Sue­ños de ce­lu­loi­de

deViajes - - PORTADA -

En 1923 se ins­ta­la­ba en lo al­to del mon­te Lee un car­tel in­mo­bi­lia­rio anun­cian­do el fla­man­te com­ple­jo re­si­den­cial Holly­wood­land. Las le­tras del anun­cio se ilu­mi­na­ron con mi­les de bom­bi­llas que con los años ter­mi­na­ron por des­apa­re­cer, igual que la sec­ción fi­nal de la pa­la­bra, que su­cum­bió a un co­rri­mien­to de tie­rras.

Su­je­tas a va­rias re­pa­ra­cio­nes y re­for­mas a lo lar­go del tiem­po –en la ac­tua­li­dad in­clu­so po­seen de­tec­to­res de mo­vi­mien­to– las enor­mes le­tras blan­cas so­bre el mon­te Lee son hoy el sím­bo­lo más re­co­no­ci­ble no so­lo de es­te dis­tri­to, sino de la ciu­dad en­te­ra.

El epi­cen­tro ci­né­fi­lo de Holly­wood no es otro que el pro­pio Holly­wood Bou­le­vard, don­de en­con­tra­rás el lu­gar don­de el sue­ño de la me­ca del ci­ne co­men­zó: el Egy­ptian Thea­ter.

Pro­mo­cio­na­do en 1922 por el mag­na­te Sid Grauman, quien se ins­pi­ró en el des­cu­bri­mien­to ese mis­mo año de la tum­ba de Tu­tan­ka­mon pa­ra crear la ex­tra­va­gan­te es­té­ti­ca de la sa­la, el Egy­ptian mar­ca­ba el inicio de una épo­ca do­ra­da. Hoy al­ber­ga la Ame­ri- can Ci­ne­mat­he­que, un buen lu­gar don­de ver el pa­se de al­gún clá­si­co o asis­tir a los ci­ne­fo­rums que a me­nu­do cuen­tan con la par­ti­ci­pa­ción de ac­to­res y di­rec­to­res. Un truco: en la puer­ta de la sa­la –o en su web— cuel­gan pe­rió­di­ca­men­te el pro­gra­ma de even­tos y los par­ti­ci­pan­tes. (6712, Holly­wood Blvd. En­tra­da: 8 € www.ame­ri­can­ci­ne­mat­he­que.com).

Jus­to a las puer­tas del Egy­ptian hay una es­tre­lla: la de Syl­ves­ter Sta­llo­ne es tan so­lo una más de las más de 2.200 que de­co­ran el sue­lo de Holly­wood Bou­le­vard des­de Go­wer Street has­ta La Brea Ave­nue. El Walk of Fa­me –na­ci­do en 1960– es se­gu­ra­men­te el pa­vi­men­to ur­bano más fa­mo­so del mun­do.

Apun­ta es­tas di­rec­cio­nes de Holly­wood Bou­le­vard pa­ra en­con­trar a tus fa­vo­ri­tos: El­vis Pres­ley (en el 6777), Ma­rilyn Mon­roe (en el 6744), Al­fred Hitch­cock (en el 6506 y en el 7013) o dos de nues­tros ac­to­res más in­ter­na­cio­na­les: An­to­nio Ban­de­ras (en el 6801) y Pe­né­lo­pe Cruz (en el 6834).

El Walk of Fa­me no es el úni­co ho­me­na­je que Holly­wood de­di­ca a los ilus­tres de la in­dus­tria del ci­ne, el teatro, la ra­dio y la

Si eres un enamo­ra­do del ci­ne, pre­pá­ra­te a go­zar: aquí en­con­tra­rás la

televisión: a las puer­tas del exó­ti­co Chi­ne­se Thea­ter es­tá la que fue­ra la pri­me­ra co­lec­ción de de­di­ca­to­rias –és­tas en for­ma de hue­llas so­bre el ce­men­to– inau­gu­ra­da en 1927.

Aun hoy in­mor­ta­li­zan aquí sus pi­sa­das los protagonistas de las pre­miè­res pre­sen­ta­das en es­te ci­ne. Co­mo po­drás com­pro­bar, las úl­ti­mas in­cor­po­ra­cio­nes van fir­ma­das por los ado­les­cen­tes de la sa­gas Cre­púscu­lo y Harry Pot­ter, o los gua­pos de las pe­lí­cu­las Ocean’s Ele­ven, Twel­ve y Thir­teen ( www. chi­ne­set­hea­tres.com).

PA­SIÓN POR EL CE­LU­LOI­DE

Tam­bién en Holly­wood Bou­le­vard en­tre High­land Street y La Brea Ave­nue se en­cuen­tra el que ha si­do has­ta ha­ce po­co uno de los edi­fi­cios más te­le­vi­sa­dos de Holly­wood: el an­ti­guo Ko­dak Thea­ter. La ce­re­mo­nia de los Aca­demy Awards ha es­ta­do ce­le­brán­do­se aquí des­de el 2002 has­ta es­te año 2012 que Ko­dak ha de­ja­do de pa­tro­ci­nar­lo.

Asis­tir a la en­tre­ga de los Oscar pro­ba­ble­men­te no te se­rá po­si­ble, pe­ro sí sen­tar­te en las bu­ta­cas que sue­len ocu­par la es­tre­llas, ver de cer­ca una es­ta­tui­lla o cu­rio­sear en­tre bam­ba­li­nas. Pa­ra ello pue­des apun­tar­te a una vi­si­ta guia­da por el in­te­rior del Ko­dak por 11 € ( www.ko­dakt­hea­tre.com).

No muy le­jos, otro rin­cón pa­ra el fetichismo ci­ne­ma­to­grá­fi­co es el Holly­wood Mu­seum, don­de se ex­hi­be el ves­tua­rio ori­gi­nal y otros ob­je­tos apa­re­ci­dos en pe­lí­cu­las que han he­cho his­to­ria. En­tre sus aba­rro­ta­das vi­tri­nas des­cu­bri­rás los tra­jes ori­gi­na­les de Su­per­man, El Pla­ne­ta de los Si­mios o Star Trek y los ves­ti­dos de Ma­rilyn Mon­roe y Scar­lett O’ha­ra. Nues­tra pie­za fa­vo­ri­ta: el lá­ti­go de In­dia­na Jo­nes (1660, N. High­land Ave. En­tra­da: 11 €. www.theholly­wood­mu­seum.com).

ma­yor par­te las re­fe­ren­cias de es­te ar­te

Es­pec­tácu­los en los Es­tu­dios

Uni­ver­sal.

Es­tre­lla en el Pa­seo de la fa­ma.

Ca­lle de la zo­na

de Holly­wood.

Trá­fi­co en High­land Ave­nue.

Cru­ce en­tre High­land Ave y Holly­wood Bou­le­vard.

Una de las salas del Holly­wood Mu­seum.

In­te­rior del an­ti­guo

Ko­dak Thea­tre.

Una vi­si­tan­te abra­za a Leo­nar­do Dica­prio.

Otra de las pie­zas del Ma­da­me Tus­saud.

Fi­gu­ra de Ma­rilyn en ce­ra.

Fo­to-re­cuer­do con Sal­ma

Ha­yek.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.