FOSTER

La Fun­da­ción Nor­man Foster es­tre­na se­de en Madrid y la ac­ti­vi­dad es­tá sien­do in­gen­te des­de el mi­nu­to uno. Le­jos de bus­car la ju­bi­la­ción, el oc­to­ge­na­rio ar­qui­tec­to bri­tá­ni­co man­tie­ne un rit­mo de ac­ti­vi­dad fre­né­ti­co, siem­pre a la bús­que­da de res­pues­tas an­te

Dapper - - DISEÑO - TEX­TO Txe­ma Iba­rra FOTOS Nor­man Foster Foun­da­tion

NOR­MAN Foster ha da­do un gran re­ga­lo Madrid. El ar­qui­tec­to vi­vo más in­flu­yen­te del mun­do ha de­ci­di­do que su in­men­so ar­chi­vo y la fun­da­ción que lle­va su nom­bre ten­gan su se­de en la ca­pi­tal de España. Las ra­zo­nes pa­ra es­ta elec­ción son tan­to sen­ti­men­ta­les –es­tá ca­sa­do des­de 1996 con la psicóloga y me­ce­nas Elena Ochoa– como la­bo­ra­les, pues tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal en es­te país, en­tre cu­yas obras des­ta­ca el di­se­ño de las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio de Rep­sol, la to­rre Ban­kia y la úl­ti­ma am­plia­ción del mu­seo de El Pra­do, re­cién ad­ju­di­ca­da. Otra co­ne­xión es el gran nú­me­ro de ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les en su es­tu­dio, con cer­ca de 1.500 em­plea­dos re­par­ti­dos por to­do el mun­do. Foster va­lo­ra la for­ma­ción da­da en las es­cue­las es­pa­ño­las y ale­ma­nas.

La fla­man­te Fun­da­ción Nor­man Foster se en­cuen­tra en un an­ti­guo pa­la­ce­te de la ca­lle Mon­te Es­quin­za, don­de la ar­tis­ta Cris­ti­na Igle­sias ha di­se­ña­do una pie­za pa­ra cu­brir par­te del pa­tio de en­tra­da y pro­por­cio­nar un es­pa­cio de som­bra so­bre la fa­cha­da de un nue­vo pa­be­llón, el cual uti­li­za gran­des pa­ne­les au­to­por­tan­tes de vi­drio la­mi­na­do so­bre los que flo­ta una cu­bier­ta de fi­bra de vi­drio sin me­dios vi­si­bles de so­por­te. Es la fir­ma ar­qui­tec­tó­ni­ca de Foster quien ha crea­do la ins­ti­tu­ción pa­ra con­ser­var y di­vul­gar su obra a tra­vés de su ar­chi­vo per­so­nal, así como pa­ra fo­men­tar el pen­sa­mien­to y la in­ves­ti­ga­ción pa­ra ayu­dar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res y ur­ba­nis­tas a an­ti­ci­par­se al fu­tu­ro. “Fun­cio­na­rá de for­ma pa­re­ci­da a una uni­ver­si­dad”, ex­pli­ca el oc­to­ge­na­rio lord, en­tu­sias­ma­do con es­ta ini­cia­ti­va.

A lo lar­go de su ca­rre­ra, Foster ha de­mos­tra­do po­seer una vi­sión ade­lan­ta­da a su tiem­po. El ae­ro­puer­to mo­derno, aquel que su­pu­so el fin de aque­llas shoe bo­xes (ca­jas de

za­pa­tos) que antes se cons­truían, es obra su­ya. Se lo in­ven­tó en Stans­ted, a las afue­ras de Londres, en 1991. La vie­ja ofi­ci­na, otro ca­so de edi­fi­cio os­cu­ro y com­par­ti­men­tal, la erra­di­có con el pro­yec­to de 1969 pa­ra la na­vie­ra Fred Ol­sen, de nue­vo en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca.

Tam­bién con­fron­tó los re­tos me­dioam­bien­ta­les de la edi­fi­ca­ción antes que nadie, ins­pi­ra­do por su maes­tro, el vi­sio­na­rio Ri­chard Buck­mins­ter Fu­ller, y su­yo es el di­se­ño del ae­ro­ge­ne­ra­dor más ex­ten­di­do por to­do el mun­do. Nin­gún desafío le ha que­da­do gran­de. La pro­pia de­fi­ni­ción de la ciu­dad mo­der­na cons­ti­tu­ye uno de sus prin­ci­pa­les des­ve­los en la ac­tua­li­dad. Tie­ne cla­ra la re­ce­ta: “La ciu­dad com­pac­ta es más sos­te­ni­ble. Com­pa­re­mos De­troit y Co­pen­ha­gue, con la mis­ma po­bla­ción y cli­ma pa­re­ci­do. La se­gun­da tie­ne cua­tro ve­ces ma­yor den­si­dad y con­su­me la dé­ci­ma par­te de ener­gía por­que los des­pla­za­mien­tos re­sul­tan más cor­tos”.

So­bre es­te asun­to gi­ra la primera ac­ti­vi­dad pro­gra­ma­da de la Fun­da­ción Nor­man Foster, el fó­rum Fu­tu­re is Now, ce­le­bra­do el 1 de ju­nio en el Tea­tro Real de Madrid y cu­yo plan­tel de po­nen­tes fue sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­lar. Allí es­tu­vie­ron su ín­ti­mo ami­go Mi­chael Bloom­berg, em­pre­sa­rio y tres ve­ces al­cal­de de Nue­va York, los di­se­ña­do­res Marc New­son y Pa­tri­cia Ur­quio­la, el ar­tis­ta Ola­fur Elias­son y Jo­nat­han Ive, je­fe de Di­se­ño de Ap­ple, en­tre otras mu­chas men­tes pre­cla­ras, en­tre ellas el propio Foster, cu­yo le­ga­do es una fi­lo­so­fía de tra­ba­jo ba­sa­da en la cu­rio­si­dad por có­mo fun­cio­na to­do. “To­da­vía vi­si­to fá­bri­cas y ha­blo con sus due­ños. Creo en el es­pí­ri­tu co­la­bo­ra­ti­vo, en ge­ne­rar ener­gía en­tre to­dos. El di­ne­ro es lo de me­nos. Se pue­de ha­cer gran ar­qui­tec­tu­ra con pre­su­pues­tos muy ajus­ta­dos”, di­ce después de ha­ber­lo cons­trui­do to­do.

Nor­man Foster cum­plió 82 años el pa­sa­do 1 de ju­nio al pie del ca­ñón. Arri­ba, la fla­man­te se­de de su fun­da­ción en un pa­la­ce­te de Madrid

Los ob­je­ti­vos de la fun­da­ción son con­ser­var y di­vul­gar la obra de Nor­man Foster a tra­vés de su ar­chi­vo per­so­nal, así como fo­men­tar el pen­sa­mien­to y la in­ves­ti­ga­ción in­ter­dis­ci­pli­nar pa­ra ayu­dar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res y ur­ba­nis­tas a an­ti­ci­par­se al fu­tu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.