Adiós al chi­co bueno

Le ha cos­ta­do, pe­ro el ac­tor ale­mán-es­pa­ñol ha con­se­gui­do sa­cu­dir­se la eti­que­ta de bue­na­zo y con­ti­núa su im­pa­ra­ble ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal aho­ra tam­bién en la te­le­vi­sión, con la se­rie The Alie­nist

Dapper - - FOCUS -

Sher­lock Hol­mes, Dr. Jekyll y Mr. Hy­de,

Jack el des­tri­pa­dor, Ed­gar Allan Poe… Son al­gu­nos de los nom­bres que Da­niel Brühl (Bar­ce­lo­na, 1978) cre­ció le­yen­do. “Siem­pre me han atraí­do mu­cho las his­to­rias de mis­te­rio y os­cu­ri­dad”, di­ce. Y en su nue­va se­rie, su vuel­ta a la te­le­vi­sión des­pués de más de 20 años (la ale­ma­na Ver­bo­ten Lie­be fue uno de sus pri­me­ros pro­yec­tos), ha po­di­do vol­car to­da esa pa­sión e in­te­rés ju­ve­nil: The Alie­nist es la adap­ta­ción del

best se­ller de Ca­leb Carr (1994) en la que Brühl in­ter­pre­ta al doc­tor pro­ta­go­nis­ta, un hom­bre que ayu­da a encontrar a un ase­sino en se­rie uti­li­zan­do la psi­co­lo­gía. “Me en­can­tó te­ner el lu­jo del tiempo, de po­der pa­sar más tiempo con es­te per­so­na­je fas­ci­nan­te”, ex­pli­ca­ba en el pa­sa­do Fes­ti­val de Ber­lín, don­de, ade­más, pre­sen­ta­ba su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, 7 días en En­teb­be. “Cuan­do aca­bé el ro­da­je de The Alie­nist me que­dé muy tris­te, por­que fue­ron sie­te me­ses de­di­ca­dos a mi per­so­na­je, me dio más pe­na que cual­quier otro ro­da­je”, aña­dió.

El tiempo es una cues­tión que aho­ra Da­niel Brühl cui­da mu­cho. Por­que cum­ple 40 es­te año (“Lle­vo más de 20 en es­to y han pa­sa­do vo­lan­do”, con­fie­sa) y por­que, como pa­dre de un ni­ño, los pro­yec­tos tie­nen que enamo­rar­le mu­cho pa­ra pa­sar tiempo fue­ra de ca­sa. “Y si­gue sien­do di­fí­cil encontrar bue­nos pro­yec­tos”, ase­gu­ra. “Rein­ven­tar­se con­ti­nua­men­te, sor­pren­der a la gen­te, ofre­cer al­go nue­vo es com­pli­ca­do, por eso era así de atrac­ti­vo ha­cer al­go nue­vo pa­ra mí como una se­rie”.

“Me gus­tan las co­me­dias ro­mán­ti­cas, pe­ro no me gus­ta­ría ha­cer eso to­do el ra­to. No me gus­ta sen­tir­me siem­pre có­mo­do”, ex­pli­ca. Su ca­rre­ra lo de­mues­tra: del éxi­to mun­dial de Good Bye, Le­nin!, a vol­ver a tra­ba­jar a su Bar­ce­lo­na

na­tal en Sal­va­dor (Puig An­tich) y a de­mos­trar su do­mi­nio de los idio­mas (ha­bla ale­mán, in­glés, es­pa­ñol, fran­cés, al­go de ca­ta­lán y por­tu­gués) en

Mal­di­tos bas­tar­dos, con Ta­ran­tino. “Aque­llo fue una suer­te pa­ra to­dos”, ad­mi­te. Y, des­pués, Rush fue una nue­va ci­ma.

Es un ac­tor que bus­ca pri­me­ro por his­to­rias, y la de The Alie­nist le con­ven­ció por la po­si­bi­li­dad de me­ter­se en la psi­co­lo­gía (don­de le ayu­dó su mu­jer, psi­có­lo­ga) y por su re­le­van­cia hoy. “Los te­mas que tra­ta aún son de ac­tua­li­dad: la cri­sis mi­gra­to­ria, las di­vi­sio­nes de cla­ses, el aco­so se­xual, la de­sigual­dad de gé­ne­ro”, cuen­ta. “Es muy tris­te que 2018 no sea muy di­fe­ren­te de 1896”. ¿El si­guien­te pa­so? Pro­du­cir esas his­to­rias, como ha he­cho con su si­guien­te fil­me: My Zoe, de Ju­lie Delpy. “Y qui­zá más ade­lan­te di­ri­gi­ré”, son­ríe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.