Al sol que más ca­lien­ta

DAPPER vi­si­ta uno de los tem­plos re­lo­je­ros sui­zos por ex­ce­len­cia: la ma­nu­fac­tu­ra de Gi­rard Pe­rre­gaux en la Chaux de Fonds. Un lu­gar que al­ber­ga una ma­ne­ra di­fe­ren­te de en­ten­der el ar­te de me­dir el tiem­po de una mar­ca que cum­ple 227 años

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO Ju­lián Nie­to

Los bue­nos fil­tros so­la­res son los alia­dos per­fec­tos pa­ra jor­na­das de ex­po­si­ción ba­jo el sol

LA CHAUX DE FONDS es una ciu­dad sui­za si­tua­da en el can­tón de Neu­cha­tel. Apar­te de ser la ciu­dad don­de na­ció el gran ar­qui­tec­to Le Cor­bu­sier, es­ta lo­ca­li­dad es fa­mo­sa por su ori­gi­nal con­cep­to ur­ba­nís­ti­co y por ser uno de los cen­tros de la po­ten­te in­dus­tria re­lo­je­ra sui­za.

Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad des­de el 2009, el tra­za­do ur­bano de la Chaux de Fonds re­cuer­da al de ciu­da­des co­mo Nue­va York y Bar­ce­lo­na, con ca­lles que se cru­zan en per­fec­ta geo­me­tría for­man­do per­fec­tas man­za­nas y ajus­tán­do­se a un es­que­ma abier­to en ban­das pa­ra­le­las en el que se mez­clan do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res y se­des de al­gu­nas de las más pres­ti­gio­sas fir­mas re­lo­je­ras.

En es­ta lo­ca­li­dad tie­ne su se­de Gi­rard Pe­rre­gaux, una de las mar­cas re­lo­je­ras más an­ti­guas. Sus raí­ces se re­mon­tan a Jean-Fra­nçois Baut­te, el mí­ti­co re­lo­je­ro-jo­ye­ro de Gi­ne­bra que co­lo­có su fir­ma en sus pri­me­ras crea­cio­nes en 1791, y que pos­te­rior­men­te ad­qui­rió Gi­rard Pe­rre­gaux en 1906. Gi­rard Pe­rre­gaux fue fun­da­da por el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Cons­tant Gi­rard y Ma­rie Pe­rre­gaux.

La ma­nu­fac­tu­ra Gi­rard Pe­rre­gaux se dis­tri­bu­ye en tres edi­fi­cios muy cer­ca­nos en­tre ellos: uno al­ber­ga los de­par­ta­men­tos de mar­ke­ting, co­mer­cial y ad­mi­nis­tra­ción, en el se­gun­do es don­de real­men­te tie­ne lu­gar el pro­ce­so in­dus­trial y ma­nual de la fa­bri­ca­ción re­lo­je­ra, y el ter­ce­ro, co­no­ci­do co­mo la Vi­lla, es un edi­fi­cio de prin­ci­pios del si­glo XX que re­ci­be a los vi­si­tan­tes y que aú­na a la per­fec­ción la ar­qui­tec­tu­ra in­dus­trial de la épo­ca en es­ta zo­na de Sui­za con un ai­re de man­sión se­ño­rial don­de ma­de­ras, te­chos al­tos y már­mol do­mi­nan por do­quier.

Se­gui­mos el or­den ló­gi­co de pro­duc­ción en re­lo­je­ría y pri­me­ro nos aden­tra­mos en los es­pa­cios don­de las má­qui­nas y el rui­do le ganan el pul­so a la quie­tud y la con­cen­tra­ción que su­po­ne la pos­te­rior fa­se de mon­ta­je y en­sam­bla­mien­to de los mo­vi­mien­tos.

El de­par­ta­men­to me­cá­ni­co, re­ple­to de ca­rí­si­mas má­qui­nas fru­to de la me­jor tec­no­lo­gía cen­troeu­ro­pea, tie­ne una flo­ta de cen­tros de me­ca­ni­za­do que se en­car­ga de la pro­duc­ción de he­rra­mien­tas, pe­que­ñas má­qui­nas y pie­zas des­ti­na­das a la pro­duc­ción de mo­de­los en se­rie y pro­to­ti­pos. Tam­bién se fis­ca­li­zan aquí las he­rra­mien­tas que sir­ven pa­ra res­tau­rar los mo­de­los más an­ti­guos que los clien­tes man­dan a la Vi­lla pa­ra ser re­pa­ra­dos. Tor­nos, pu­li­dos, ce­pi­llos y acei­tes lu­bri­can­tes se mez­clan en las me­sas de tra­ba­jo con he­rra­mien­tas de me­tal de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y tam­bién con un sim­ple tro­zo de ma­de­ra que nos ha­cen ver las dos ca­ras de la fi­lo­so­fía Gi­rard Pe­rre­gaux: tra­di­ción e in­no­va­ción. Ni que de­cir tie­ne que no se ad­mi­ten fa­llos. Cual­quier pie­za de­fec­tuo­sa es re­cha­za­da y el pro­ce­so vuel­ve a po­ner­se en mar­cha. La pre­ci­sión tie­ne un pre­cio.

Con pos­te­rio­ri­dad se pro­du­cen las pie­zas prin­ci­pa­les del mo­vi­mien­to y de la ca­ja me­dian­te má­qui­nas con­tro­la­das nu­mé­ri­ca­men­te por compu­tado­ra (las lla­ma­das CNC). A di­fe­ren­cia del de­par­ta­men­to me­cá­ni­co, que bá­si­ca­men­te fun­cio­na de for­ma se­cuen­cial (una ope­ra­ción tras otra), las má­qui­nas es­tán di­se­ña­das pa­ra rea­li­zar va­rias do­ce­nas de ope­ra­cio­nes de for­ma pa­ra­le­la. Una vez fa­bri­ca­das es­tas pie­zas, pa­san a un de­par­ta­men­to que se en­car­ga de pu­lir­las y de de­co­rar­las con los di­fe­ren­tes es­ti­los y téc­ni­cas que pue­blan las pie­zas y man­dan los cá­no­nes es­té­ti­cos de los mo­vi­mien­tos Gi­rard Pe­rre­gaux.

En el de­no­mi­na­do La­bo­ra­to­rio se tra­ba­ja de for­ma pa­ra­le­la con el De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo y es aquí don­de se va­li­dan fí­si­ca­men­te las di­fe­ren­tes eta­pas de tra­ba­jo que con­lle­va la crea­ción de un mo­vi­mien­to. Aquí se tra­ba­jan con mo­de­los ya fa­bri­ca­dos, con las par­tes de un mo­vi­mien­to y con las de­no­mi­na­das se­ries ce­ro, pro­to­ti­pos de fu­tu­ros mo­vi­mien­tos que po­bla­rán las ca­jas de los nue­vos re­lo­jes de la fir­ma.

El de­par­ta­men­to de in­dus­tria­li­za­ción su­po­ne un puen­te que une el desa­rro­llo y la pro­duc­ción del pro­duc­to. Es­ta­mos en la mi­tad del pro­ce­so. Tra­ba­jo os­cu­ro, de pi­co y pa­la que se di­ce. Aquí se pa­sa de la ma­te­ria pri­ma al pro­duc­to ter­mi­na­do. Es aquí don­de se di­se­ñan las he­rra­mien­tas es­pe­cí­fi­cas que per­mi­ten el pos­te­rior en­sam­bla­je de mo­vi­mien­tos y re­lo­jes.

El de­par­ta­men­to de con­trol de ca­li­dad ve­la por la ido­nei­dad de los com­po­nen­tes de los mo­vi­mien­tos co­mo pa­so pre­vio al mon­ta­je y en­sam­bla­je. En­tre las me­sas, dis­po­si­ti­vos de me­di­ción pa­ra con­tro­lar la re­sis­ten­cia de ma­te­ria­les co­mo di­na­mó­me­tros, pro­yec­to­res de per­fil y es­pec­tró­me­tros. Aquí to­do se com­prue­ba: la es­ta­bi­li­za­ción en los cro­nó­me­tros, la ace­le­ra­ción, los cam­pos mag­né­ti­cos, la pre­ci­sión, la acús­ti­ca, etc. Sin du­da, el de­par­ta­men­to es­tre­lla que siem­pre se lle­va los fo­cos es el de en­sam­bla­do. Aquí es don­de los re­lo­je­ros mon­tan los mo­vi­mien­tos (unos 10.000 al año) que equi­pan la co­lec­ción es­tán­dar de Gi­rard Pe­rre­gaux: aquí se mon­ta, se lu­bri­ca, se ajus­ta y se prue­ba ca­da uno de los mo­vi­mien­tos con los que se tra­ba­ja. El es­ca­pe cons­tan­te, uno de los ma­yo­res lo­gros téc­ni­cos de la re­cien­te his­to­ria de Gi­rard Pe­rre­gaux, tam­bién se tra­ba­ja aquí, aun­que con un es­pa­cio y un per­so­nal ex­clu­si­va­men­te de­di­ca­dos a es­te ca­li­bre.

Los tour­bi­llons y la re­pe­ti­ción de mi­nu­tos tie­nen tam­bién su pro­pio es­pa­cio, el De­par­ta­men­to de Al­ta Re­lo­je­ría. De­bi­do a su com­ple­ji­dad téc­ni­ca, ca­da re­loj de­be ser mon­ta­do ex­clu­si­va­men­te por el mis­mo re­lo­je­ro, en una ta­rea que le lle­va­rá va­rias se­ma­nas. En una pri­me­ra eta­pa se rea­li­za un mon­ta­je de prue­ba del mo­vi­mien­to, pa­ra ajus­tar sus mu­chos com­po­nen­tes pa­ra ajus­tar el so­ni­do en el ca­so de los re­pe­ti­do­res de mi­nu­tos. Cuan­do to­do fun­cio­na per­fec­ta­men­te, se des­mon­ta com­ple­ta­men­te el mo­vi­mien­to, se lim­pian cui­da­do­sa­men­te to­das sus par­tes y se vuel­ve a mon­tar ya de for­ma de­fi­ni­ti­va.

En­tre es­tas sa­las ven la luz re­lo­jes tan icó­ni­cos co­mo el Neo-Tour­bi­llon con tres puen­tes es­que­le­ti­za­dos, el Re­pe­ti­ción de Mi­nu­tos Tri-Axial Tour­bi­llon, el Lau­rea­to Ch­ro­no­graph o el Cat’s Eye Día y No­che. Mues­tras, sin du­da, de una ma­ne­ra muy pe­cu­liar de eje­cu­tar el no­ble ar­te de la re­lo­je­ría.

El edi­fi­cio de la ma­nu­fac­tu­ra de Gi­rard Pe­rre­gaux, que se en­cuen­tra en el co­ra­zón de la Chaux de Fonds, reúne to­dos los ele­men­tos pa­ra que los tra­ba­ja­do­res desa­rro­llen de for­ma efec­ti­va su tra­ba­jo diario

Los mo­de­los más re­pre­sen­ta­ti­vos de Gi­rard Pe­rre­gaux: el Re­pe­ti­ción de Mi­nu­tos Tri-Axial Tour­bi­llon (arri­ba y a la iz­quier­da de es­tas lí­neas), el Tour­bi­llon Tres Puen­tes (cen­tro) y el Lau­rea­to Ch­ro­no­graph (dcha.) son fa­bri­ca­dos en la ma­nu­fac­tu­ra de la Chaux de Fonds

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.