Henry Diltz

El fo­tó­gra­fo Henry Diltz vi­vió el apo­geo del rock and roll a fi­na­les de los años 60 y acom­pa­ñó a las ma­yo­res es­tre­llas en sus gi­ras por los Es­ta­dos Uni­dos

Dapper - - SUMARIO -

El ar­tis­ta que in­mor­ta­li­zó con su cá­ma­ra el apo­geo del rock and roll a fi­na­les de los años 60

El rock and roll y la fo­to­gra­fía han man­te­ni­do una es­tre­cha re­la­ción a lo lar­go de los años y es im­po­si­ble en­ten­der el éxi­to de mu­chos ar­tis­tas sin con­tem­plar las imá­ge­nes que apa­re­cen en las por­ta­das de sus dis­cos o en los pós­te­res de sus con­cier­tos. Evi­den­te­men­te, la ma­yo­ría de fo­tó­gra­fos que de­di­ca­ron su vi­da a re­tra­tar la es­ce­na mu­si­cal han per­ma­ne­ci­do en el ano­ni­ma­to, pe­ro exis­ten hon­ro­sas ex­cep­cio­nes. Uno de los ca­sos más em­ble­má­ti­cos es el de Henry Diltz, que des­cu­brió su pa­sión por las cá­ma­ras al mis­mo tiem­po que la so­cie­dad cam­bia­ba al rit­mo de las can­cio­nes reivin­di­ca­ti­vas de Bob Dy­lan. Aun­que lo me­jor se­rá re­mon­tar­nos a esa épo­ca en la que los jó­ve­nes ame­ri­ca­nos se ma­ni­fes­ta­ban a fa­vor de los de­re­chos ci­vi­les y en con­tra de la gue­rra de Viet­nam pa­ra co­no­cer los ini­cios de su apa­sio­nan­te his­to­ria.

A me­dia­dos de la dé­ca­da de los 60, Henry Diltz for­ma­ba par­te de una ban­da lla­ma­da Mo­dern Folk Quar­tet que re­co­rría los Es­ta­dos Uni­dos en fur­go­ne­ta pa­ra ac­tuar en di­ver­sas ciu­da­des. Un día, apro­ve­chan­do que pa­ra­ban pa­ra re­pos­tar ga­so­li­na, en­tró en una tien­da de ob­je­tos de se­gun­da mano y de­ci­dió com­prar una cá­ma­ra y un ca­rre­te de dia­po­si­ti­vas y em­pe­zar a re­tra­tar a sus co­no­ci­dos. Al re­gre­sar a Los Án­ge­les, or­ga­ni­zó una fies­ta en su ca­sa pa­ra pro­yec­tar las imá­ge­nes y que­dó fas­ci­na­do por la ma­gia que des­pren­dían. “Nun­ca ha­bía he­cho fotos con an­te­rio­ri­dad y tam­po­co ima­gi­na­ba que eso se con­ver­ti­ría en mi tra­ba­jo”, nos ex­pli­ca des­de su es­tu­dio. “Pe­ro aque­llas ins­tan­tá­neas bri­lla­ban tan­to y des­pren­dían tan­ta luz que en se­gui­da tu­ve cla­ro que de­bía se­guir por ese ca­mino crea­ti­vo”.

To­dos sus ami­gos eran mú­si­cos que vi­vían en el ba­rrio de Lau­rel Can­yon y, ca­da vez que los vi­si­ta­ba, se pro­po­nía fo­to­gra­fiar­los en si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas pa­ra sor­pren­der­los. Sin em­bar­go, la primera ima­gen que ven­dió a una re­vis­ta de rock fue del gru­po Buf­fa­lo Spring­field (li­de­ra­do por Neil Young), que

to­mó de ma­ne­ra im­pro­vi­sa­da en la pla­ya, jus­to antes de un con­cier­to. Aquel pe­que­ño éxi­to le ani­mó a apar­car su ca­rre­ra mu­si­cal pa­ra pro­bar suer­te como fo­tó­gra­fo a jor­na­da com­ple­ta. “Conocía a la ma­yo­ría de ar­tis­tas de la ciu­dad y tra­ba­ja­ba di­rec­ta­men­te con ellos, sin de­pen­der de las dis­co­grá­fi­cas”, nos co­men­ta or­gu­llo­so. “Esa era la úni­ca ma­ne­ra de te­ner li­ber­tad crea­ti­va”. En­tre los tra­ba­jos más des­ta­ca­dos que hi­zo en aque­lla primera eta­pa se en­cuen­tran por­ta­das de ál­bu­mes muy cé­le­bres pa­ra gru­pos como Crosby, Stills, Nash & Young, Step­pen­wolf, The Turtles y The Doors.

Su con­sa­gra­ción lle­gó en 1969, cuan­do se ce­le­bró el Fes­ti­val de Woods­tock y los or­ga­ni­za­do­res le pi­die­ron que fue­ra el fo­tó­gra­fo ofi­cial. Por de­lan­te de su ob­je­ti­vo des­fi­la­ron las ma­yo­res es­tre­llas del mo­men­to, aun­que hu­bo un ar­tis­ta que eclip­só a to­dos los de­más. Ji­mi Hen­drix subió al es­ce­na­rio con los pri­me­ros ra­yos de sol de la ma­ña­na, in­ter­pre­tó sus te­mas más fa­mo­sos y de­jó al pú­bli­co bo­quia­bier­to con una ver­sión dis­tor­sio­na­da del himno nor­te­ame­ri­cano. Henry Diltz se en­con­tra­ba a su la­do e in­mor­ta­li­zó el ins­tan­te que de­fi­ni­ría pa­ra siem­pre la con­tra­cul­tu­ra. “En­ton­ces man­dé los ne­ga­ti­vos a la re­vis­ta Li­fe y eli­gie­ron cien imá­ge­nes pa­ra un re­por­ta­je, pe­ro nun­ca me los de­vol­vie­ron”, se la­men­ta des­de Los Án­ge­les. “Su­pon­go que al­gu­nas de mis mejores fotos es­tán per­di­das en al­gún rin­cón del mun­do”.

En los años 70, el rock se con­vir­tió en un fe­nó­meno de ma­sas que lle­na­ba es­ta­dios, y Henry Diltz vi­vió in­ten­sa­men­te aque­lla mon­ta­ña ru­sa des­de una po­si­ción pri­vi­le­gia­da. No en vano, tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar con le­yen­das como Paul McCart­ney en su eta­pa al fren­te de The Wings, Mi­chael Jack­son en sus días de Mo­town y tam­bién The Ea­gles antes de que lan­za­ran Ho­tel Ca­li­for­nia. Aun­que las anéc­do­tas más sal­va­jes su­ce­die­ron du­ran­te las tres se­ma­nas que es­tu­vo de gi­ra con The New Bar­ba­rians, la ban­da que for­ma­ron Keith Ri­chards y Ron Wood en un mo­men­to de inac­ti­vi­dad de los Ro­lling Sto­nes. “Fue como estar de via­je sin el je­fe (Mick Jag­ger) y su­pon­go que eso ayu­dó a que se di­vir­tie­ran mu­cho más”, re­cuer­da con una son­ri­sa. “Re­sul­ta di­fí­cil des­cri­bir a Keith por­que ha lle­va­do una vi­da muy in­ten­sa como mú­si­co y hoy es un icono”.

Ac­tual­men­te, Henry Diltz si­gue vi­vien­do en Ca­li­for­nia y ha fun­da­do la Mo­rri­son Ho­tel Ga­llery jun­to a otros com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión pa­ra ex­po­ner las mejores ins­tan­tá­neas de una épo­ca irre­pe­ti­ble, cuan­do los jó­ve­nes creían que el rock po­día cam­biar el mun­do.

Pá­gi­na an­te­rior. Henry Diltz en la ac­tua­li­dad, re­tra­ta­do por el fo­tó­gra­fo Paul Zo­llo En es­ta pá­gi­na.

El gui­ta­rris­ta Ji­mi Hen­drix en el Fes­ti­val de Woods­tock (1969). Keith Ri­chards y Ron Wood en ple­na gi­ra con The New Bar­ba­rians (1979). Mi­chael Jack­son en la épo­ca de The Jack­son 5 (1971). Paul McCart­ney en el es­tu­dio de gra­ba­ción (1977)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.