Per­ce­bei­ros

El mar es una se­pul­tu­ra abier­ta. En el ca­bo Ron­cu­do tres cru­ces anó­ni­mas, cla­va­das en las ro­cas, hon­ran a los ma­ri­ne­ros y ma­ris­ca­do­res que el océano se tra­gó. En es­te rin­cón de la Cos­ta de la Muer­te se es­con­de el me­jor per­ce­be de Ga­li­cia

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Ga­lo Mar­tín Apa­ri­cio FO­TO­GRA­FÍAS Da­niel Mar­to­rell

Cuer­po a cuer­po por el rin­cón de la Cos­ta de la Muer­te don­de se es­con­de el me­jor per­ce­be de Ga­li­cia

Al pre­gun­tar a la ma­ris­ca­do­ra Ma­ri Car­men (63 años) si le gus­tan los per­ce­bes, res­pon­de con iro­nía: “A mí lo que me gus­ta es co­brar­los”. Los per­ce­bei­ros tra­ba­jan a con­tra­rre­loj, en­tre las ro­cas y ro­dea­dos de agua. La lu­na y el sol arras­tran las mareas siem­pre pun­tua­les, mar­can­do así el ho­ra­rio la­bo­ral de los per­ce­bei­ros. Lle­van los cálcu­los muy in­terio­ri­za­dos. Es­tos hom­bres y mu­je­res no ne­ce­si­tan ni ta­blas ni apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra des­ci­frar el len­gua­je del océano, de es­te mar que tan­to les da y les qui­ta. El per­ce­bei­ro asi­mi­la esta dua­li­dad por ins­tin­to. Guia­dos por el mis­mo, se mue­ven so­bre las pie­dras en las que rom­pen las olas. En­tre ba­ti­da y ba­ti­da, una tregua, que apro­ve­chan pa­ra co­ger el per­ce­be que se agarra a las ro­cas, mo­men­to en el que afi­nan el oí­do, no de­jan de mi­rar el mar de reojo y po­nen a funcionar sus ma­nos de cru­pier ar­ma­das con una fe­rra­da, el pa­lo de ma­de­ra re­ma­ta­do por una ho­ja de ace­ro en­ca­ja­da a presión con el que se­pa­ran el crus­tá­ceo de la pie­dra. Con otro rá­pi­do mo­vi­mien­to guar­dan lo co­gi­do en una ma­lla de red que cuel­ga de sus cin­tu­ras y por la que se fil­tra el agua pa­ra no car­gar más pe­so de la cuen­ta. Cin­co ki­los es la can­ti­dad má­xi­ma que pue­den ven­der ca­da uno en la lon­ja. Pe­se a que ba­jan to­do el año, Ma­ri Car­men, Luis, Be­ni­to y Án­gel arries­gan más en ve­rano y, so­bre to­do, en Na­vi­dad. En la lon­ja de La Co­ru­ña, en di­ciem­bre de 2017, se pa­ga­ron 207 eu­ros por un ki­lo de per­ce­bes. Ape­nas unas ho­ras más tar­de, en Mer­ca­ma­drid, 280.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.