Más allá de las pe­sas

No so­lo de man­cuer­nas vive el múscu­lo. El abu­rri­mien­to, la sa­tu­ra­ción y la pér­di­da de elas­ti­ci­dad lle­van ca­da vez más a com­bi­nar las ru­ti­nas en el gim­na­sio con ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. O a des­car­gar adre­na­li­na en cla­ses co­lec­ti­vas has­ta aho­ra co­lo­ni­za­da

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Sa­lo­mé García

No so­lo de man­cuer­das vive el múscu­lo. Na­da como com­ba­tir la sa­tu­ra­ción de gim­na­sio con ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre

DU­RAN­TE LUS­TROS el macho de pu­ra cepa pa­re­cía con­de­na­do a po­ner­se en for­ma en la zo­na de má­qui­nas de mus­cu­la­ción del gim­na­sio, ese re­duc­to con olor a su­dor y tes­tos­te­ro­na y fre­cuen­ta­do por in­con­di­cio­na­les del au­men­to del vo­lu­men mus­cu­lar mal­gré tout.

To­do por con­se­guir un six pack mar­mó­reo y unos bí­ceps como ro­cas. Pa­ra man­te­ner a ra­ya la ba­rri­ga no que­da­ba otra que con­de­nar­se a al­gún ejer­ci­cio ae­ró­bi­co ex­te­nuan­te y ca­si as­cé­ti­co. Y aquí, co­rrer al estilo de Matt­hew Mc­Co­naughey era la ac­ti­vi­dad rei­na.

La fuer­za es­tre­na ca­ra. En los úl­ti­mos años, los es­tu­dios so­bre fisiología hu­ma­na han he­cho tam­ba­lear­se el se­gun­do de esos prin­ci­pios. “El ejer­ci­cio ae­ró­bi­co, ya sea co­rrer, mon­tar en bi­ci o bai­lar, que­ma mu­chas ca­lo­rías du­ran­te el tiempo que se rea­li­za la ac­ti­vi­dad. Al vol­ver al es­ta­do de re­po­so, ese con­su­mo ce­sa. Sin em­bar­go, el anae­ró­bi­co desa­rro­lla el múscu­lo. Es­to ha­ce que una vez que se ha ter­mi­na­do el ejer­ci­cio, el cuer­po si­ga que­man­do ca­lo­rías pa­ra po­der ali­men­tar esas nue­vas fi­bras mus­cu­la­res. Es­te descubrimiento revoluciona el modo en que en­ten­día­mos la pér­di­da de pe­so. Aho­ra sa­be­mos con cer­te­za que pa­ra con­su­mir la gra­sa so­bran­te de­be­mos com­bi­nar la fuer­za con al­gu­na ac­ti­vi­dad ae­ró­bi­ca que for­ta­lez­ca el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar”, apun­ta Marcos Flo­rez, en­tre­na­dor ti­tu­la­do y di­rec­tor de Es­tar en For­ma, una em­pre­sa de pre­pa­ra­do­res fí­si­cos a do­mi­ci­lio.

Las mo­das cam­bian. No so­lo en el modo de ves­tir. Tam­bién en lo que res­pec­ta al cuer­po. En 2018 ni se es­ti­lan los hi­per­mus­cu­la­dos de la era Sch­war­ze­neg­ger ni las man­cuer­nas son la úni­ca al­ter­na­ti­va. Así lo con­fe­sa­ba re­cien­te­men­te el ac­tor Ch­ris Hems­worth en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta W. “Po­si­ble­men­te la pri­me­ra vez que me me­tí en la piel de Thor, allá por 2011, es­tu­vie­ra al­go más desa­rro­lla­do. Pe­ro me sen­tía rí­gi­do, in­có­mo­do. Aho­ra he aña­di­do a mi ru­ti­na mu­chos otros ejer­ci­cios de en­tre­na­mien­to fun­cio­nal y trabajo de la fle­xi­bi­li­dad”. Re­co­no­ce que la ru­ti­na con pe­sas si­gue sien­do una par­te im­por­tan­te de su en­tre­na­mien­to pa­ra man­te­ner ese tor­so cin­ce­la­do que le ha he­cho

fa­mo­so. “Pe­ro veo más im­por­tan­te es­tar ágil. Aho­ra me­to mu­cha ca­ña al bo­xeo y el muay thai. Y ha­go surf y yo­ga”. El aus­tra­liano con­fie­sa que con esta mez­cla no so­lo bus­ca op­ti­mi­zar su for­ma fí­si­ca. “Am­pliar el es­pec­tro de ejer­ci­cios me man­tie­ne a sal­vo del abu­rri­mien­to. Ade­más, sor­pren­der al cuer­po es vi­tal. Si siem­pre ha­ces lo mis­mo, el or­ga­nis­mo se acos­tum­bra y el ren­di­mien­to aca­ba por caer. Así que, si me to­ca día de bra­zos, en­tre se­rie y se­rie ha­go box jumps (sal­tos plio­mé­tri­cos a un ca­jón). In­tro­du­cir una mi­cro-ru­ti­na de car­dio en­tre los ejer­ci­cios de fuer­za pi­lla por sor­pre­sa al cuer­po, le obli­ga a po­ner­se las pi­las y te man­tie­ne a sal­vo de le­sio­nes”. No es­tá so­lo. To­dos los ex­per­tos en ac­ti­vi­dad fí­si­ca coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de cam­biar las ru­ti­nas ca­da cier­to tiempo pa­ra que el cuer­po no se aco­mo­de y ase­gu­rar­se de que, a me­dio pla­zo, se es­tán ac­ti­van­do to­dos los gru­pos mus­cu­la­res.

El par­que es el gim­na­sio. El ne­go­cio del bie­nes­tar fí­si­co vive días de vino y ro­sas. Abren gim­na­sios de to­dos los pre­cios en ca­da dis­tri­to. Pa­ra­le­la­men­te, cre­ce un mo­vi­mien­to que hu­ye del am­bien­te a veces as­fi­xian­te de los cen­tros de­por­ti­vos en­tre cua­tro paredes. Se bus­ca con­quis­tar la ca­lle, con­ver­tir­la en un gim­na­sio sin lí­mi­tes. Es el street wor­kout. Ins­pi­ra­do en el en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, el cross­fit y el

par­kour, con­vier­te los es­pa­cios pú­bli­cos ex­te­rio­res en gim­na­sios im­pro­vi­sa­dos. A di­fe­ren­cia del par­kour, don­de se tra­ta de sal­var los obs­tácu­los, aquí se aprovecha la oro­gra­fía y el mo­bi­lia­rio ur­bano pa­ra ejer­ci­tar el cuer­po. Es­ca­lo­nes, ba­ran­di­llas, pos­tes, ban­cos… “Sen­ta­dos en el sue­lo con las pier­nas es­ti­ra­das y apo­yan­do los bra­zos en un ban­co po­de­mos tra­ba­jar los bí­ceps; si sal­ta­mos so­bre el ban­co, ejer­ci­ta­mos glú­teos y el tren in­fe­rior; las ba­ran­di­llas nos va­len pa­ra sal­tar­las o pa­ra pa­sar por de­ba­jo a modo de sen­ta­di­llas… Y, por su­pues­to, es­ca­lo­nes y ram­pas nos van a po­ten­ciar el trabajo de glú­teos y car­dio­vas­cu­lar”, apun­ta Iña­ki García, atle­ta de Ree­bok e ins­truc­tor de Les Mills. To­do va­le pa­ra ha­cer do­mi­na­das, fle­xio­nes, sen­ta­di­llas o ejer­ci­cios de bí­ceps. El pro­pio pe­so del cuer­po sus­ti­tu­ye a las man­cuer­nas. Bue­nas no­ti­cias pa­ra quie­nes so­lo desean en­du­re­cer, pe­ro no desa­rro­llar re­mo­li­nos mus­cu­la­res a lo Dway­ne John­son. A cam­bio, se con­quis­ta la es­ce­no­gra­fía ur­ba­na. Y se dis­fru­ta de una ac­ti­vi­dad lú­di­ca al ai­re li­bre des­pués de mu­chas ho­ras en­ce­rra­dos en la ofi­ci­na.

¿Bai­la­mos? De Ja­ne Fon­da a Eva Na­sa­rre, las cla­ses co­lec­ti­vas de cual­quier gim­na­sio tra­di­cio­nal­men­te han si­do el co­to pri­va­do de las mu­je­res. Tan­to más si se tra­ta­ba de co­reo­gra­fías bai­lon­gas, llá­me­se ae­ró­bic o zum­ba. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años, las dis­tan­cias se acor­tan. “Una de las ra­zo­nes es que se ha am­plia­do el ran­go de mo­vi­mien­tos. Ya no es so­lo bai­le li­ge­ro o mo­vi­mien­to de ca­de­ras con rit­mo. Hay mu­cho trabajo de fuer­za con do­mi­na­das, sen­ta­di­llas, bur­pies…”, co­men­ta Dia­na Se­re­na, ins­truc­to­ra de

strong by zum­ba, una dis­ci­pli­na re­cién crea­da a me­dio ca­mino en­tre el en­tre­na­mien­to HIIT y el bai­le fre­né­ti­co, con mo­vi­mien­tos sin­cro­ni­za­dos con una ban­da so­no­ra com­pues­ta ex pro­fe­so pa­ra esas ta­blas. La mú­si­ca di­na­mi­za la se­sión. E im­pi­de oír re­so­plar al ve­cino de al la­do.

Jus­tin Tim­ber­la­ke, Ch­ris Brown o Ja­son De­ru­lo no du­dan en mos­trar sus ap­ti­tu­des bai­lon­gas en cual­quie­ra de sus vi­deo­clips. Y los hom­bres se vuel­ven a re­en­con­trar con el bai­le sin que su mas­cu­li­ni­dad se vea cues­tio­na­da. Más aún, apro­ve­chan los in­du­da­bles be­ne­fi­cios de las co­reo­gra­fías en su ana­to­mía. “El bai­le nos per­mi­te elon­ga­cio­nes y mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res rít­mi­cos que po­ten­cian la elas­ti­ci­dad cor­po­ral, el gran ta­lón de Aqui­les cuan­do so­lo se ha­cen pe­sas. Ya no se tra­ta de desa­rro­llar fuer­za, sino de to­ni­fi­car y ga­nar agi­li­dad. Por eso ca­da vez más hom­bres se atre­ven con el sh’bam”. Esta ac­ti­vi­dad tras­plan­ta las co­reo­gra­fías de los vi­deo­clips al gim­na­sio: ro­ta­cio­nes de ca­de­ra, gi­ros in­si­nuan­tes, hom­bros que se cim­brean, mi­ra­das sen­sua­les dig­nas de bai­la­rín… “Por fin ellos han en­ten­di­do que co­rrien­do o tra­ba­jan­do con má­qui­nas de mus­cu­la­ción aca­ba­ban per­dien­do ran­go de mo­vi­mien­tos. Y eso es ma­lo pa­ra la vi­da real. Hay mo­men­tos que exi­gen ser como una ga­ce­la. Ves a un hom­bre mo­vien­do ca­de­ras y pel­vis en cla­se y pien­sas ‘ma­dre mía, si es así en el gim­na­sio, có­mo se­rá en la ca­ma’”, de­cla­ra Ra­chel News­ham, di­rec­to­ra del pro­gra­ma Sh’Bam de Les Mills. La otra al­ter­na­ti­va, más enér­gi­ca, son las co­reo­gra­fías con bo­xeo. “Se rea­li­zan a rit­mo tre­pi­dan­te, pe­ro obli­gan a man­te­ner el cuer­po en ten­sión to­da la cla­se. Aunque no lo pa­rez­ca, el gru­po ab­do­mi­nal que más tra­ba­ja es el co­re, obli­ga­do a es­ta­bi­li­zar el cuer­po mien­tras lan­zas gan­chos o pa­ta­das. Si se si­gue a to­pe, en una cla­se se rea­li­zan cer­ca de mil ab­do­mi­na­les”, re­cal­ca Ós­car Pei­ró, di­rec­tor de Smart Club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.