El va­lor de la ex­pe­rien­cia

El te­rreno ga­na­do por el co­mer­cio elec­tró­ni­co de pro­duc­tos de lu­jo ha al­can­za­do ci­fras na­da des­de­ña­bles, pe­ro ¿dón­de que­da la ex­pe­rien­cia de la com­pra?

Dapper - - CONTENTS -

No po­de­mos re­sis­tir­nos a

la evi­den­cia, el co­mer­cio elec­tró­ni­co co­pa mu­chas de las es­fe­ras de nues­tra vi­da. Sin em­bar­go, creo que po­dría afir­mar que ra­ra vez (voy a de­cir­lo con la bo­ca pe­que­ña) me com­pra­ría, vía in­ter­net, un re­loj o una jo­ya sin an­tes ha­ber­la vis­to fí­si­ca­men­te. Lla­mé­mos­lo ser clá­si­ca o, como pre­fie­ro con­si­de­rar­lo, vi­vir la ex­pe­rien­cia de la com­pra en to­da su mag­ni­tud: acu­dir a la jo­ye­ría, de­jar­me ase­so­rar, ob­ser­var de cer­ca la pie­za y ter­mi­nar ad­qui­rién­do­la. No es lo mis­mo que com­prar­la des­de el so­fá. En ab­so­lu­to. No obs­tan­te, la ten­den­cia y las es­ta­dís­ti­cas me lle­van la con­tra­ria. Des­de el des­em­bar­co de Ama­zon, a me­dia­dos de la dé­ca­da de los no­ven­ta, el te­rreno ga­na­do por el

e-com­mer­ce ha ido len­to pe­ro es­ta­ble, has­ta al­can­zar ci­fras na­da des­de­ña­bles. Un con­su­mo que tam­bién ha lle­ga­do al te­rreno del lu­jo y que pa­re­ce encontrar su pú­bli­co com­pra­dor. Eso y más lo re­fle­ja­mos en el ar­tícu­lo Tem­plos del lu­jo, qui­zás mo­ti­va­do por las di­ná­mi­cas del día a día, ca­da vez más apre­su­ra­das, don­de se im­po­ne la in­me­dia­tez más que la con­tem­pla­ción. Pue­de que tam­bién ten­ga al­go que ver la apa­ri­ción en el te­rreno de jue­go de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial, al­go que igual­men­te

ana­li­za­mos en La fa­bu­lo­sa bur­bu­ja de

los mi­llen­nials. To­do ello en un nú­me­ro de ai­res pri­ma­ve­ra­les re­ple­to de ob­je­tos de de­seo, en for­ma de co­la­bo­ra­cio­nes, re­di­se­ños o alo­ca­das pro­pues­tas, que bien se­gu­ro pue­den ad­qui­rir­se en un so­lo clic y sin ne­ce­si­dad de mo­ver­se del lu­gar des­de el que lees es­tas lí­neas. Co­sas del si­glo xxi.

Por eso, en­tre tan­ta tec­no­lo­gía, nos im­pac­ta el tes­ti­mo­nio de los per­ce­bei­ros que, con­tra vien­to y ma­rea, capturan el ma­ris­co que ter­mi­na­rá de­gus­ta­do por los pa­la­da­res más si­ba­ri­tas. Así como nos enamo­ra el trabajo ar­te­sa­nal que las fir­mas re­lo­je­ras lle­van a ca­bo des­de sus ma­nu­fac­tu­ras y que se ma­te­ria­li­za en los mo­de­los pre­sen­ta­dos en el úl­ti­mo Salón de la Al­ta Re­lo­je­ría de Ginebra, y del que te avan­za­mos sus no­ve­da­des en nues­tro cua­der­ni­llo cen­tral.

To­do ello en un nú­me­ro en el que el ca­ma­leó­ni­co ac­tor aus­tra­liano Joel Ed­ger­ton nos ha­bla de sus múl­ti­ples pro­yec­tos, de su com­pro­mi­so con su trabajo, de su ne­ce­si­dad de sa­lir­se de lo es­ta­ble­ci­do pa­ra su­pe­rar­se en di­fe­ren­tes ro­les... Un ti­po ce­re­bral en el mé­to­do de as­pec­to ru­do. Un ti­po DAPPER pa­ra dar la bien­ve­ni­da a la pri­ma­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.