KA­LAHA­RI Y EL DOC­TOR LI­VINGS­TO­NE, SU­PON­GO

deViajes - - DOSSIER -

El nom­bre de es­te de­sier­to –que pro­vie­ne de la pa­la­bra ts­wa­na Kga­la­ga­di y sig­ni­fi­ca gran sed– ya an­ti­ci­pa las ex­tre­mas con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas que so­por­tan sus más de 700.000 km2. Sin em­bar­go, es­ta su­per­fi­cie –la ma­yor ex­ten­sión de are­na de la Tie­rra– re­bo­sa vi­da. En­tre sus ha­bi­tan­tes se en­cuen­tran los an­tí­lo­pes, ji­ra­fas, leo­nes y nu­me­ro­sos roe­do­res, co­mo los su­ri­ca­tas. La adap­ta­ción ani­mal a los ri­go­res de­sér­ti­cos ha pre­ser­va­do los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos que pue­blan es­ta zo­na, con un es­ti­lo de vi­da nó­ma­da. Los bos­qui­ma­nos –ex­per­tos en el ar­te de ca­zar con lan­zas en­ve­ne­na­das– y los khoik­hoi son los ha­bi­tan­tes más fa­mo­sos. En los úl­ti­mos años, el des­cu­bri­mien­to de es­te in­men­so de­sier­to –ocu­pa el 70% de Bot­sua­na y gran par­te de Na­mi­bia, Zim­baue y Su­rá­fri­ca– por par­te del tu­ris­mo ha cam­bia­do su vi­da. Ca­da día, cien­tos de via­je­ros lle­gan al Ka­laha­ri ávi­dos de emu­lar otro des­cu­bri­mien­to: el de Li­vings­to­ne, el fa­mo­so ex­plo­ra­dor que lo cru­zó por vez pri­me­ra, en 1849. Más in­for­ma­ción en www.bots­wa­na­tou­rism.co.bw.

Su­ri­ca­ta en el de­sier­to de Ka­laha­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.