Co­lo­so de as­fal­to

deViajes - - PORTADA -

Co­mo mu­chas de las ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas, Los Án­ge­les sur­gió de la na­da pa­ra con­ver­tir­se en po­co tiem­po en el cen­tro del uni­ver­so. To­do co­men­zó a fi­na­les del si­glo XIX cuan­do una co­lo­nia de de­vo­tos re­li­gio­sos en bus­ca de un lu­gar ale­ja­do de las ten­ta­cio­nes, se mu­da­ron a una apar­ta­da co­li­na en es­ta lo­ca­li­dad cos­te­ra. Los fun­da­do­res la bau­ti­za­ron co­mo Holly­wood (bos­que sa­gra­do), pe­ro su so­se­ga­do es­ti­lo de vi­da es­ta­ba lla­ma­do a des­apa­re­cer des­pués de que la in­dus­tria del ci­ne –has­ta el mo­men­to afin­ca­da en la cos­ta es­te– pu­sie­ra sus ojos en es­te atrac­ti­vo rin­cón de Amé­ri­ca.

Sol to­do el año, di­ver­si­dad de pai­sa­jes y unos al­qui­le­res muy por de­ba­jo de lo que cos­ta­ban en Nue­va York fue­ron mo­ti­vos más que su­fi­cien­tes pa­ra que la pri­me­ra com­pa­ñía ci­ne­ma­to­grá­fi­ca se tras­la­da­ra a Los Án­ge­les en 1906. Y tras ella vi­nie­ron to­das las de­más.

Los Án­ge­les ac­tual es una ciu­dad in­con­men­su­ra­ble e in­abar­ca­ble co­mo po­cas. No te de­jes abru­mar por el tamaño de las au­to­pis­tas de ac­ce­so y por los atas­cos de pro­por­cio­nes épi­cas que en ellas se or­ga­ni­zan en las ho­ras pun­ta. A no ser que dis­pon­gas de una se­ma­na com­ple­ta, la me­jor op­ción es que te cen­tres en uno o dos dis­tri­tos en vez de que­rer re­co­rrer­la pal­mo a pal­mo, ya que co­rres el pe­li­gro de pa­sar­te to­do el tiem­po me­ti­do en el co­che. En es­ta oca­sión te des­cu­bri­mos los rin­co­nes del ar­te que se es­con­den en el Down­town, y el ci­né­fi­lo em­pe­der­ni­do ba­rrio de Holly­wood.

AR­TE EN TO­DAS SUS FOR­MAS

Que Los Án­ge­les es la ca­pi­tal mun­dial del ci­ne es al­go que to­do el mun­do sa­be, pe­ro qui­zás no es tan co­no­ci­do que la ciu­dad ca­li­for­nia­na es la que po­see más y me­jo­res co­lec­cio­nes de ar­te con­tem­po­rá­neo de to­do Es­ta­dos Uni­dos.

Pa­ra em­pe­zar tu pe­ri­plo artístico si­túa­te en el Down­town, don­de un edi­fi­cio igua­li­to a nues­tro Gug­gen­heim bil­baíno te ser­vi­rá co­mo re­fe­ren­cia pa­ra si­tuar­te en el in­men­so ma­pa de la ciu­dad. Se tra­ta del fla­man­te Walt Disney Con­cert Hall (vi­si­ta gra­tui­ta), una so­fis­ti­ca­da sa­la de con­cier­tos di­se­ña­da por el ar­qui­tec­to Frank Gehry quien apro­ve­chó los pla­nos que te­nía pre­pa­ra­dos pa­ra es­te au­di­to­rio –y cu­ya cons­truc­ción fue post­pues­ta– pa­ra crear su ex­tra­va­gan­cia mu­seís­ti­ca en la ría de Bil­bao.

No te los pier­das: los cen­tros LAC­MA y MO­CA te ofre­cen crea­ti­vi­dad y

ori­gi­na­li­dad a rau­da­les

Otra op­ción aún me­jor es que pa­ses una ve­la­da en un con­cier­to de mú­si­ca de cá­ma­ra, o de gos­pel, y con un po­co de suer­te pue­das co­dear­te con al­gún que otro fa­mo­so. (135, North Grand Ave­nue. Tours a ca­da ho­ra en­tre las 10 h y las 14 h. Más in­for­ma­ción y tic­kets en www.lap­hil.com).

En la mis­ma ave­ni­da del au­di­to­rio se sir­ve otro ti­po de ar­te no acús­ti­co en el in­te­rior del Mu­seum of Con­tem­po­rary Art (MO­CA) –de­di­ca­do a las pro­pues­tas ar­tís­ti­cas pos­te­rio­res a 1945–, cu­yas se­des se ha­llan re­par­ti­das en tres pun­tos dis­tin­tos de Los Án­ge­les.

El edi­fi­cio cen­tral es és­te de Grand Ave­nue –con obras de Mon­drian, Jack­son Po­llock o Mark Roth­ko–, y no muy le­jos de es­te es­tán el Gef­fen Con­tem­po­rary at MO­CA, ubi­ca­do en un an­ti­guo ga­ra­je de co­ches de po­li­cía re­cu­pe­ra­do por Frank Gehry y el MO­CA Pa­ci­fic De­sign Cen­ter, de­di­ca­do a la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño con­tem­po­rá­neos. (En­tra­da: 7,5 €. 250, S. Grand Ave. www.mo­ca.org).

Otro de esos tem­plos del ar­te, no só­lo con­tem­po­rá­neo sino de to­das las épo­cas, es el Los Án­ge­les County Mu­seum of Art (LAC­MA). Es­tá con­sa­gra­do a la pin­tu­ra, la es­cul­tu­ra, los tex­ti­les, la ce­rá­mi­ca o la fo­to­gra­fía, y re­sul­ta muy in­tere­san­te.

El com­ple­jo ex­po­si­ti­vo tie­ne 81.000 m2 re­par­ti­dos en nue­ve edi­fi­cios, así que or­ga­ní­za­te. Pa­ra ver a War­hol o a Jas­per Johns di­rí­ge­te al fla­man­te edi­fi­cio BCAM, con­ce­bi­do por Ren­zo Piano; pa­ra con­tem­plar a Mo­net o pa­ra co­no­cer el ar­te pre­co­lom­bino cén­tra­te en el edi­fi­cio Ahmanson, y si te fas­ci­na la cul­tu­ra egip­cia tu lu­gar se­rá Ham­mer Buil­ding (5900, Wils­hi­re Bvd. En­tra­da: 12 €. ww.lac­ma.org).

Cuan­do es­tés sa­tu­ra­do de tan­ta crea­ti­vi­dad, dos pe­que­ños re­fu­gios sin sa­lir del campus son Ray’s Stark Bar o Pen­ti­men­to, que ofre­cen en­sa­la­das, sánd­wi­ches, etc (me­nú: 19 €).

Jar­di­nes del Cen­tro Getty.

Se­de de la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne.

Ima­gen noc­tur­na

del Down­town.

Fa­cha­da de

la sa­la de con­cier­tos Walt

Disney.

Ins­ta­la­ción en el mu­seo LAC­MA.

Una de las salas del MO­CA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.