Un zo­na pa­ra ca­da oca­sión

Una ca­sa siem­pre es­tá abier­ta a me­jo­ras, y más sa­bien­do que re­por­tan bie­nes­tar per­so­nal. Sin te­ner que ser ex­per­tos en de­co­ra­ción ni ha­cer gran­des cam­bios, ano­ta nues­tras ideas

Dapper - - DISEÑO -

Un es­tu­dio so­bre las actitudes de la po­bla­ción es­pa­ño­la an­te la de­co­ra­ción del ho­gar rea­li­za­do por Iker­fel, es­pe­cia­lis­tas en in­ves­ti­ga­ción y es­tra­te­gia de mer­ca­do, afir­ma que el 87% de los en­cues­ta­dos con­si­de­ra "que no ha­ce fal­ta rea­li­zar gran­des cam­bios en el ho­gar pa­ra me­jo­rar mu­cho la ca­li­dad de vi­da". Y es que es­tá más que de­mos­tra­da la im­por­tan­cia de la de­co­ra­ción de la ca­sa y su re­la­ción di­rec­ta con el bie­nes­tar per­so­nal, lo que se tra­du­ce en más tiempo, me­jor hu­mor, ma­yor ca­li­dad de vi­da y me­jor des­can­so.

No se tra­ta de de­fi­nir si un estilo de­co­ra­ti­vo es más o me­nos ade­cua­do pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo, ya que los gus­tos son muy per­so­na­les, se tra­ta de te­ner una ca­sa or­ga­ni­za­da se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da hom­bre

DAPPER, don­de el es­pa­cio es­té bien apro­ve­cha­do, crean­do rin­co­nes que nos apor­ten un con­fort ex­tra, con mue­bles prác­ti­cos a la vez que es­té­ti­ca­men­te atrac­ti­vos, y que se in­te­gren en el con­jun­to de la es­tan­cia respetando cier­ta ar­mo­nía vi­sual.

El pri­mer pa­so es re­co­no­cer que a nues­tro ho­gar le fal­ta ese plus pa­ra ha­cer­nos sen­tir real­men­te a gus­to cuan­do lle­ga­mos y tam­bién, por qué no, pa­ra pre­su­mir cuan­do hay vi­si­tas. A con­ti­nua­ción, se tra­ta de va­lo­rar de qué ma­ne­ra pue­des im­ple­men­tar di­chas me­jo­ras de acuer­do, tam­bién, con el pre­su­pues­to dis­po­ni­ble, el es­pa­cio exis­ten­te, el tiempo con el que cuen­tas, etc. Pe­ro lo más im­por­tan­te es con­si­de­rar que to­do es­to es una in­ver­sión en tu pro­pio bie­nes­tar dia­rio que lue­go agra­de­ce­rás y pa­ra la cual pue­des inspirarte con­sul­tan­do IKEA.es/ideas.

Rin­cón de lec­tu­ra. Se­gu­ro que tie­nes un es­pa­cio va­cío en ca­sa que no sa­bes có­mo re­sol­ver. Con­viér­te­lo en tu re­fu­gio per­so­nal con pie­zas fun­cio­na­les.

El des­pa­cho en

ca­sa. Bus­ca una pe­que­ña pa­red so­bre la que apo­yar una me­sa, cer­ca de un en­chu­fe, y or­ga­ni­za ahí to­do lo que ten­ga que ver con el trabajo, ya sea en el salón o en el dor­mi­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.