La nue­va Ro­ma

deViajes - - PORTADA -

Do­me­ni­co Pas­sa­gri­lli tie­ne sus ta­ller de vi­drio en Mon­ti.

Uno de los en­can­tos de Ro­ma es que na­da en ella cam­bia. Por al­go es co­no­ci­da co­mo la Ciu­dad Eterna. Pe­ro no es así del to­do; tam­bién hay no­ve­da­des, aunque pa­ra en­con­trar­las ha­ya que sa­lir del Cen­tro His­tó­ri­co.

Lo me­jor que ha in­cor­po­ra­do Ro­ma a su ca­tá­lo­go mo­nu­men­tal es el Maxxi (en­tra­da 11 €. www.fon­da­zio­ne­max­xi.it), el nue­vo mu­seo de ar­te y ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­neos en el ba­rrio Fla­mi­nio, cin­co mi­nu­tos en tran­vía ha­cia el nor­te de la Piaz­za del Po­po­lo y la Vi­lla Borg­he­se. Aunque no se­pas apre­ciar el ar­te más mo­derno, de­bes vi­si­tar­lo, por­que su as­pec­to le con­vier­te en un clá­si­co que, pro­ba­ble­men­te, se es­tu­dia­rá en las es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra del fu­tu­ro. La an­glo­ira­quí Zaha Ha­did es la au­to­ra de un pro­yec­to que te pro­po­ne un jue­go en el que edi­fi­cio y pie­zas ex­hi­bi­das se fu­sio­nan y mi­me­ti­zan de tal mo­do que a ve­ces no sa­bes qué per­te­ne­ce a ca­da cual.

El éxi­to de es­te pri­mer ro­man­ce de la ciu­dad con la al­ta ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na no ha tar­da­do en lle­gar y ya son mu­chos, ro­ma­nos y tu­ris­tas, los que de­di­can su tiem­po a vi­si­tar las ex­ce­len­tes ex­po­si­cio­nes de ar­te y ar­qui­tec­tu­ra o la li­bre­ría lle­na de co­sas cu­rio­sas, li­bros y ob­je­tos de di­se­ño.

Y ya que es­tás en es­te ba­rrio, no pue­des de­jar de vi­si­tar el cer­cano Fo­ro Ita­li­co, la ciu­dad de­por­ti­va que Mus­so­lin­ni man­dó le­van­tar en 1928 pa­ra dar rien­da suel­ta a sus de­li­rios de gran­de­za im­pe­rial. Las ins­ta­la­cio­nes se han adap­ta­do a los tiem­pos y se usan fre­cuen­te­men­te. Es el ca­so de las pis­tas de te­nis don­de se dispu­ta el tor­neo de te­nis más im­por­tan­te del país y del Es­ta­dio Olím­pi­co, se­de de los Jue­gos de Ro­ma de 1960 y de los dos clu­bes de la ciu­dad, Ro­ma y La­zio, eter­nos ri­va­les que al­ter­na­ti­va­men­te com­par­ten es­ce­na­rio de glo­rias y mi­se­rias. Co­mo por in­ter­net se pue­den com­prar en­tra­das, tal vez in­clu­so pue­das pre­sen­ciar en di­rec­to al­gún par­ti­do.

Lo que sí es­tá tal y co­mo se con­ce­bió a pe­sar del es­ca­so uso que se le da, es el Sta­di dei Mar­mi, un pe­que­ño es­ta­dio con ape­nas gra­das pe­ro cus­to­dia­do por épi­cas y gigantes es­cul­tu­ras de de­por­tis­tas ta­lla­dos en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.