Car­los del Amor

Voz in­con­fun­di­ble de la ac­tua­li­dad cul­tu­ral, el periodista Car­los del Amor se su­mer­ge de nue­vo en la aven­tu­ra li­te­ra­ria con ‘Con­fa­bu­la­ción’, una his­to­ria don­de re­cuer­dos reales e in­ven­ta­dos te­jen la me­mo­ria de su pro­ta­go­nis­ta en una red com­ple­ja y con­fu­sa

Dapper - - SUMARIO -

Char­la­mos con el periodista cul­tu­ral coin­ci­dien­do con la pre­sen­ta­ción de su úl­ti­ma no­ve­la, Con­fa­bu­la­ción

El pun­to de par­ti­da de su no­ve­la sur­ge de un ar­tícu­lo acer­ca de un ca­so so­bre el sín­dro­me de Kor­sa­koff. ¿Qué le atra­jo es­pe­cial­men­te de ello?

Ojean­do por in­ter­net me apa­re­ció la no­ti­cia, en ella el tes­ti­mo­nio se per­ca­tó de que al­go le ocu­rría cuan­do se pre­sen­tó en el des­pa­cho del je­fe in­sul­tán­do­le por­que le ha­bía des­pe­di­do cuan­do en ver­dad no lo ha­bía he­cho. Al leer­lo me pa­re­ció muy li­te­ra­rio, te­ner re­cuer­dos de una co­sa que no has vi­vi­do me abrió una po­si­bi­li­dad enor­me de es­cri­bir so­bre el amor, la so­le­dad, la cul­tu­ra… Y jun­to a es­ta “con­fa­bu­la­ción de la me­mo­ria” se aden­tra en otras pa­to­lo­gías de la men­te pre­sen­tes en las te­ra­pias don­de asis­te An­drés, su pro­ta­go­nis­ta. ¿Có­mo fue esa bús­que­da?

Al in­tere­sar­me y bus­car por uno de los pro­ble­mas de la me­mo­ria em­pe­za­ron a apa­re­cer los otros. Ca­sos tan li­te­ra­rios como el del pro­ta­go­nis­ta. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co en­con­trar li­te­ra­tu­ra en pro­ble­mas tan gra­ves de la me­mo­ria. Lo com­pli­ca­do fue en­con­trar a Lau­ra, pa­ra in­cluir un per­so­na­je fe­me­nino ca­paz de man­te­ner una his­to­ria con An­drés y que se en­glo­ba­ra en el gru­po de te­ra­pia. Y lo en­con­tré, un ca­so de una mujer cu­ya vi­da se pa­ró un día en con­cre­to y, aun­que re­cuer­de el pa­sa­do, no avan­za, no apren­de… No tie­ne re­cuer­dos nue­vos y to­do de­be ano­tár­se­lo en una es­pe­cie de dia­rio. Es­cri­bien­do el li­bro, ¿le ha sur­gi­do la du­da de si al­guno de sus re­cuer­dos eran cer­te­ros o pro­duc­tos de la ima­gi­na­ción?

Creo que nos pa­sa a to­dos. To­dos con­fa­bu­la­mos por­que mol­dea­mos nues­tros re­cuer­dos con­for­me pa­sa el tiem­po. Cuan­do echa­mos la mi­ra­da atrás y pen­sa­mos en un via­je que he­mos he­cho, nos que­da­mos con lo es­tu­pen­do y desecha­mos los ma­los re­cuer­dos. De al­gún mo­do va­mos en­vol­vién­do­los de cier­ta ne­bu­lo­sa, al­go ne­ce­sa­rio an­te re­cuer­dos do­lo­ro­sos que van ma­ti­zán­do­se pa­ra que so­lo gol­peen de vez en cuan­do, nos per­mi­tan ha­cer más lle­va­de­ro el pre­sen­te y po­da­mos afron­tar el fu­tu­ro. ¿Es de los que pre­fie­ren ano­tar las co­sas en una li­bre­ta (como Lau­ra) o gra­bar­lo to­do (como An­drés)? Mi dia­rio es el te­lé­fono. En las no­tas del dis­po­si­ti­vo voy ano­tan­do co­sas que me lla­man la aten­ción y col­gan­do en­la­ces de no­ti­cias li­te­ra­rias que me pa­re­ce que pue­den te­ner su desa­rro­llo, su his­to­ria o sim­ple­men­te me gus­tan. Pe­ro ni me gus­ta re­gis­trar­lo to­do, ni estar to­do el día vol­can­do lo que vi­vo en re­des so­cia­les, ni soy tra­di­cio­nal usan­do li­bre­ta, más que na­da por­que las pier­do.

Con­fa­bu­la­ción tam­bién nos su­mer­ge en el universo de las re­des so­cia­les a tra­vés de Mo­men­ta­ria, en la que se pre­mia la na­tu­ra­li­dad. ¿So­mos de­ma­sia­do ar­ti­fi­cia­les en nues­tros per­fi­les pú­bli­cos?

Creo que sí. Es­tá por ver un per­fil que cuel­gue de ver-

dad su día a día, con sus al­ti­ba­jos. So­lo col­ga­mos los al­ti, nun­ca los ba­jos. Y Mo­men­ta­ria reivin­di­ca eso, el ci­né­ma vé­ri­té, la ver­dad. ¿Cuán­to de Car­los del Amor en­con­tra­mos en An­drés Pa­raí­so, el pro­ta­go­nis­ta de su úl­ti­ma no­ve­la?

No hay ga­nas de ase­si­nar, de mo­men­to [ri­sas]. Pe­ro coin­ci­do con él en esa nos­tal­gia del apren­di­za­je… Va­mos ca­da día tan de­pri­sa que nues­tra ca­pa­ci­dad de apren­der es­tá dis­mi­nu­yen­do, pues­to que no pro­fun­di­za­mos en na­da. Y has­ta que no pa­ras y re­fle­xio­nas no cre­ces. En cua­tro años, un li­bro de re­la­tos y tres no­ve­las, su­ma­do al día a día pe­rio­dís­ti­co. ¿De dón­de sa­ca el tiem­po?

Una de las ven­ta­jas del tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co es estar muy aten­to a his­to­rias, y en Con­fa­bu­la­ción se cue­la mu­cho de mi día a día. Voy apo­yán­do­me en co­sas que co­noz­co y ese bas­tón me ayu­da mu­cho. ¿Qué le apor­ta la li­te­ra­tu­ra que no lo ha­gan las cró­ni­cas de cul­tu­ra?

La fic­ción. En te­le­vi­sión es­cri­bo con el estilo que quie­ro, pe­ro mis pie­zas siem­pre tie­nen la reali­dad como ma­te­ria pri­ma. Ten­go que estar su­je­to a la no­ti­cia y eso con la li­te­ra­tu­ra no su­ce­de. Y, por otro la­do, es­tá la li­ber­tad de ex­ten­sión. En te­le­vi­sión no es­cri­bi­ré más de me­dio fo­lio dia­rio que se tra­du­ce en un mi­nu­to de no­ti­cia, pe­ro aquí no ten­go el tiem­po ace­chán­do­me. ¿Se sien­te có­mo­do en el te­rreno li­te­ra­rio?

Me sien­to más có­mo­do en te­le­vi­sión pues­to que son die­ci­sie­te años fren­te a los cua­tro que lle­vo es­cri­bien­do. Co­noz­co mal o bien los me­ca­nis­mos te­le­vi­si­vos y có­mo acer­car­me prác­ti­ca­men­te a cual­quier te­ma cul­tu­ral. En li­te­ra­tu­ra, en cam­bio, es­toy em­pe­zan­do, dan­do mis pri­me­ros pa­sos e in­ten­tan­do cre­cer. Pe­ro po­co a po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.