roger fe­de­rer

Dapper - - MODA - TEX­TO Ariad­na Al­ca­ñiz

A sus 36 años, Roger Fe­de­rer ha vuel­to a con­quis­tar la ci­ma del te­nis mun­dial tras ga­nar el tor­neo de Rot­ter­dam, ce­le­bra­do el pa­sa­do fe­bre­ro. El sui­zo se ha con­ver­ti­do, así, en el te­nis­ta de ma­yor edad en lo­grar­lo, uno de los mu­chos hi­tos de un de­por­tis­ta ya icó­ni­co que a ini­cios de es­te año su­ma­ba su vi­gé­si­mo tor­neo Grand Slam al im­po­ner­se en el Open de Aus­tra­lia. Una ca­rre­ra de le­yen­da que le ha he­cho ga­nar­se la sim­pa­tía de mu­chos, in­clui­da la to­do­po­de­ro­sa di­rec­to­ra de la re­vis­ta

Vo­gue es­ta­dou­ni­den­se, An­na Win­tour.

Con es­tos con­tac­tos no es ra­ro ver a Roger Fe­de­rer en las se­ma­nas de la moda, pues el de­por­tis­ta, ade­más de sen­tar cá­te­dra en la pis­ta de te­nis, tam­bién des­ta­ca en cues­tio­nes de estilo. Más allá de su atuen­do de­por­ti­vo, el look re­cu­rren­te de Fe­de­rer es­tá com­pues­to por unos va­que­ros de cor­te clá­si­co en denim azul, una ca­mi­sa li­sa de manga lar­ga y una bla­zer azul ma­rino, to­dos bá­si­cos del hom­bre DAPPER que el te­nis­ta lle­va con la má­xi­ma na­tu­ra­li­dad. No le van las ten­den­cias más lla­ma­ti­vas, sino que sue­le apos­tar por pren­das clá­si­cas en un estilo muy co­pia­ble don­de no fal­tan tam­po­co la ma­ri­niè­re de en­tre­tiem­po, la ca­za­do­ra bom­ber o el jer­sey de cue­llo al­to.

Cuan­do la oca­sión re­quie­re un plus de for­ma­li­dad, Fe­de­rer de­mues­tra que sa­be lle­var el tra­je o, in­clu­so, el es­mo­quin como po­cos. Y en al­gu­nas de sus apa­ri­cio­nes más so­na­das, se no­ta la in­fluen­cia de An­na Win­tour al apos­tar por to­nos de ten­den­cia como el bur­deos o atre­ver­se con una ame­ri­ca­na con una co­bra bor­da­da en la es­pal­da, como la que lle­vó en la úl­ti­ma ga­la del Me­tro­po­li­tan de Nue­va York. No hay duda de que Fe­de­rer sa­be sa­lir ai­ro­so de cual­quier re­to que se le pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.