...Y NO TE PIER­DAS

deViajes - - AGENDA -

Si siem­pre es buen mo­men­to pa­ra vi­si­tar Vie­na, es­te año se ha­ce im­pres­cin­di­ble, ya que pro­po­ne in­fi­ni­dad de ofer­tas a ca­da cual más ori­gi­nal.

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es re­ser­var el pa­que­te Klimt: His­to­ria de Amor en Vie­na a par­tir de 89 €. Es­te in­clu­ye 2 no­ches de alo­ja­mien­to en un ho­tel de cua­tro es­tre­llas, en ré­gi­men de alo­ja­mien­to y desa­yuno, la Vie­na Card de 72 ho­ras, que te per­mi­te uti­li­zar gra­tis el tran­vía, los U-bahn y los au­to­bu­ses, y ofre­ce des­cuen­tos en las en­tra­das a mo­nu­men­tos y al­gu­nas tien­das. Ade­más, pue­des ele­gir en­tre una vi­si­ta al pa­la­cio Belvedere pa­ra ver El Be­so, de Klimt, o ha­cer un re­co­rri­do por los rin­co­nes más ro­mán­ti­cos de la ciu­dad. Re­ser­vas en www.wien.in­fo/es.

Si es­ta es tu pri­me­ra vez en Vie­na, ne­ce­si­tas un mí­ni­mo de 3 días pa­ra ver lo esen­cial de la ciu­dad: el Pa­la­cio Im­pe­rial, la Se­ce­sión, el Mu­seo de Vie­na, el Pa­la­cio de Schön­brunn, el Belvedere, la Ópe­ra Na­cio­nal... Es­to lo pue­des al­ter­nar con una pa­ra­da en uno de los ca­fés con más so­le­ra de Vie­na, que es­tán dis­tri­bui­dos por el cas­co an­ti­guo: el Sa­cher (no ha­ce fal­ta que ha­ble­mos de su fa­mo­sa tar­ta, ¿no?), el Cen­tral, el Be­lla­ria, el Gran Ca­fé o el Mu­seum, que era fre­cuen­ta­do por todos los ar­tis­tas del mo­der­nis­mo o art nou­veau (sí, Klimt y Schie­le in­clui­dos)...

Si quie­res ver la ciu­dad des­de otro pun­to de vis­ta re­ser­va en uno de los bar­cos de DDSG Blue Da­nu­be, que na­ve­gan por el río o por sus ca­na­les. Ope­ran de abril a oc­tu­bre (re­ser­vas y ven­tas de bi­lle­tes en www.twin­city­li­ner.com)

TÚM­BA­TE EN LA HIER­BA

Pa­ra oxi­ge­nar­te un ra­to, ya que es­ta­mos en pri­ma­ve­ra te re­co­men­da­mos que te di­ri­jas al Pra­ter. Es­te par­que cuenta con un mon­tón de pra­de­ras que in­vi­tan a tum­bar­se o a mon­tar un pic­nic. Es­te mes abre tam­bién el ser­vi­cio de al­qui­ler de bo­tes de re­mo (en la zo­na de Heus­tadl­was­ser).

Pe­ro si no quie­res ale­jar­te del cen­tro, en el par­que Sig­mun Freud,

en­tre la Uni­ver­si­dad y la igle­sia Vo­ti­va, tie­nes ser­vi­cio de ha­ma­cas gra­tui­tas y un me­ren­de­ro. Y si no te ape­te­ce ni pre­pa­rar­te la ces­ta pa­ra tal fin, los res­tau­ran­tes Vi­lla Au­ro­ra (Wil­hel­mi­nens­tras­se, 237.

(00 43) 1 489 33 33) y La Cre­pe­rie ( www.la cre­pe­rie. at) lo ha­cen muy bien por ti.

Y ha­blan­do de de­li­cias, ¿te ape­te­ce ma­ri­dar­lo con al­guno de los ex­ce­len­tes vi­nos vieneses? Pues no te pier­das una vi­si­ta a una ta­ber­na (lla­ma­da heu­ri­ger). Los al­re­de­do­res (y par­te del cen­tro) de la ca­pi­tal es­tán ro­dea­dos de vi­ñe­dos, por lo que el vino tie­ne aquí una lar­ga tra­di­ción. Vi­ñe­dos Ch­rist ( www. wein­gut-ch­rist.at) es una de las bo­de­gas más mo­der­nas de la ca­pi­tal, en la que ade­más de ca­tar sus cal­dos pue­des de­gus­tar lo me­jor de la co­ci­na tí­pi­ca vie­ne­sa en una te­rra­za de lo más aco­ge­do­ra.

Se nos ocu­rren mil y un pla­nes más, pe­ro lo me­jor es que va­yas y eli­jas tu bro­che fi­nal: un pa­seo por la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na de Vie­na, una vi­si­ta al cu­rio­so mu­seo Hun­dert­was­ser, ir de com­pras a los an­ti­guos ga­só­me­tros, etc.

Te­rra­za del Mot­to am Fluss.

Vis­tas de los te­ja­dos de Vie­na con la

ca­te­dral de San Es­te­ban al

fon­do.

Ex­cur­sión en bar­co por el Da­nu­bio y los

ca­na­les.

Plaza del Mu­seums Quar­tier.

Una de las salas de la ta­ber­na de Vi­ñe­dos Ch­rist.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.