Mar­cial Ál­va­rez

“Siem­pre ima­gino Ma­drid con el mar cer­ca, se­ría la ciu­dad per­fec­ta”

deViajes - - PASIÓN VIAJERA -

De­bu­tó con 16 años en el tea­tro, aunque el éxi­to le lle­gó in­ter­pre­tan­do a Po­pe en la se­rie te­le­vi­si­va El Co­mi­sa­rio. Si­gue su pa­sión por las tablas y es­tá de gi­ra con Du­da Ra­zo­na­ble, una obra que re­vi­sa de for­ma po­co con­ven­cio­nal el te­ma de los ma­los tra­tos, y Un Paseo Ro­mán­ti­co, que arran­ca con la de­cla­ra­ción en Cá­diz del ac­ta cons­ti­tu­cio­nal La Pe­pa. ¿Có­mo reacciona el pú­bli­co con es­ta pues­ta en es­ce­na de nues­tra his­to­ria? Es sor­pren­den­te que an­te una se­mi­lec­tu­ra dra­má­ti­ca, don­de pri­ma la poe­sía y la reali­dad del si­glo XIX, la gen­te sea tan ca­lu­ro­sa. Es una se­rie de mag­ní­fi­cos poe­mas del Ro­man­ti­cis­mo es­pa­ñol, ade­re­za­dos con can­cio­nes y me­lo­días po­pu­la­res, in­ter­pre­ta­dos en vi­vo, que ha­cen muy fá­cil co­nec­tar con el tex­to dra­má­ti­co. Has tra­ba­ja­do en los fes­ti­va­les de Mé­ri­da y Al­ma­gro, ¿qué re­cuer­dos tie­nes? De la ciu­dad ex­tre­me­ña me que­da su hue­lla mi­le­na­ria. De Al­ma­gro no pue­do ol­vi­dar su luz. Y por su­pues­to, me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­sa la gran fies­ta tea­tral y hu­ma­na que se produce en am­bas lo­ca­li­da­des. ¿Qué es lo que más apre­cias de tu ciu­dad, Ma­drid? El mar, siem­pre lo he ima­gi­na­do. Se­ría per­fec­ta, por­que sus cie­los, sus ba­res, sus rin­co­nes y te­ja­dos, son inigua­la­bles. Te gus­ta ir al cam­po, ¿nos re­co­mien­das un es­pa­cio na­tu­ral es­pe­cial en Es­pa­ña? Yo es­toy enamo­ra­do de un au­tén­ti­co pa­raí­so, creo que al­go des­co­no­ci­do. Es la zo­na del pan­tano del Ebro, en­tre las pro­vin­cias de Bur­gos y San­tan­der, con­cre­ta­men­te en Ari­ja. Ve­rás una ver­da- de­ra ex­plo­sión de la na­tu­ra­le­za, con un em­bal­se que pa­re­ce el mar, y una nie­bla al atar­de­cer, es­pec­ta­cu­lar. ¿Nos des­ve­las otro pa­raí­so cer­cano? La is­la de La Pal­ma, es un lu­gar pri­mi­ti­vo y añe­jo. Te lle­va a sen­tir­te un au­tén­ti­co hi­jo de la na­tu­ra­le­za. La gen­te tie­ne mu­cho que ver con el ca­rác­ter ca­ri­be­ño y hay una ale­gría me­lan­có­li­ca que es fan­tás­ti­ca. Ha­ce al­gu­nos años vi­si­tas­te In­dia, ¿qué es lo me­jor y lo peor de es­te país? Me fas­ci­nó su per­fu­me, sus mu­je­res be­llí­si­mas, y el Gan­ges. No me gus­tó na­da la ig­no­ran­cia, la po­bre­za y tan­ta ab­duc­ción re­li­gio­sa. Eres afi­cio­na­do a mon­tar en bi­ci, ¿cuál ha si­do tu úl­ti­ma ru­ta ci­clo­tu­ris­ta? Un re­co­rri­do por Áms­ter­dam, es­tu­ve

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.