JOEL ED­GER­TON

EL SE­CRE­TO ME­JOR GUAR­DA­DO DE HOLLY­WOOD

Dapper - - PORTADA - TEX­TO Ire­ne Cres­po FOTOS Sheryl Nields/ Au­gust/Cor­don Press

Joel Ed­ger­ton (Aus­tra­lia, 1974) es­tá ca­sa­do con su trabajo. De­ci­dió com­pro­me­ter­se con el ci­ne, como ac­tor, pro­duc­tor, guio­nis­ta y di­rec­tor, el día que rom­pió su com­pro­mi­so con la di­se­ña­do­ra Ale­xis Bla­ke, en 2013. “En aquel mo­men­to de­ci­dí que iba a de­jar­me la piel tra­ba­jan­do. Y ese pen­sa­mien­to no ha cam­bia­do na­da. Real­men­te es­toy ca­sa­do con mi trabajo”, ase­ve­ra. On­ce pe­lí­cu­las como ac­tor des­pués, dos de ellas, ade­más, como di­rec­tor, otras tres como guio­nis­ta… “A veces me di­go que de­be­ría to­mar­me un des­can­so, por­que no he pa­ra­do, y ha si­do gra­ti­fi­can­te por un la­do, pe­ro por otro la­do…”.

Por otro la­do, no tiene in­ten­ción de pa­rar se­ria­men­te. So­lo en un mes es­tre­na Go­rrión ro­jo, un th­ri­ller de es­pías jun­to a Jennifer Law­ren­ce; y

Grin­go, di­ri­gi­da por su her­mano Nash, pro­du­ci­da por am­bos y por Char­li­ze The­ron, con quien en pan­ta­lla for­ma una pa­re­ja de egoís­tas gra­cio­sos.

Pa­ra pro­mo­cio­nar am­bas por el mun­do, ha te­ni­do que sa­lir unas se­ma­nas de la sa­la de mon­ta­je, don­de vi­vi­rá en­ce­rra­do has­ta el ve­rano en la edi­ción de su se­gun­do lar­go­me­tra­je como di­rec­tor: Era­sed Boy. Un dra­ma so­cial que na­da ten­drá que ver con el th­ri­ller psi­co­ló­gi­co El re­ga­lo, con el que de­bu­tó en­vuel­to en bue­nas crí­ti­cas.

Des­pués, em­pe­za­rá a ro­dar Bright 2, se­gun­da par­te de la fan­ta­sía cri­mi­nal es­tre­na­da en Net­flix, con Will Smith; y Stin­gray, de Ant­hony Ha­yes. No pa­re­ce que el des­can­so lle­gue. Por­que ocu­rre al­go más: Holly­wood no tiene in­ten­ción de de­jar que Joel Ed­ger­ton se to­me ese me­re­ci­do des­can­so. Aunque dio el sal­to de Aus­tra­lia a Los Án­ge­les pron­to y con­si­guió rá­pi­do su do­sis de pe­que­ños pa­pe­les en gran­des pro­duc­cio­nes (Star Wars

Ep. II y Ep. III, El rey Ar­tu­ro), no fue has­ta que pro­ta­go­ni­zó dos dra­mas aus­tra­lia­nos que vo­la­ron in­ter­na­cio­nal­men­te, The Squa­re (di­ri­gi­da por Nash Ed­ger­ton) y Animal King­dom, cuan­do se em­pe­za­ron a dar cuen­ta de que Ed­ger­ton era ese ac­tor que la in­dus­tria ne­ce­si­ta­ba.

Ac­tor ce­re­bral en el mé­to­do, pe­ro muy fí­si­co por ese as­pec­to ru­do de gran­des ma­nos y mi­ra­da in­ten­sa. Era el nue­vo Russell Cro­we, con las mis­mas ga­nas, pe­ro con me­jor ca­rác­ter. Un hom­bre ca­ma­leó­ni­co que en ca­da pa­pel se ha vuel­to a rein­ven­tar, de El gran Gatsby, con DiCa­prio, a la pre­cio­sa Lo­ving o la ru­da Wa­rrior. Ha pa­sa­do del ro­baes­ce­nas al cen­tro de aten­ción y sin me­ter­se en esas ca­jas en­ca­si­lla­do­ras que tan­to gus­tan en Holly­wood, ni te­ner que pa­sar por tí­tu­los en los que no creía.

“Si hu­bie­ra he­cho una pe­lí­cu­la de mier­da, qui­zá aho­ra ten­dría un Ma­se­ra­ti. Pe­ro aho­ra es­ta­ría odián­do­me a mí mis­mo por ha­ber he­cho esa mier­da”, con­fie­sa.

Ed­ger­ton es­tá ca­sa­do con su trabajo por­que des­cu­brió el ci­ne vien­do pe­lí­cu­las con su ma­dre y su her­mano. “Mi ma­dre nos ha­cía ver th­ri­llers que pro­ba­ble­men­te no se­rían pa­ra nues­tra edad por­que ella te­nía mie­do”, cuen­ta Nash Ed­ger­ton, su her­mano ma­yor. Des­pués, su pa­dre com­pró una cá­ma­ra de ví­deo y em­pe­za­ron a gra­bar pe­lí­cu­las ca­se­ras. Cuan­do aca­bó el ins­ti­tu­to, Joel ya sa­bía que que­ría ser ac­tor, y po­co des­pués arras­tró a su her­mano con él. Aho­ra los dos tie­nen una pro­duc­to­ra y mu­chas ga­nas de se­guir man­te­nien­do un prós­pe­ro ma­tri­mo­nio con su trabajo.

Pro­ta­go­ni­za Grin­go, di­ri­gi­da por su her­mano y pro­du­ci­da por am­bos. No es la pri­me­ra vez que tra­ba­jan jun­tos, pe­ro ¿qué te­nía esta pe­lí­cu­la pa­ra que lo hi­cie­ran de nue­vo? Des­de que le man­da­ron el guion a Nash, nos pu­si­mos a pen­sar có­mo yo po­día for­mar par­te de él. Me gus­ta­ba el per­so­na­je, me in­tere­sa­ba es­pe­cial­men­te co­no­cer­le, por­que no he he­cho mu­cha co­me­dia, e interpretar a un per­so­na­jes que es tan im­bé­cil, y ha­cer­lo con Char­li­ze [The­ron], que los dos fu«ra­mos esos te­rri­bles se­res, so­na­ba muy emo­cio­nan­te. Ade­más, cual­quier opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con Nash me gus­ta.

Como di­ce, es su pri­me­ra co­me­dia, una, ade­más, muy os­cu­ra y gam­be­rra. ¿Ne­ce­si­ta­ba sa­lir de su zo­na de con­fort?

Por un la­do sí, pe­ro por otro, Nash es un di­rec­tor al que le gus­ta sor­pren­der a la au­dien­cia y ha­cer­la reír, sin de­jar de to­mar­se el ma­te­rial muy se­ria­men­te. La úni­ca di­fe­ren­cia con otras pe­lí­cu­las es que las si­tua­cio­nes son di­ver­ti­das pe­ro las in­ter­pre­ta­mos muy se­rias. No la in­ter­pre­ta­mos como co­me­dia ton­ta. Como ac­to­res, nues­tra for­ma de tra­ba­jar es muy pa­re­ci­da, so­lo que las si­tua­cio­nes son dis­tin­tas. Pe­ro sí fue in­tere­san­te ha­cer una pe­lí­cu­la así con ac­to­res más dra­má­ti­cos. Creo que Char­li­ze es in­creí­ble­men­te di­ver­ti­da. Da­vid [Oye­lo­wo] tam­bién tiene un gran sen­ti­do de la co­me­dia. Y Sharl­to [Co­pley] tam­bién. Son gran­des ac­to­res dra­má­ti­cos, pe­ro en­tien- den la iro­nía de la si­tua­ción y ven có­mo sa­car la par­te hu­ma­na de esos mo­men­tos.

¿Es más fá­cil tra­ba­jar pa­ra su her­mano? ¿O es más com­pli­ca­do por­que es su her­mano y la con­fian­za, a veces, es pe­li­gro­sa?

Te­ne­mos muy bue­na re­la­ción, he­mos tra­ba­ja­do jun­tos, nos que­re­mos, nos gus­ta­mos y tra­ba­ja­mos jun­tos fá­cil­men­te. Ya nos co­no­ce­mos y eso siem­pre lo ha­ce más fá­cil. Cuan­do em­pie­zas un trabajo tie­nes que co­no­cer­te, y eso ya lo te­ne­mos cu­bier­to. Con­fío mu­cho en él, con­fío en sus ha­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas, sé que ha­ce que las co­sas sal­gan bien, que los ac­to­res sal­gan bien, la ac­ción..., tiene un gran sen­ti­do del ci­ne. No es que tra­ba­je con mi her­mano por­que nos ha­ga­mos un fa­vor el uno al otro, lo ha­ce­mos por­que con­fia­mos en lo que ha­ce el otro. Nos gus­ta ayu­dar­nos en dis­tin­tos tra­ba­jos.

¿Pe­ro es di­fe­ren­te cuan­do tra­ba­ja con él a cuan­do lo ha­ce con otros di­rec­to­res?

Es ra­ro por­que, por un la­do, no es di­fe­ren­te de tra­ba­jar con otros, pe­ro sí sien­to que es más fá­cil, le en­tien­do sin te­ner que ha­blar con él. Co­noz­co su len­gua­je cor­po­ral, sé si no es­tá con­ten­to con al­go, no tiene que de­cír­me­lo, lo veo en su cuer­po [ri­sas]. Pe­ro tam­bién es di­fe­ren­te por­que pa­sa­mos mu­cho tiempo fue­ra del set y se­gui­mos ha­blan­do. Si no es­toy di­ri­gien­do, nun­ca iría a bus­car lo­ca­li­za­cio­nes con otros di­rec­to­res, pe­ro como es mi her­mano fui con él a México. Me me­to más en la pre­pro­duc­ción por­que le gus­ta te­ner­me cer­ca. Creo que po­ne­mos ese es­fuer­zo ex­tra por­que so­mos fa­mi­lia, y lo ha­ce­mos como her­ma­nos, por­que nos gus­ta.

Su per­so­na­je, Ri­chard, crea sus pro­pias re­glas, es am­bi­cio­so y tiene po­ca em­pa­tía. ¿Es muy di­fe­ren­te de us­ted?

[Ri­sas] Creo que me es­tre­sa­ría mu­cho y me sen­ti­ría muy cul­pa­ble si vi­vie­ra como Ri­chard. No me gus­ta pen­sar que ser¯D fe­liz si tu­vie­ra una vi­da llena de co­rrup­ción y ava­ri­cia. Sé que ha­go pe­que­ñas co­sas que pue­den pa­re­cer egoís­tas, pe­ro no creo que en la es­ca­la de Ri­chard. Por eso fue es­pe­cial­men­te di­ver­ti­do interpretar a un per­so­na­je que es­tá tan pa­ga­do de sí mis­mo, que no le im­por­ta na­da lo que otros pien­sen de él, es un ig­no­ran­te, es un ca­be­zón. Si eres gua­po y ca­ris­má­ti­co y te gus­ta siem­pre interpretar al mis­mo per­so­na­je, pues muy bien, ha­rás mi­llo­nes. Pe­ro par­te de la di­ver­sión de ser ac­tor es ha­cer co­sas que no ha­ces real­men­te y con las que te sen­ti­rías in­có­mo­do en tu vi­da real. Y en 2018, interpretar a un ame­ri­cano mal­edu­ca­do ha­cia los me­xi­ca­nos, muy co­di­cio­so, que bus­ca so­lo su be­ne­fi­cio pro­fe­sio­nal y per­so­nal, creo que es muy opor­tuno, dis­fru­té es­tan­do en el la­do equi­vo­ca­do del de­ba­te por­que pue­do ser estúpido y ex­ce­si­vo.

Grin­go des­ta­ca, pre­ci­sa­men­te, por su po­ca co­rrec­ción po­lí­ti­ca, al­go di­fe­ren­te

“Si te gus­ta interpretar siem­pre el mis­mo pa­pel, ha­rás mi­llo­nes. Pa­ra mí ser ac­tor es ha­cer co­sas que te in­co­mo­dan”

en es­tos tiem­pos que vi­vi­mos…

Sí, exac­to, y dis­fru­to es­pe­cial­men­te vien­do a Char­li­ze sien­do ho­rri­ble con to­do el mun­do, di­cien­do co­sas crue­les al per­so­na­je de Da­vid [Oye­lo­wo]. Pe­ro lo bueno de có­mo Nash lo ha re­tra­ta­do es que pue­des reír­te con Char­li­ze y con mi per­so­na­je, pe­ro tam­bién de ellos, por­que son tan es­tú­pi­dos e ig­no­ran­tes, tan co­rrup­tos y te­rri­bles... Me gus­ta ver­la como una pe­lí­cu­la con un de­seo: que los ma­los cae­rán y los pe­que­ños in­di­vi­duos pue­den ga­nar. Es Da­vid con­tra Go­liat. Quie­ro pen­sar que la gen­te bue­na ga­na­rá y los ma­los per­de­rán. A la bue­na gen­te le pa­san co­sas bue­nas, y las ma­las les pa­san a los ma­los. So­lo que en las pe­lí­cu­las ocu­rre más rá­pi­do.

Ha­blan­do de bue­nos y ma­los… ¿Có­mo vive es­te mo­men­to de des­en­mas­ca­rar a los Har­vey Weins­tein y de lu­cha de las mu­je­res? ¿Cree que de ver­dad las co­sas van a cam­biar en la in­dus­tria?

Por su­pues­to, hay un cam­bio. Esta es la pri­me­ra pro­mo­ción que he he­cho des­de que to­do el mo­vi­mien­to em­pe­zó, des­de que Har­vey Weins­tein sa­lió, he es­ta­do en la sa­la de mon­ta­je por mi si­guien­te pe­lí­cu­la, pe­ro lo es­toy si­guien­do, y creo que es un mo­men­to muy im­por­tan­te, es un tiempo es­pe­cial pa­ra el cam­bio, creo que es una gran lección pa­ra el fu­tu­ro, pa­ra una con­duc­ta ge­ne­ral, no so­lo pa­ra la gen­te que es­tá en el po­der, tam­bién pa­ra la gen­te que ha pro­te­gi­do to­do ese sis­te­ma. Una de las co­sas que he vis­to es que la gen­te mo­ral­men­te co­rrup­ta tam­bién son los que han pro­te­gi­do a esas per­so­nas. Cual­quie­ra que ha­ya ayu­da­do a pro­te­ger a esos in­di­vi­duos tam­bién ha apren­di­do una lección. Creo que la gen­te en el fu­tu­ro pen­sa­rá más de­te­ni­da­men­te có­mo com­por­tar­se. Ta­les in­di­vi­duos es­ta­rán más al des­cu­bier­to, por­que ya no ha­brá otra gen­te ni un sis­te­ma que les pro­te­ja.

Si Grin­go tiene un per­so­na­je fe­me­nino agre­si­vo, en Go­rrión ro­jo la pro­ta­go­nis­ta de ac­ción es tam­bién una mu­jer. Son, pro­ba­ble­men­te, dos pe­lí­cu­las que ha­ce cin­co o seis años no ha­bría­mos vis­to.

Exac­to. Sien­to que am­bas son muy opor­tu­nas. Go­rrión ro­jo me lle­gó por­que Fran­cis [Law­ren­ce], el di­rec­tor, me con­tac­tó di­rec­ta­men­te, y so­lo por la idea de tra­ba­jar con Jennifer [Law­ren­ce] ya me pa­re­ció muy atrac­ti­va. Des­pués, to­da la his­to­ria que cuen­ta era muy in­tere­san­te, por­que va so­bre una chi­ca que es em­pu­ja­da por hom­bres po­de­ro­sos a ha­cer al­go que no quie­re [con­ver­tir­se en una es­pía que usa su cuer­po pa­ra sa­car in­for­ma­ción] y tiene que encontrar la for­ma de re­cu­pe­rar su vi­da, qui­tar­se a esos hom­bres de en­ci­ma. Tiene que usar su en­tre­na­mien­to pa­ra de­vol­vér­se­la. Es una pe­lí­cu­la muy os­cu­ra, pe­ro ella lu­cha por ven­gar­se. Una his­to­ria muy opor­tu­na pa­ra hoy, y Jennifer es y ha si­do siem­pre una gran de­fen­so­ra de las mu­je­res. Aquí in­ter­pre­ta a una mu­jer muy fuer­te. Es im­por­tan­te que una pe­lí­cu­la como Go­rrión ro­jo se es­tre­ne aho­ra.

Aho­ra es­tá ter­mi­nan­do su se­gun­da pe­lí­cu­la, Boy Era­sed, ba­sa­da en una no­ve­la. ¿Qué le atra­jo pa­ra que­rer di­ri­gir­la?

En es­tos mo­men­tos es­toy en fa­se de edi­ción de la cin­ta. Aca­bo de sa­lir so­lo pa­ra ha­blar con­ti­go. Me que­dan unos cuan­tos me­ses pa­ra pos­pro­duc­ción y es­pe­ro que se es­tre­ne en oto­ño. Lo es­toy dis­fru­tan­do mu­cho, el te­ma es muy po­lí­ti­co, es so­bre la cul­tu­ra re­li­gio­sa que in­ten­ta con­ver­tir a los jó­ve­nes ho­mo­se­xua­les pa­ra que sean he­te­ros. Un hom­bre que pa­só por ello es­cri­bió sus me­mo­rias, las leí y en­se­gui­da qui­se con­ver­tir­lo en una pe­lí­cu­la. Por mu­chas ra­zo­nes: por­que me gus­tó la his­to­ria, me atra­pó to­do por lo que pa­só, la in­jus­ti­cia que tu­vo que vi­vir, pe­ro tam­bién por­que en su co­ra­zón es una his­to­ria de re­den­ción, hay mu­cho te­rreno pa­ra el de­ba­te y pa­ra los per­so­na­jes, in­clu­so cuan­do mu­chos de ellos to­man las de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das, hay es­pe­ran­za y re­den­ción. Vi la pe­lí­cu­la no so­lo como una gran ven­ta­na a un mun­do que no co­no­ce­mos, sino tam­bién como for­ma de ex­po­ner ese mun­do, y tam­bién de em­pe­zar una con­ver­sa­ción. Oja­lá pue­da em­pe­zar un cam­bio en el mun­do de esta gen­te… Tam­bién ha­bla de lo que su­fre la co­mu­ni­dad LGBT, y los jó­ve­nes que no tie­nen la mis­ma li­ber­tad sim­ple­men­te por su se­xua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.