Car­los Gran­gel

Car­los Gran­gel es uno de los di­se­ña­do­res de per­so­na­jes de pe­lí­cu­las de ani­ma­ción más re­cla­ma­dos por Holly­wood, aun­que si­gue tra­ba­jan­do des­de su es­tu­dio en Barcelona

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Da­vid Mo­reu IMÁ­GE­NES Dream­Works Ani­ma­tion / War­ner Bros

Des­de su es­tu­dio en Barcelona, Gran­gel triun­fa en Holly­wood con sus per­so­na­jes de ani­ma­ción

El ci­ne de ani­ma­ción ha vi­vi­do una re­vo­lu­ción en las úl­ti­mas dé­ca­das gra­cias a pe­lí­cu­las muy exi­to­sas que van di­ri­gi­das tan­to al pú­bli­co in­fan­til como a los adul­tos que los acom­pa­ñan. Es­te fe­nó­meno ha cam­bia­do por com­ple­to la ma­ne­ra de tra­ba­jar de los di­se­ña­do­res de per­so­na­jes, por­que aho­ra de­ben pen­sar en una au­dien­cia más am­plia y adap­tar sus crea­cio­nes pa­ra otras industrias, como la de los gad­gets y los vi­deo­jue­gos. Uno de los pro­fe­sio­na­les más res­pe­ta­dos de es­te sec­tor es el bar­ce­lo­nés Car­los Gran­gel, que em­pe­zó su ca­rre­ra a fi­na­les de los años 80 como di­bu­jan­te de có­mics y co­la­bo­ró con di­ver­sas agen­cias de ilus­tra­do­res, has­ta que sin­tió la ne­ce­si­dad de rein­ven­tar­se pro­fe­sio­nal­men­te. “Lle­gó un mo­men­to en que que­ría­mos crear co­sas nues­tras por­que en España era im­po­si­ble pu­bli­car un có­mic de autor”, co­men­ta con voz se­ria. “En­ton­ces hi­ce un cur­so de téc­ni­cas de ani­ma­ción y fui a In­gla­te­rra a bus­car tra­ba­jo”.

En un gi­ro ca­pri­cho­so del des­tino, acep­ta­ron su so­li­ci­tud pa­ra en­trar en el es­tu­dio Am­bli­ma­tion que Ste­ven Spiel­berg ha­bía mon­ta­do en Londres, e in­clu­so tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­no­cer al fa­mo­so di­rec­tor du­ran­te la se­ma­na de prue­ba ini­cial. En­ton­ces sus bo­ce­tos lla­ma­ron la aten­ción de los res­pon­sa­bles de pro­duc­ción y, en se­gui­da, lo con­tra­ta­ron como di­se­ña­dor de per­so­na­jes se­cun­da­rios pa­ra los pro­yec­tos que es­ta­ban desa­rro­llan­do, en­tre los que des­ta­ca­ban Fie­vel va al Oes­te y Bal­to. Aque­lla eta­pa su­pu­so un sal­to cua­li­ta­ti­vo en su for­ma­ción, pues­to que re­ci­bía los guio­nes con las ano­ta­cio­nes de los rea­li­za­do­res y de­bía con­ver­tir sus ideas en imá­ge­nes sor­pren­den­tes. Un ver­da­de­ro re­to pa­ra un jo­ven que so­ña­ba con triun­far en el sép­ti­mo ar­te.

Al ca­bo de cin­co años re­gre­só a su ciu­dad na­tal pa­ra cen­trar­se en Gran­gel Stu­dio, la em­pre­sa de di­se­ño que ha­bía fun­da­do jun­to a su her­mano. Los pri­me­ros en­car­gos vi­nie­ron del mun­do de la pu­bli­ci­dad, aun­que no tar­da­ron en re­ci­bir una lla­ma­da que lo cam­bia­ría to­do y re­pre­sen­ta­ría su pa­sa­por­te a Holly­wood. Coin­ci­dió que en 1994 Spiel­berg ce­rró los es­tu­dios de Londres y se aso­ció con dos mag­na­tes de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to (Jef­frey Kat­zen­berg y Da­vid Gef­fen) pa­ra mon­tar Dream­Works. “Te­nían que em­pe­zar a pro­du­cir de in­me­dia­to y con­tac­ta­ron con la gen­te que ya co­no­cían de la eta­pa in­gle­sa”, ex­pli­ca des­de su des­pa­cho. “Allí nos jun­ta­mos vie­jos ami­gos y mu­chos pro­fe­sio­na­les que ve-

nían de Dis­ney”. Los pro­duc­to­res ame­ri­ca­nos sa­bían que Car­los Gran­gel que­ría vi­vir en Barcelona, por es­te mo­ti­vo le pro­pu­sie­ron que via­ja­ra a Ca­li­for­nia du­ran­te unos meses pa­ra pre­pa­rar El prín­ci­pe de Egip­to y después man­tu­vie­ron ese sis­te­ma de tra­ba­jo a dis­tan­cia pa­ra crear tí­tu­los tan ta­qui­lle­ros como La ru­ta ha­cia El Do­ra­do y Spi­rit. In­clu­so re­cha­za­ron el guion de Sh­rek y op­ta­ron por ha­cer Hor­mi­gaz, dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da que mar­ca­rían el ini­cio de la épo­ca do­ra­da de la ani­ma­ción en 3D.

Mien­tras es­ta­ban in­mer­sos en la pro­duc­ción de Ma­da­gas­car en el 2004, re­ci­bie­ron otra lla­ma­da que los lle­va­ría ha­cia nue­vos te­rri­to­rios crea­ti­vos. El di­rec­tor Tim Bur­ton ha­bía vis­to su tra­ba­jo pa­ra un cor­to no­mi­na­do a los Óscar y les pro­pu­so par­ti­ci­par en su si­guien­te aven­tu­ra: La no­via ca­dá­ver. Los di­rec­ti­vos de Dream­Works no se opu­sie­ron a que los her­ma­nos Gran­gel se alia­ran con War­ner Bros. por­que se tra­ta­ba de un fil­me en stop mo­tion (una téc­ni­ca de ani­ma­ción tra­di­cio­nal fo­to­gra­ma a fo­to­gra­ma) y es­to no su­po­nía una com­pe­ten­cia pa­ra sus lar­go­me­tra­jes. “Tim Bur­ton tie­ne una ca­li­dad ar­tís­ti­ca enor­me y po­dría ha­ber he­cho la pe­lí­cu­la él so­lo, pe­ro qui­so com­par­tir­la con no­so­tros”, afir­ma con una son­ri­sa. “Fue el pro­yec­to en el que más nos in­vo­lu­cra­mos por­que em­pe­za­mos de ce­ro y lle­ga­mos has­ta la su­per­vi­sión del mer­chan­di­sing”. Su estilo in­con­fun­di­ble que­dó re­fle­ja­do tan­to en los pro­ta­go­nis­tas como en los es­pec­ta­cu­la­res de­co­ra­dos y to­dos los ob­je­tos de épo­ca que apa­re­cen en la his­to­ria.

Gra­cias a su ex­pe­rien­cia, Car­los Gran­gel es cons­cien­te de que el va­lor de su tra­ba­jo re­si­de en la ori­gi­na­li­dad y en la vo­lun­tad de su­pe­rar­se con ca­da pe­lí­cu­la. Por es­te mo­ti­vo no acep­ta se­gun­das par­tes y ha lo­gra­do crear al­gu­nas de las imá­ge­nes más icó­ni­cas del ci­ne de ani­ma­ción ac­tual.

Car­los Gran­gel na­ció en Barcelona en 1963 y em­pe­zó su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en el mun­do del có­mic. A fi­na­les de los años 80 dio el sal­to al ci­ne de ani­ma­ción y, jun­to a su her­mano, fun­dó Gran­gel Stu­dios pa­ra aden­trar­se en el mer­ca­do internacional.

Pá­gi­na an­te­rior. Di­se­ño de los per­so­na­jes de la pe­lí­cu­la Ma­da­gas­car (2005).

En es­ta pá­gi­na. Bo­ce­tos pre­li­mi­na­res de los pro­ta­go­nis­tas de Kung Fu Pan­da (2008), La no­via ca­dá­ver (2005) y Có­mo en­tre­nar a tu dra­gón (2010)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.