Màxim Huer­ta

Tan so­lo un año des­pués de la apa­ri­ción de su an­te­rior li­bro, Màxim Huer­ta re­tor­na a las li­bre­rías. De nue­vo cen­tra­do en su ca­rre­ra li­te­ra­ria tras su fu­gaz y con­tro­ver­ti­do pa­so por el mun­do de la po­li­ti­ca, el po­pu­lar pe­rio­dis­ta nos des­cu­bre el pro­ce­so vit

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Oriol Ro­drí­guez

A pe­sar de su fu­gaz y con­tro­ver­ti­do pa­so por la po­lí­ti­ca, el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor re­tor­na a las li­bre­rías des­cu­brién­do­nos el pro­ce­so vi­tal del que ha sur­gi­do su úl­ti­ma no­ve­la, ‘Fir­ma­men­to’

Va­ya hi­per­ac­ti­vi­dad... Ha­ce po­co más de un año pu­bli­ca­ba La par­te es­con­di­da del ice­berg (Es­pa­sa, 2017) y aho­ra am­plía su bi­blio­gra­fía con Fir­ma­men­to.

Si se tra­ta de hi­per­ac­ti­vi­dad, me gus­ta­ría ser co­mo Arturo Pé­rez Re­ver­te, que es ca­paz de pu­bli­car tres li­bros en un año (ríe). Más o me­nos, ten­go un rit­mo de un li­bro nue­vo pu­bli­ca­do ca­da año y me­dio. Es­ta vez, es cier­to, so­lo ha pa­sa­do un año. Pe­ro tam­bién de­bo con­fe­sar que em­pe­cé a es­cri­bir Fir­ma­men­to in­clu­so an­tes de po­ner­me con La par­te es­con­di­da del ice­berg.

Aho­ra ya dis­fru­ta de una am­plia y con­so­li­da­da tra­yec­to­ria li­te­ra­ria pe­ro… ¿qué le mo­ti­vó a de­jar el pe­rio­dis­mo y de­di­car­se a la li­te­ra­tu­ra?

Soy hi­jo úni­co y de pe­que­ño una de mis prin­ci­pa­les dis­trac­cio­nes siem­pre fue la lec­tu­ra. Mi ma­dre, una lec­to­ra com­pul­si­va de li­bros, re­vis­tas y pe­rió­di­cos, me re­ga­la­ba li­bros cons­tan­te­men­te. No so­lo eso, sino que tam­bién me gus­ta­ba fic­cio­nar. In­ven­tar­me mun­dos era co­mo una for­ma de huir del mío. Pa­ra mí es­cri­bir era una for­ma de es­ca­par a uni­ver­sos pa­ra­le­los. Yo me cons­truía mi pro­pio Oz en mi ha­bi­ta­ción. Mi ma­dre aún guar­da to­dos los re­la­tos que es­cri­bí de pe­que­ño.

Hay mu­chos es­cri­to­res que des­cri­ben el pro­ce­so del que sa­le una no­ve­la co­mo tor­tuo­so; en su ca­so, ¿dis­fru­ta es­cri­bien­do?

Si qui­sie­ra tor­tu­rar­me pa­ra­ría de es­cri­bir. Ten­go que ad­mi­tir, sin em­bar­go, que sí que fue una tor­tu­ra, una tor­tu­ra emo­cio­nal, es­cri­bir La par­te es­con­di­da del ice­berg. Pe­ro con Fir­ma­men­to que­ría al­go lu­mi­no­so. Que­ría dis­fru­tar y ha­cer al­go así co­mo una cu­ra li­te­ra­ria. Con es­te úl­ti­mo he dis­fru­ta­do al má­xi­mo: na­da de tor­tu­ra y mu­chas ale­grías.

Co­mo ex­pli­ca, Fir­ma­men­to (Es­pa­sa, 2018) es una his­to­ria que te­nía des­de ha­ce tiem­po en la re­cá­ma­ra.

La no­ve­la sur­gió en el mis­mo lu­gar en el que se desa­rro­lla la tra­ma, el Ho­tel For­men­tor. Iba a ir de va­ca­cio­nes con mi pa­re­ja de en­ton­ces pe­ro rom­pi­mos jus­to an­tes de em­pe­zar el via­je. Pe­se a to­do, de­ci­dí que­dar­me con la re­ser­va de la ha­bi­ta­ción. Te­nía una ca­ma enor­me pa­ra mí so­lo. Dor­mí en el me­dio (ríe). Me arran­qué a es­cri­bir y de to­do aque­llo sur­gió Fir­ma­men­to. Per­dí una pa­re­ja, pe­ro ga­né una no­ve­la. Eso fue ha­ce tres años.

¿Por qué ha re­cu­pe­ra­do aho­ra aque­lla his­to­ria?

Em­pe­cé a es­cri­bir Fir­ma­men­to, pe­ro tu­ve que pa­rar por­que sen­tía que te­nía que des­ha­cer­me de ese ta­pón que te­nía en la ca­be­za y que aca­bó sien­do La par­te es­con­di­da del ice­berg. Una vez ter­mi­né mi an­te­rior no­ve­la, con­ti­nué con es­ta nue­va pa­ra dis­fru­tar. Y he dis­fru­ta­do. Es una no­ve­la en la que he reuni­do to­dos los ele­men­tos que me gus­tan: la cos­ta, el mar, el agua sa­la­da; una pa­re­ja; el pa­so del tiem­po y un jue­go de men­ti­ras.

Y los ho­te­les…

¡Y los ho­te­les, cla­ro! Los ho­te­les me pa­re­cen co­mo un duty free hu­mano. Un mi­cro­cos­mos úni­co. Un mon­tón de paí­ses di­fe­ren­tes den­tro de un úni­co edi­fi­cio… De he­cho, es­ta es una his­to­ria de amor, se­xo, de­seo y men­ti­ras den­tro de un ho­tel… pe­ro en ca­mas aje­nas (ríe).

La re­cep­ción de un ho­tel pue­de ser fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra mil y una no­ve­las.

To­tal­men­te. Si eres un po­co cu­rio­so y co­ti­lla pue­des pa­sar­te una ma­ña­na en­te­ra sen­ta­do en el hall de un ho­tel, to­man­do ca­fés y mi­ran­do a los clien­tes en­trar y sa­lir, y te sa­len mi­lla­res de re­la­tos. Un ho­tel es un lu­gar de fron­te­ras, con to­do lo que ello su­po­ne. Mi­rar siem­pre ha si­do mi prin­ci­pal fuen­te de ins­pi­ra­ción. Tam­bién leer mu­cho y ver có­mo lo han he­cho otros. Pe­ro, so­bre to­do, mi­rar en una ca­fe­te­ría, en la ca­lle pa­sean­do, por­que yo pa­seo mu­cho y via­jo, tam­bién. Y mu­chas ve­ces so­lo.

Pa­sear so­lo es la me­jor ma­ne­ra de des­cu­brir una nue­va ciu­dad.

Mo­ver­te so­lo por una ciu­dad, an­dan­do, es la me­jor re­ce­ta pa­ra en­con­trar his­to­rias. Es más, re­co­mien­do mu­chí­si­mo via­jar so­lo por­que dis­fru­tas más del des­tino, te aca­bas co­no­cien­do más a ti mis­mo y, en mi ca­so, co­mo au­tor, me en­cuen­tro con mu­chas ideas pa­ra po­si­bles no­ve­las. ¿O es que las bus­co?

Esa pa­sión por el via­jar tam­bién ha es­ta­do siem­pre muy pre­sen­te en su obra.

Cier­to. La no­che so­ña­da (Es­pa­sa, 2014), por ejem­plo, se cen­tra­ba en un re­por­te­ro fo­to­grá­fi­co que re­co­rría el mun­do. En es­ta no­ve­la, Fir­ma­men­to, el es­cri­tor fan­tas­ma que la pro­ta­go­ni­za tie­ne que ir­se a un ho­tel a aca­bar el li­bro en el que es­tá tra­ba­jan­do. Sí, el mun­do del via­je me nu­tre mu­chí­si­mo.

Y de en­tre to­dos los des­ti­nos, hay uno que le gus­ta es­pe­cial­men­te… Pa­rís.

Pa­rís per­te­ne­ce a mi bi­blio­te­ca vi­tal y per­so­nal. Es­toy mu­cho en Pa­rís. Allí me sien­to bien. Cuan­do de­jé El pro­gra­ma de Ana Ro­sa me fui a vi­vir ahí y aún si­go te­nien­do ca­ma y un mon­tón de ami­gos. Se­gu­ra­men­te, en al­gún mo­men­to en el fu­tu­ro aca­be ins­ta­lán­do­me de­fi­ni­ti­va­men­te en Pa­rís. Es una ciu­dad que me ge­ne­ra un es­ta­do de áni­mo po­si­ti­vo.

Uno de los pro­ta­go­nis­tas de Fir­ma­men­to es un es­cri­tor fan­tas­ma. ¿Al­gu­na vez ha he­cho, co­mo se di­ce en el ar­got li­te­ra­rio, de ne­gro?

Si lo hu­bie­ra he­cho, si lo he si­do, no lo po­dría de­cir (ríe).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.