Za­lon

Za­lon des­cu­brió la música sien­do un ado­les­cen­te y se con­sa­gró co­mo co­ris­ta de Amy Wi­nehou­se. Hoy dis­fru­ta de éxi­to in­ter­na­cio­nal gra­cias a su álbum ‘Li­quid So­nic Sex’

Dapper - - SUMARIO -

Con­sa­gra­do co­mo co­ris­ta de Amy Wi­nehou­se, hoy dis­fru­ta del éxi­to gra­cias a su tra­ba­jo Li­quid So­nic Sex

Ce­rre­mos los ojos y de­je­mos bai­lar el al­ma. No exis­te me­jor ma­ne­ra pa­ra aden­trar­nos en un gé­ne­ro mu­si­cal del que ya se ha con­ta­do prác­ti­ca­men­te to­do, aun­que siem­pre nos de­pa­ra gran­des sor­pre­sas. Si via­ja­mos en el tiem­po, es evi­den­te que el soul tu­vo su mo­men­to de es­plen­dor en los años 60, cuan­do Nor­tea­mé­ri­ca es­ta­ba di­vi­di­da por la se­gre­ga­ción ra­cial y aque­llas can­cio­nes hi­cie­ron bai­lar a blan­cos y a ne­gros por igual. Hoy ha per­di­do su ca­rác­ter reivin­di­ca­ti­vo, pe­ro ha con­sa­gra­do a ar­tis­tas de to­dos los rin­co­nes del mun­do y sue­na en los clu­bes más pres­ti­gio­sos.

Uno de los nom­bres con ma­yor pro­yec­ción es el del bri­tá­ni­co Za­lon, un jo­ven de voz pro­di­gio­sa que se crió a las afue­ras de Londres en la dé­ca­da de los 80 y des­cu­brió su pa­sión por la música gra­cias a la in­fluen­cia de sus pa­dres. No en vano, su ca­sa es­ta­ba re­ple­ta de ins­tru­men­tos y pu­do dar rien­da suel­ta a su crea­ti­vi­dad des­de una edad muy tem­pra­na. “Siem­pre he que­ri­do de­di­car­me a la música”, nos cuen­ta el in­tér­pre­te. “Era ha­bi­tual que in­ter­pre­ta­ra el pa­pel pro­ta­go­nis­ta en las obras de tea­tro del co­le­gio y en la igle­sia me de­ja­ban ser el vo­ca­lis­ta prin­ci­pal por­que le po­nía mu­cha pa­sión”.

Su ca­rre­ra em­pe­zó co­mo co­ris­ta en la banda del can­tan­te ame­ri­cano Fred­die Lee cuan­do era so­lo un vein­tea­ñe­ro. En­ton­ces rea­li­za­ron una gi­ra por In­gla­te­rra in­ter­pre­tan­do clá­si­cos del soul y des­cu­brió la ma­gia de unas can­cio­nes que ha­bían de­fi­ni­do una épo­ca irre­pe­ti­ble. Gra­cias a ese éxi­to, lo con­tra­ta­ron pa­ra ac­tuar en el club 10 Rooms de Londres y allí com­par­tió no­ches sal­va­jes jun­to a es­tre­llas co­mo Black Eyed Peas, Sean Paul y Pha­rrell Wi­lliams. Pre­ci­sa­men­te fue en aque­lla sa­la don­de co­no­ció a Amy Wi­nehou­se, una jo­ven que es­ta­ba gra­ban­do su se­gun­do dis­co y to­da­vía no se ha­bía con­ver­ti­do en una ce­le­bri­dad. “Cuan­do edi­tó el álbum Back to Black, me pro­pu­so unir­me a su gru­po co­mo co­ris­ta y sa­lir con ella de gi­ra”, ex­pli­ca el can­tan­te. “No du­dé en acep­tar, y lo que en un prin­ci­pio te­nían que ser seis me­ses de tour se con­vir­tió en seis años re­co­rrien­do el mun­do”.

Des­de su po­si­ción pri­vi­le­gia­da en el es­ce­na­rio, Za­lon fue tes­ti­go de ex­cep­ción del as­cen­so me­teó­ri­co de su ami­ga ha­cia el olim­po de la música. In­clu­so dis­po­nía de unos mi­nu­tos en me­dio de ca­da ac­tua­ción pa­ra in­ter­pre­tar dos te­mas que ha­bía com­pues­to jun­to al pro­duc­tor Mark Ron­son y que em­pe­za­ron a cir­cu­lar por las redes so­cia­les. Aque­lla mon­ta­ña ru­sa de via­jes y de gla­mur tu­vo su mo­men­to cul­mi­nan­te en la en­tre­ga de los pre­mios Grammy del 2008, don­de Amy Wi­nehou­se fue ga­lar­do­na­da con cin­co es­ta­tui­llas. “No pu­di­mos ir a los Es­ta­dos Uni­dos por­que es­tá­ba­mos de gi­ra, pe­ro fue co­mo una ce­le­bra­ción des­de In­gla­te­rra y po­dían ver­nos gra­cias a una pan­ta­lla enor­me”, re­me­mo­ra Za­lon. “Allí es­ta­ban Be­yon­cé, Jay Z y otras es­tre­llas ob­ser­ván­do­nos con aten­ción. Era asom­bro­so que hu­bié­se­mos ge­ne­ra­do un im­pac­to tan gran­de”.

La pren­sa es­ta­ba ren­di­da a sus pies, la fa­ma los acom­pa­ña­ba a to­das par­tes y na­da ha­cia pre­sa­giar que ese cuen­to de ha­das pu­die­ra ter­mi­nar sin pre­vio avi­so. Pe­ro el 23 de ju­lio de 2011, Amy Wi­nehou­se fa­lle­ció de ma­ne­ra re­pen­ti­na en su apar­ta­men­to de Londres y los ti­tu­la­res sen­sa­cio­na­lis­tas no tar­da­ron en dar la vuel­ta al mun­do. En aquel mo­men­to, Za­lon es­ta­ba via­jan­do pa­ra ofre­cer una ac­tua­ción en so­li­ta­rio. “Me en­te­ré al ate­rri­zar en Mar­be­lla y em­pe­cé a re­ci­bir men­sa­jes por Fa­ce­book, in­clu­so me lla­mó mi her­ma­na pa­ra avi­sar­me”, nos cuen­ta con voz se­ria. “Al prin­ci­pio no me lo creí, aun­que des­pués me de­rrum­bé. No

Za­lon abra­zan­do a una emo­cio­na­da Amy Wi­nehou­se du­ran­te la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de los pre­mios Grammy ce­le­bra­da en fe­bre­ro del 2008

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.