VIS­TAS DES­DE LAS CO­LI­NAS

deViajes - - PORTADA -

A al­gu­na de las siete co­li­nas es don­de hay que su­bir pa­ra ver las vis­tas más bo­ni­tas. Pe­ro ade­más de vis­tas, los tres mi­ra­do­res que te recomendamos ofre­cen más ex­cu­sas pa­ra su­bir. En el Aven­tino, ac­tual­men­te un re­co­le­to y ex­clu­si­vo ba­rrio re­si­den­cial, pue­des ver las vis­tas que re­ga­la la mirilla de la puer­ta de la Vi­lla del Prio­ra­to de Mal­ta (Piaz­za dei Ca­va­lie­ri di Mal­ta), la cú­pu­la de San Pe­dro del Va­ti­cano per­fec­ta­men­te en­ca­ja­da en un mar­co de se­tos que los ca­ba­lle­ros se en­car­gan de man­te­ner a ra­ya. Con­ti­nuan­do tu paseo por la co­li­na en pa­ra­le­lo al Tí­ber, lle­ga­rás al mi­ra­dor del Jar­dín de los Naranjos, ad­ja­cen­te a la im­pres­cin­di­ble igle­sia pre­ro­mán­ti­ca de San­ta Sa­bi­na. Ba­jan­do la co­li­na vas a lle­gar al Cir­co Mas­si­mo, hoy sólo un enor­me es­pa­cio abier­to don­de se pue­den ver las tra­zas de lo que fue es­ce­na­rio de los más im­por­tan­tes es­pec­tácu­los de etrus­cos y ro­ma­nos. Cru­za el Puen­te Pa­la­tino en tu ca­mino a la si­guien­te co­li­na, el Gia­ni­co­lo. En me­dio del río, a tu de­re­cha ve­rás la Iso­la Ti­ber­ti­na y el Pon­te Rot­to, res­tos del úni­co puen­te ro­mano que el tiem­po nos ha da­do y que es­tu­vo ope­ra­ti­vo has­ta el si­glo XVI, cuan­do una ria­da hi­zo añi­cos los cálcu­los de los in­ge­nie­ros ro­ma­nos. Pa­ra su­bir al Gia­ni­co­lo pue­des to­mar el bus 115 que par­te del Via­le Tras­te­ve­re ha­cia el mi­ra­dor de Piaz­za­le Ga­ri­bal­di o ca­lle­jear co­li­na arri­ba. Tras pa­sar por la mo­nu­men­tal Fon­ta­no­ne sul Gia­ni­co­lo, del si­glo XVI, vas a lle­gar al mi­ra­dor del Gia­ni­co­lo, don­de un Ga­ri­bal­di a ca­ba­llo mi­ra ha­cia la ciu­dad pa­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.