BULGARI, ES­PLEN­DOR IM­PE­RIAL

Bulgari pre­sen­ta en Venecia los nue­vos mo­de­los de la co­lec­ción Fes­ta High Je­we­llery, don­de se re­ve­lan, en­tre otros, los “se­cre­tos” del Oc­to Fi­nis­si­mo Tour­bi­llon y el re­loj col­gan­te, ex­po­nen­tes am­bos de la unión de tec­no­lo­gía y di­se­ño que tan bien eje­cu­ta

Dapper - - DISEÑO - TEX­TO Ju­lián Nieto

La Es­cue­la de la Mi­se­ri­cor­dia de Venecia fue el lu­gar ele­gi­do por Bulgari pa­ra la pre­sen­ta­ción de su nue­va co­lec­ción Fes­ta High Je­we­llery. En­tre los in­vi­ta­dos des­ta­ca­ron las mo­de­los Be­lla Ha­did y Lily Al­drid­ge y la ac­triz Ali­cia Vi­kan­der, quie­nes lu­cie­ron du­ran­te to­da la no­che pie­zas per­te­ne­cien­tes a la co­lec­ción que se pre­sen­ta­ba. Por su par­te, el mo­de­lo es­pa­ñol Jon Kor­ta­ja­re­na, tam­bién pre­sen­te, lu­ció uno de los re­lo­jes Bulgari Oc­to.

Bulgari aú­na en es­ta co­lec­ción su al­tí­si­ma ca­pa­ci­dad y sa­voir fai­re pa­ra com­bi­nar den­tro de sus pie­zas de al­ta re­lo­je­ría tan­to el di­se­ño (ADN ge­nuino de sus raí­ces italianas) como la tec­no­lo­gía y pre­ci­sión, ver­da­de­ros leit mo­tiv que Bulgari lle­va a ca­bo en su ma­nu­fac­tu­ra de Sui­za y que da ori­gen a al­gu­nos de los re­lo­jes más icó­ni­cos del pa­no­ra­ma ac­tual.

Por otro la­do, es­ta co­lec­ción Fes­ta High Je­we­llery po­ne de ma­ni­fies­to y re­mar­ca la crea­ción ar­tís­ti­ca de unas jo­yas que son crea­das por la fir­ma ita­lia­na con di­fe­ren­tes téc­ni­cas ar­te­sa­na­les que se han ido trans­mi­tien­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Tra­di­ción y van­guar­dia se unen pa­ra crear unas jo­yas úni­cas. El re­sul­ta­do es una co­lec­ción que tra­ta de ex­pre­sar y desa­rro­llar el con­cep­to de estilo de la mar­ca ita­lia­na me­dian­te un con­jun­to de jo­yas crea­das pa­ra mu­je­res que se de­fi­nen como mo­der­nas, au­da­ces, úni­cas y crea­ti­vas y que po­ne el fo­co en la trans­mi­sión de una ma­ne­ra de ver la jo­ye­ría du­ran­te si­glos me­dian­te pie­zas sim­bó­li­cas, re­lo­jes ma­ra­vi­llo­sos y ge­mas ex­cep­cio­na­les.

Hay pie­zas de es­ta co­lec­ción que lla­man la aten­ción de to­do aman­te de la jo­ye­ría, la re­lo­je­ría y, en es­pe­cial, del universo Bulgari. Buen ejem­plo de ello es el Oc­to Fi­nis­si­mo Tour­bi­llon Mo­ne­te. Es­te mo­de­lo re­pre­sen­ta el me­jor ex­po­nen­te de la com­bi­na­ción de al­ta re­lo­je­ría y al­ta jo­ye­ría im­preg­na­da por los dos mil años de his­to­ria que pue­den en­con­trar­se en la mo­ne­da que “ocul­ta” la ca­ja del re­loj. Fue en los años 70 cuan­do Bulgari em­pe­zó a in­cor­po­rar en sus crea­cio­nes de jo­ye­ría a es­tos tes­ti­gos de la his­to­ria, ob­je­tos de la cul­tu­ra y de la eter­ni­dad del im­pe­rio ro­mano. La co­lec­ción Mo­ne­te (mo­ne­da, en cas­te­llano) sim­bo­li­za la quin­tae­sen­cia del es­pí­ri­tu que im­preg­na Bulgari: atre­ver­se a ha­cer lo ines­pe­ra­do, ir a don­de otros no se aven­tu­ran, así como afir­mar los la­zos du­ra­de­ros de la mai­son con sus an­ti­guos orí­ge­nes.

La ca­ja, oc­to­go­nal y fa­bri­ca­da en oro rosa de 18 qui­la­tes (30 me­tros de her­me­ti­ci­dad) in­cor­po­ra una mo­ne­da de pla­ta en la que se pue­de apre­ciar la ima­gen del em­pe­ra­dor Cons­tan­tino Au­gus­to (Cons­tan­tino el Gran­de) lu­cien­do una dia­de­ma a la que acom­pa­ña la ins­crip­ción en la­tín Avgvstvs. En el re­ver­so de es­ta, po­de­mos ob­ser­var una ra­ma de lau­rel con la ins­crip­ción la­ti­na Cae­sar.

Gra­cias a la in­ven­ción del sis­te­ma de aper­tu­ra ac­ti­va­do al pre­sio­nar la co­ro­na y a la co­lo­ca­ción de la mo­ne­da en el bi­sel del re­loj, el Oc­to Fi­nis­si­mo Tour­bi­llon Mo­ne­te di­bu­ja una lí­nea sim­bó­li­ca en­tre el po­der de un di­se­ño oc­to­go­nal y el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co le­ga­do por el em­pe­ra­dor Cons­tan­tino el Gran­de, a quien de­be­mos la cons­truc­ción dis­tin­ti­va de la Ba­sí­li­ca de Ma­jen­cio, en Ro­ma, con sus ar­cas de te­cho oc­to­go­nal.

Otra de las pie­zas que más lla­mó la aten­ción den­tro de es­ta co­lec­ción Fes­ta fue el re­loj col­gan­te Mo­ne­te, tam­bién de for­ma oc­to­go­nal, y cu­yo ori­gen crea­ti­vo na­ce de un en­fo­que de­ci­di­da­men­te orien­ta­do a la jo­ye­ría. La cu­bier­ta de es­te re­loj “se­cre­to” es­tá co­ro­na­da por una mo­ne­da que equi­va­lía a cua­tro drac­mas (te­tra­drachm), que re­pre­sen­ta a Ale­jan­dro Magno, rey de Ma­ce­do­nia y con­quis­ta­dor del Im­pe­rio Per­sa. Al abrir­se, es­te re­ve­la el mo­vi­mien­to de un tour­bi­llon de oro to­tal­men­te es­que­le­ti­za­do, pro­te­gi­do por un es­tu­che oc­to­go­nal que for­ma el col­gan­te, ela­bo­ra­do en oro rosa de 18 qui­la­tes y que es­tá fa­bri­ca­do con dia­man­tes y ru­bíes. El col­gan­te es­tá sus­pen­di­do de una só­li­da ca­de­na de oro de 90 cen­tí­me­tros con en­la­ces geo­mé­tri­cos.

La ca­ja oc­to­go­nal del re­loj Mo­ne­te es de 41 mi­lí­me­tros de diá­me­tro. Y si en la ca­ra an­te­rior apa­re­ce Ale­jan­dro Magno, en la pos­te­rior se pue­de apre­ciar una di­vi­ni­dad sos­te­nien­do un ce­tro y un águi­la.

Es­tas dos crea­cio­nes úni­cas de Bulgari rinden ho­me­na­je a la cos­tum­bre adop­ta­da por los ro­ma­nos, a par­tir del si­glo III d. C., de usar ador­nos com­pues­tos de mo­ne­das de oro que con­me­mo­ra­ban el tra­ba­jo ar­tís­ti­co rea­li­za­do por or­fe­bres en me­ta­les pre­cio­sos.

El re­loj col­gan­te Mo­ne­te tie­ne una ca­ja de 41 mi­lí­me­tros. La ca­de­na es de oro rosa de 18 k y se acom­pa­ña de 1.270 dia­man­tes y 252 ru­bíes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.