…Y ALLÁ, TRAS NA­MIB, EL MAR

deViajes - - DOSSIER -

Ha­ce 65 mi­llo­nes de años, en la era Ter­cia­ria, ya exis­tía es­te im­pre­sio­nan­te de­sier­to, con­si­de­ra­do el más vie­jo del mun­do. En ese tiem­po, los di­no­sau­rios ca­mi­na­ban so­bre su are­na y las aguas del Oran­ge, uno de los ríos que lo li­mi­tan, es­ta­ban lle­nas de hi­po­pó­ta­mos. Hoy en día, Na­mib si­gue sien­do el de­sier­to que da nom­bre a Na­mi­bia y man­tie­ne el pri­mer pues­to del mun­do en es­pe­cies de su­cu­len­tas (más de 10.000), pe­ro su gran acier­to ha si­do en­can­di­lar al tu­ris­mo de aven­tu­ra con nu­me­ro­sas pro­pues­tas pa­ra ex­plo­rar es­ta fran­ja de te­rri­to­rio que ocu­pa to­da la cos­ta del país. ¿La más so­li­ci­ta­da? As­cen­der los 300 m de la Du­na 45 –una de las más fo­to­gra­fia­das del mun­do– pa­ra ver los pri­me­ros ra­yos de sol des­de su ci­ma ro­ji­za. In­fór­ma­te en www.na­mi­bia­tou­rism.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.