El pla­cer de ais­lar­se

deViajes - - AIRE LIBRE -

Si eres de los que pen­sa­bas que ya no que­da un so­lo ki­ló­me­tro vir­gen en el li­to­ral me­di­te­rrá­neo es­pa­ñol, For­men­te­ra, la más pe­que­ña de las is­las Pi­tiu­sas y el mi­cro­ar­chi­pié­la­go que for­ma jun­to a Ibi­za, pue­de con­si­de­rar­se co­mo el úl­ti­mo pa­raí­so cos­te­ro de España.

Con so­lo 80 km2 de su­per­fi­cie de ca­pri­cho­sa for­ma, es­ta is­la su­fre –o dis­fru­ta, se­gún co­mo se mi­re– de do­ble in­su­la­ri­dad, ya que só­lo se pue­de ac­ce­der a ella des­de Ibi­za. Es se­ca, ca­si pla­na y des­tino de quien hu­ye de la ciu­dad, las dis­co­te­cas y el rui­do de los des­ti­nos ma­si­fi­ca­dos.

SO­BRE DOS RUE­DAS

La is­la es tan pe­que­ña, con ape­nas ca­rre­te­ras –só­lo ro­ton­das y nin­gún se­má­fo­ro– y ca­si pla­na –só­lo hay dos pro­mon­to­rios–, que la me­jor ma­ne­ra de mo­ver­se es en bi­ci o en mo­to. Por to­da la is­la en­con­tra­rás em­pre­sas que al­qui­lan es­tos vehícu­los.

El ferry des­de Ibi­za te de­ja­rá en La Sa­vi­na, úni­ca puer­ta de ac­ce­so a la is­la. Aquí se en­cuen­tra el Es­tany Pu­dent, una sa­li­na fre­cuen­ta­da por al­gu­nas pa­re­jas de fla­men­cos y que for­ma par­te del Par­que Na­tu­ral de Ses Sa­li­nes d’ibi­za i For­men­te­ra. Aún se pue­den ver res­tos de la que fue has­ta 1983 prin­ci­pal in­dus­tria de la is­la: la ex­trac­ción de sal. Aun­que, a pe­que­ña es­ca­la, la ac­ti­vi­dad se ha re­to­ma­do y su pre­cia­da for­ma lí­qui­da se co­ti­za al al­za en­tre los chefs más re­co­no­ci­dos.

Por la ca­rre­te­ra ha­cia Es Pu­jols, fí­ja­te en el edi­fi­cio trian­gu­lar de pie­dra, y que fue un de­pó­si­to de com­bus­ti­ble pa­ra los hi­dro­avio­nes que te­nían su ba­se aquí du­ran­te la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la.

Un ca­mino de tie­rra en­ca­jo­na­do en­tre el mar y el Es­tany Pu­dent, an­ti­gua sen­da del tren de va­por que trans­por­ta­ba la sal has­ta el puer­to, te lle­va­rá a la pe­nín­su­la de Es Tru­ca­dors. Se tra­ta de una es­tre­cha len­gua de tie­rra con pla­yas a am­bos la­dos, la de Ille­tes,

orien­ta­da ha­cia el po­nien­te, y la de Lle­vant, ha­cia el le­van­te. Son las más fre­cuen­ta­das de la is­la por su pro­xi­mi­dad a Es Pu­jols, el nú­cleo ur­bano don­de es­tán la ma­yo­ría de los apar­ta­men­tos. Aún así, es po­si­ble dis­fru­tar de la so­le­dad si te ale­jas del apar­ca­mien­to. Co­mo Tru­ca­dors es­tá den­tro del par­que na­tu­ral, los co­ches y las mo­tos pa­gan un pea­je de 4 € y2 €, res­pec­ti­va­men­te.

MER­CA­DOS Y TE­RRA­ZAS

En el cen­tro, Sant Fran­cesc Xa­vier es la ca­pi­tal y el pun­to más po­bla­do (1.200 ha­bi­tan­tes), don­de se ubi­can gran par­te de los ser­vi­cios. La ciu­dad se fun­dó en el si­glo XVIII y lo más lla­ma­ti­vo es la Plaça de la Cons­ti­tu­ció, pre­si­di­da por la igle­sia for­ta­le­za, que ser­vía ade­más de re­fu­gio a la po­bla­ción en ca­so de ata­que cor­sa­rio.

En es­ta plaza pue­des en­con­trar mo­da lo­cal ba­jo la mar­ca Cos­ta o co­lo­nias con aro­ma de sa­bi­na. De­trás de la igle­sia, todos los sá­ba­dos tie­ne lu­gar el mercadillo de se­gun­da mano don­de la bohe­mia de la is­la ven­de to­do ti­po de co­sas, in­clu­so ro­pa que se ex­po­ne col­ga­da de las hi­gue­ras. Pue­des ver una mues­tra de la ar­te­sa­nía lo­cal en el an­ti­guo ayun­ta­mien­to

Des­cu­bre un fa­ro de pe­lí­cu­la, una cue­va de le­yen­da y pues­tas de sol en

jun­to a la igle­sia. Acér­ca­te tam­bién al Cen­tro Ga­brie­let, que ex­po­ne obras de es­te re­co­no­ci­do ce­ra­mis­ta ibi­cen­co, ade­más de ven­der pro­duc­tos au­tóc­to­nos.

Pa­ra co­mer al­go y re­fres­car­te no hay co­mo Ca Na Pe­pa (plaza Cons­ti­tu­ción, 5), con dos bo­ni­tas y som­brea­das te­rra­zas. Aun­que va­le la pe­na pro­bar el pu­din de en­sai­ma­das o el tra­di­cio­nal flaón ( pas­tel de que­so fresco y hier­ba­bue­na) que ha­cen en la Pa­na­de­ría Ma­no­lo (ca­lle Sant Jau­me), lo­cal que se con­ser­va igual des­de 1925.

HISTORIAS DE PI­RA­TAS

Cua­tro to­rres de vi­gía y dos im­po­nen­tes fa­ros se dis­tri­bu­yen por los con­fi­nes del li­to­ral for­men­te­rano. Las pri­me­ras da­tan del si­glo XVIII, cuan­do los cor­sa­rios ber­be­ris­cos cam­pa­ban a sus an­chas ata­can­do las po­bla­cio­nes ri­be­re­ñas. Mu­chos de sus ha­bi­tan­tes eran se­cues­tra­dos, con­ver­ti­dos al is­lam e in­clu­so usa­dos co­mo guías pa­ra su­ce­si­vas fe­cho­rías en su pro­pia tie­rra.

Res­pec­to a los fa­ros, el más fa­mo­so, gra­cias a la pe­lí­cu­la de Ju­lio Me­dem, Lu­cía y el se­xo, es el de Bar­ba­ria. Es­tá en el ex­tre­mo sur de la is­la, so­bre un acan­ti­la­do, y se ac­ce­de a él por una ca­rre­te­ra es­tre­cha en la que, de re­pen­te, tras un cam­bio de ra­san­te, des­cu­bri­mos el fa­ro. Aquí te es­pe­ra una sor­pre­sa: una cue­va a la que se ac­ce­de (só­lo si es­tás mí­ni­ma­men­te ágil) por un agu­je­ro en el sue­lo que ter­mi­na en un mirador na­tu­ral col­ga­do del acan­ti­la­do.

Si te gus­tan las le­yen­das, aten­to a las som­bras den­tro de la cue­va, por­que se di­ce que una mu­jer que fue ocul­ta­da aquí por su ma­ri­do pa­ra evi­tar que fue­ra cap­tu­ra­da por los cor­sa­rios aún es­pe­ra que él vuel­va a bus­car­la.

El atar­de­cer for­ma par­te del ri­tual del vi­si­tan­te. El que se ve des­de el fa­ro de Bar­ba­ria es de los más ro­mán­ti­cos, pe­ro si quie­res al­go más fes­ti­vo, prue­ba en al­guno de los chi­rin­gui­tos de cos­ta: en pla­yas, ca­las e in­clu­so so­bre ro­cas. El me­jor ubi­ca­do es el de Ca­la Sao­na, a mano iz­quier­da de la pla­ya, so­bre un pro­mon­to­rio.

El­ca­la­tran­vía­sao­na,re­co­rre los 4 km deal oes­te­la ca­lle­de­de­la Gam­bet­ta. is­la.

Cla­ses de la Es­cue­la de Ve­la de La Sa­vi­na.

Asier Fer­nán­dez, di­rec­tor de la es­cue­la

de ve­la.

En mo­to por

las sa­li­nas.

Ek­ki Hoff­mann en su ta­ller de gui­ta­rras.

Mer­ca­do del sá­ba­do

en Sant Fran­cesc.

Una de las jo­yas de En­ric Ma­jo­ral.

Cue­va­dem­qui­jun­toip­su­mal fa­ro­que de­pro­res­bar­ba­ria.pore do­lum

El fa­ro de Bar­ba­ria, fa­mo­so por la pe­lí­cu­la Lu­cía y el se­xo.

Vis­ta des­de el fa­ro Bar­ba­ria.

Ca Na Pe­pa, en Sant Fra­cesc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.