Mi­guel To­rres

Mi­guel To­rres es el di­rec­tor ge­ne­ral de las pres­ti­gio­sas bo­de­gas que lle­van el nom­bre de su fa­mi­lia des­de ha­ce cin­co ge­ne­ra­cio­nes y ha lo­gra­do con­ver­tir es­ta em­pre­sa en un re­fe­ren­te internacional. Ade­más, es­tá apos­tan­do por la in­no­va­ción y la vi­ti­cul­tu­ra

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Da­vid Mo­reu FOTOS Fla­mi­nia Pe­laz­zi

La in­no­va­ción y la vi­ti­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca cla­ves en el desa­rro­llo de Bo­de­gas To­rres

Bo­de­gas To­rres es uno de los gran­des re­fe­ren­tes del sec­tor vi­ní­co­la de nues­tro país y, du­ran­te más de un si­glo, ha per­ma­ne­ci­do fiel a una ma­ne­ra tra­di­cio­nal de en­ten­der la pro­duc­ción y la ex­por­ta­ción de sus pro­duc­tos. Nos he­mos en­con­tra­do con Mi­guel To­rres pa­ra co­no­cer los re­tos tec­no­ló­gi­cos que afron­ta es­ta em­pre­sa fa­mi­liar en pleno si­glo XXI y sa­ber qué me­di­das es­tán desa­rro­llan­do pa­ra re­du­cir el im­pac­to so­bre el me­dioam­bien­te. Una mi­ra­da al pa­sa­do pa­ra en­ten­der los vi­nos del fu­tu­ro.

For­ma par­te de la quin­ta ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia To­rres de­di­ca­da al mun­do vi­ní­co­la. ¿Qué apren­dió du­ran­te su ju­ven­tud en es­tos vi­ñe­dos que le ha­ya re­sul­ta­do útil en su ca­rre­ra?

De mi pa­dre he apren­di­do el es­fuer­zo, la de­di­ca­ción y el amor por la tie­rra por­que él, a sus 75 años, si­gue sien­do un apa­sio­na­do de la vi­ña y es­te es el lu­gar don­de me­jor se en­cuen­tra. De mi ma­dre he he­re­da­do la fa­ce­ta ar­tís­ti­ca, por­que en sus cua­dros pue­de apre­ciar­se una in­ter­pre­ta­ción pro­pia del Pe­ne­dés a ba­se de los co­lo­res tí­pi­cos. En cier­to mo­do, es­ta vi­sión ha aca­ba­do re­fle­ja­da en las eti­que­tas de los vi­nos. Ade­más, mi abue­lo nos en­se­ñó que pa­ra ex­por­tar ha­cían fal­ta tres co­sas muy sen­ci­llas: ha­blar idio­mas, dis­po­ner de bue­nos vi­nos y te­ner una ma­le­ta. Hoy con­ti­nua­mos ha­cién­do­lo de la mis­ma ma­ne­ra.

Uno de los pa­rá­me­tros ina­mo­vi­bles de su em­pre­sa ha si­do la au­to­fi­nan­cia­ción. ¿Có­mo va­lo­ra el re­sul­ta­do ob­te­ni­do en unos años de gran evo­lu­ción en el sec­tor del vino?

Una de las ven­ta­jas es que so­mos una em­pre­sa fa­mi­liar que ha sa­bi­do com­bi­nar in­no­va­ción con tra­di­ción, y es­to nos per­mi­te in­ver­tir a lar­go pla­zo. Den­tro de tres años cum­pli­re­mos nues­tro 150 aniver­sa­rio como pro­duc­to­res vi­ní­co­las, pe­ro al mis­mo tiem­po nos gus­ta estar a la van­guar­dia de la tec­no­lo­gía y de to­do aque­llo que pue­da apor­tar­nos co­no­ci­mien­to pa­ra ha­cer vi­nos más des­ta­ca­dos. Siem­pre de­ci­mos que to­da­vía no he­mos lan­za­do nues­tros vi­nos idea­les y pen­sa­mos que en la si­guien­te aña­da, gra­cias a to­do es­te apren­di­za­je, se­re­mos ca­pa­ces de ha­cer­lo un po­co me­jor.

Du­ran­te su eta­pa al fren­te de Bo­de­gas To­rres en Chi­le, de­ci­dió in­ver­tir más re­cur­sos en sos­te­ni­bi­li­dad y vi­ti­cul­tu­ra or­gá­ni­ca. ¿Có­mo vi­vió esa ex­pe­rien­cia en el ex­tran­je­ro?

Lo re­cuer­do como una aven­tu­ra por­que fui a un país muy le­jano don­de to­da­vía ha­bía mu­chas co­sas por ha­cer. La vi­ti­cul­tu­ra chi­le­na no es tan an­ti­gua como la es­pa­ño­la y aún que­dan va­rios lu­ga­res don­de pue­den plan­tar­se viñas. En aque­llos años di­mos un sal­to y to­dos nues­tros vi­ñe­dos fue­ron cer­ti­fi­ca­dos como vi­ti­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca y de co­mer­cio jus­to, lo que en in­glés se lla­ma fair­tra­de. In­clu­so con­se­gui­mos re­cu­pe­rar la va­rie­dad País, que es la más an­ti­gua que lle­gó a esas tie­rras gra­cias a los mi­sio­ne­ros es­pa­ño­les y hoy es­tá de mo­da. Es­to ha ayu­da­do a que mu­chas fa­mi­lias en el cam­po pue­dan te­ner más ca­li­dad de vi­da de­bi­do a que es­tas uvas se es­tán ven­dien­do me­jor. Sin du­da, Chi­le se­gui­rá dan­do gran­des vi­nos en el fu­tu­ro.

Ha­ce tres dé­ca­das, su fa­mi­lia em­pe­zó a re­cu­pe­rar va­rie­da­des de uva au­tóc­to­na que se creían ex­tin­gui­das en el Pe­ne­dés. ¿Qué pue­de con­tar­nos so­bre es­te pro­yec­to de ar­queo­lo­gía del vino?

To­do em­pe­zó cuan­do un pro­fe­sor de vi­ti­cul­tu­ra fran­cés le di­jo a mi pa­dre que, se­gu­ra­men­te, cier­tas va­rie­da­des ha­brían so­bre­vi­vi­do a la pla­ga de la fi­lo­xe­ra, pe­ro que es­ta­ban re­le­ga­das en bos­ques o en pe­que­ños vi­ñe­dos. En­ton­ces pu­si­mos anuncios en la pren­sa lo­cal pi­dien­do a los vi­ti­cul­to­res que nos avi­sa­ran en ca­so de no co­no­cer la va­rie­dad de al­gu­na de sus ce­pas. Du­ran­te to­dos es­tos años he­mos re­ci­bi­do cien­tos de lla­ma­das y ca­da vez nos he­mos des­pla­za­do pa­ra es­tu­diar­las. Al fi­nal he­mos con­se­gui­do ca­si cin­cuen­ta va­rie­da­des an­ces­tra­les ca­ta­la­nas, con las que aho­ra es­ta­mos em­pe­zan­do a pro­du­cir nues­tros pró­xi­mos vi­nos. Al­gu­nas tie­nen una ex­ce­len­te aci­dez y una ma­du­ra­ción mu­cho más tar­día, al­go que ne­ce­si­ta­re­mos cuan­do suban las tem­pe­ra­tu­ras. Es sor­pren­den­te có­mo una uva del pa­sa­do pue­de con­tri­buir a que po­da­mos se­guir ha­cien­do vino en el fu­tu­ro.

El cam­bio cli­má­ti­co y la pre­ser­va­ción del me­dioam­bien­te son otras preo­cu­pa­cio­nes de su em­pre­sa. ¿Có­mo cree que afec­ta­rá es­te nue­vo pa­no­ra­ma a la pro­duc­ción vi­ní­co­la?

No sa­be­mos qué su­ce­de­rá, pe­ro te­ne­mos cla­ro que las tem­pe­ra­tu­ras con­ti­nua­rán su­bien­do si to­do si­gue igual. Se­gu­ra­men­te en­con­tra­re­mos nue­vas zo­nas vi­ti­vi­ní­co­las, don­de antes ha­cía de­ma­sia­do frío y era im­po­si­ble cul­ti­var la vid. Por ejem­plo, no­so­tros es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do en el Pi­ri­neo. Tam­bién ha­brá de­no­mi­na­cio­nes muy re­co­no­ci­das don­de de-

“ES SOR­PREN­DEN­TE CÓ­MO UNA UVA DEL PA­SA­DO PUE­DE CON­TRI­BUIR A QUE PO­DA­MOS CON­TI­NUAR HA­CIEN­DO VINO EN EL FU­TU­RO”

be­re­mos pro­bar qué va­rie­da­des se adap­ta­rán me­jor por­que to­do el pro­ce­so se vol­ve­rá más com­ple­jo. Si nos fi­ja­mos en los úl­ti­mos trein­ta años en la ma­yo­ría de zo­nas del mun­do, nos da­mos cuen­ta de que las ven­di­mias se han ade­lan­ta­do más de dos se­ma­nas. Es­to es mu­chí­si­mo en po­co tiem­po y ne­ce­si­ta­re­mos va­rie­da­des que ma­du­ren más tar­de.

El pro­gra­ma To­rres & Earth com­pren­de una se­rie de me­di­das pa­ra pa­liar el cam­bio cli­má­ti­co y re­du­cir las emi­sio­nes de CO2 por bo­te­lla de vino pro­du­ci­da…

Nos to­ma­mos muy en se­rio es­te te­ma y de­di­ca­mos apro­xi­ma­da­men­te un 11 % de nues­tras in­ver­sio­nes anua­les a pro­yec­tos con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. He­mos ins­ta­la­do una cal­de­ra de bio­ma­sa que nos per­mi­te re­uti­li­zar los res­tos de la po­da de cin­cuen­ta ki­ló­me­tros al­re­de­dor de las viñas pa­ra crear ener­gía y ha­cer fun­cio­nar la bo­de­ga. Te­ne­mos 18.000 me­tros cua­dra­dos de pla­cas fo­to­vol­tai­cas y so­la­res. In­clu­so el agua que uti­li­za­mos en las ins­ta­la­cio­nes es­tá reapro­ve­cha­da. Des­de el año 2008 he­mos con­se­gui­do re­du­cir en más de un 15 % nues­tra hue­lla de car­bono y la am­bi­ción es lle­gar a un 30 %. Qui­zá es un sue­ño, pe­ro nos gus­ta­ría que, al­gún día, To­rres fue­ra to­tal­men­te au­to­su­fi­cien­te. Por es­te mo­ti­vo in­ver­ti­mos en ener­gías al­ter­na­ti­vas y so­mos unos gran­des pro­mo­to­res de la vi­ti­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca.

A fi­na­les del pa­sa­do año pre­sen­ta­ron el Cu­vée Es­plen­dor 2013 de Var­don Ken­nett, su pri­mer vino es­pu­mo­so ela­bo­ra­do con vi­ñe­dos en al­tu­ra. ¿Qué his­to­ria se es­con­de de­trás de es­te lan­za­mien­to?

Mi her­ma­na ha si­do la enó­lo­ga y ha he­cho un tra­ba­jo ex­traor­di­na­rio por­que tie­ne una gran sen­si­bi­li­dad pa­ra los vi­nos. Es un pro­yec­to ma­ra­vi­llo­so que re­cu­pe­ra la his­to­ria de Daniel Var­don Ken­nett, el pri­mer in­glés que ela­bo­ró vino en la pro­pie­dad de San­ta Mar­ga­ri­da d’Agu­lla­do­lç a prin­ci­pios del si­glo XIX y, en su ho­nor, de­ci­di­mos ha­cer es­te lan­za­mien­to. Sa­be­mos que los gran­des es­pu­mo­sos es­tán ba­sa­dos en la aci­dez y que de­ben te­ner un fres­cor y una ele­gan­cia muy es­pe­cia­les. En­ton­ces fui­mos a las zo­nas al­tas del Pe­ne­dés (a más de 500 me­tros so­bre el ni­vel del mar) bus­can­do es­ta aci­dez, que se trans­mi­te en un pro­duc­to con un lar­go en­ve­je­ci­mien­to.

Por cu­rio­si­dad, ¿tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a Jean Leon?

Cuan­do te­nía quin­ce años, mi pa­dre me di­jo que co­no­ce­ría a un se­ñor que era ín­ti­mo de Ro­nald Rea­gan, que ha­bía si­do ami­go de Ma­rilyn Mon­roe y que ha­cía vi­nos en el Pe­ne­dés. Yo pen­sé que aque­llo era im­po­si­ble. Pe­ro gra­cias a su per­so­na­li­dad y a su for­ma de mi­rar­te, te da­bas cuen­ta de que ese hom­bre era ca­paz de to­do eso y mu­cho más. Era una per­so­na con una gran am­bi­ción y, hoy en día, to­da­vía es una le­yen­da.

La crea­ción de un vino y la con­so­li­da­ción de una em­pre­sa re­quie­ren tiem­po y de­di­ca­ción. ¿Se con­si­de­ra un hom­bre pa­cien­te?

La ver­dad es que no de­ma­sia­do. Por suer­te, mi pa­dre tie­ne una lar­ga ex­pe­rien­cia y siem­pre nos re­cuer­da que to­do re­quie­re su tiem­po. En el mun­do del vino, aun­que ten­gas tus pro­pias ideas, al fi­nal es la na­tu­ra­le­za la que dic­ta qué pue­de dar aque­lla vi­ña o qué pue­de dar de sí ese vino. Se tra­ta de un pro­ce­so pre­cio­so por­que hay un con­tac­to di­rec­to con la tie­rra y eso nos lle­na de ilu­sión. In­clu­so pa­sear en bi­ci­cle­ta en­tre las viñas es un mo­men­to de re­co­ne­xión, de sa­ber que es­te es mi lu­gar. Nos gus­ta­ría te­ner una vi­da muy lar­ga pa­ra po­der ha­cer mu­chos más vi­nos.

Por úl­ti­mo, ¿se ha plan­tea­do qué le­ga­do le gus­ta­ría de­jar a Bo­de­gas To­rres como quin­ta ge­ne­ra­ción? Pue­de que la con­so­li­da­ción de un cam­bio más so­cial y sos­te­ni­ble…

Nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo es tras­pa­sar las bo­de­gas a la si­guien­te ge­ne­ra­ción y con­ti­nuar sien­do una em­pre­sa fa­mi­liar. Es­te es nues­tro sue­ño, más que cual­quier otro. Pe­ro si me pre­gun­tas cuál es el le­ga­do que me gus­ta­ría de­jar­les, es que ver­da­de­ra­men­te vie­ran que so­mos una fa­mi­lia y que nues­tros vi­nos son un fiel re­fle­jo de la iden­ti­dad del te­rreno del que pro­ce­den. Veo a To­rres como un mo­sai­co de pe­que­ños vi­nos en zo­nas muy es­pe­cia­les y con cier­to ca­rác­ter his­tó­ri­co, don­de se ob­ser­ve bien es­ta sin­gu­la­ri­dad y au­ten­ti­ci­dad.

En­tre los ob­je­ti­vos de Bo­de­gas To­rres es­tá el de con­ver­tir­se en una bo­de­ga to­tal­men­te au­to­su­fi­cien­te

Lo­grar que un vino re­pre­sen­te un fiel re­fle­jo de la iden­ti­dad de un te­rreno es una de las má­xi­mas de Mi­guel To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.