Ju­gar en­tre ‘bo­tar­gas’ y ‘mas­ca­ri­tas’

deViajes - - ESPECIAL -

www.al­mi­rue­te.com. En es­ta lo­ca­li­dad de la sie­rra gua­da­la­ja­re­ña, el car­na­val em­pie­za el sá­ba­do, cuan­do los mo­zos se vis­ten en un lu­gar se­cre­to con una co­lo­ri­da ca­re­ta pa­ra dis­fra­zar­se de bo­tar­gas. A me­dia tar­de, des­fi­lan al son de sus cen­ce­rros has­ta en­con­trar­se con las mas­ca­ri­tas, la par­te fe­me­ni­na y de­li­ca­da de es­te cu­rio­so car­na­val. Ca­da mas­ca­ri­ta se em­pa­re­ja con un bo­tar­ga y arro­jan pe­lu­sas y con­fe­ti co­mo sím­bo­lo de fer­ti­li­dad. Mien­tras, en la pla­za hay bai­les con otros per­so­na­jes, co­mo la Va­qui­lla y el Oso con su Do­ma­dor, que se em­pe­ñan en asus­tar a los asis­ten­tes. Por la no­che, bo­tar­gas y mas­ca­ri­tas visitan las ca­sas pi­dien­do el so­ma­rro –co­mi­da–, que de­gus­ta­rán a so­las, en un lu­gar se­cre­to.

Uno de los des­fi­les del car­na­val de

San­to­ña.

los Des­fi­le de

por Al­mi­rue­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.