.

Con Co­raz­za en­con­tró tam­bién la cla­ve pa­ra el vi­llano que le dio el pres­ti­gio internacional de­fi­ni­ti­vo: el frío An­ton Chi­gurh en No es país pa­ra vie­jos. La idea de aque­lla pe­lu­ca que ha pa­sa­do a la his­to­ria del ci­ne fue de los di­rec­to­res, los her­ma­nos Coen, pe­ro a ese de­ta­lle lle­ga­ron después de que Bardem hu­bie­ra he­cho su­yo el per­so­na­je cruel e im­pla­ca­ble de una for­ma muy di­fe­ren­te. “Fue la primera vez que no lo cons­truí como un hu­mano, sino como una idea”, ex­pli­ca­ba ha­ce unos años. “Lle­ga­mos a la con­clu­sión de que An­ton era vio­len­cia”. Una cons­truc­ción que le con­si­guió su se­gun-

“Una vez que de­ci­des que eres un ac­tor, es­tás jo­di­do. No pue­des es­ca­par, no pue­des sa­lir”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.