Aquí ha­bi­ta el sa­le­ro

deViajes - - DE TAPAS -

Bu­lli­cio­sa, abier­ta, echa­da a la ca­lle por el día y por la no­che: así es Málaga, una ciu­dad ca­paz de de­glu­tir por unas ho­ras, en el en­tra­ma­do de ca­lles de su cen­tro his­tó­ri­co, el cu­rio­so ir y ve­nir de mi­les de vi­si­tan­tes ca­da vez que un gran cru­ce­ro ha­ce es­ca­la en su puer­to. Una ciu­dad en la que una cró­ni­ca via­je­ra pu­bli­ca­da en el New York Ti­mes es ca­paz de po­ner de mo­da un mi­núscu­lo bar de ta­pas.

Re­ple­ta de res­tau­ran­tes, tas­cas y ta­ber­nas don­de pro­bar fri­tu­ras, gui­sos, ca­zue­las, mon­ta­di­tos y, so­bre to­do, la más re­cien­te rei­na de to­das las ba­rras: la mi­ni-ham­bur­gue­sa. Con tan­to sa­le­ro con­cen­tra­do ni si­quie­ra fal­ta un lo­cal es­pe­cia­li­za­do en ellas: La Bur­gue­si­ta (Mo­reno Mon­roy, 5), con 17 ti­pos de ham­bur­gue­sas gour­met (de lo­mo de ce­bón, po­llo de co­rral o ra­bo de to­ro), en­tre 3,90 y 11,90 €.

Tam­bién es­tá de mo­da l a c o mi­da asiá­ti­ca y los lo­ca­les que fusionan lo de aquí con lo fo­rá­neo. El ma­la­gue­ño ta­pea co­mo man­dan los cá­no­nes, a me­dio­día y por la no­che, pe­ro los fi­nes de se­ma­na el lío comienza un po­co tar­de, so­bre las 15 h y al­gu­nos ya no cie­rran la co­ci­na has­ta la me­dia­no­che.

Aun­que mu­cha gen­te se es­tá des­pla­zan­do ha­cia las te­rra­zas del Mue­lle Uno, re­cién inau­gu­ra­do, el al­ma del ta­peo ma­la­gue­ño se di­ri­me en­tre el río Gua­dal­me­di­na y el cas­ti­llo de Gibralfaro. Comienza tu re­co­rri­do por un clá­si­co con si­glo y me­dio de vi­da: la ta­ber­na An­ti­gua Ca­sa de Guar­dia (Ala­me­da Prin­ci­pal, 18). Vi­nos ma­la­gue­ños en bo­ta, ca­ma­re­ros que apun­tan la cuenta con ti­za so­bre la ba­rra, y pa­ra pi­car, des­de ban­de­ri­llas pi­can­tes (0,50 €) a gam­bas de Huel­va (7,20 €/ ra­ción). A call e y me­dia que­da el r emo­za­do Mer­ca­do Cen­tral o de las Ata­ra­za­nas. Pa­sear en­tre sus bu­lli­cio­sos pues­tos por l a ma­ña­na bien me­re­ce una vi­si­ta. Cer­ca del mer­ca­do, es­tá la ca­lle Ma­rín García, con va­rios lo­ca­les añe­jos.

De las ta­ber­nas his­tó­ri­cas y bu­lli­cio­sas a los ba­res

El me­són Lo Güeno ha­ce ga­la de ofre­cer la car­ta de ta­pas más ex­ten­sa de la ciu­dad (aun­que su ba­rra sea mi­nús­cu­la). Por 2,40 € pi­de mi­gas, tor­ti­tas de ca­ma­ro­nes o ca­ra­co­les. Pe­ga­di­to que­da el me­són La Ale­gría (co­no­ci­do tam­bién co­mo Lö de Jorge): pi­pi­rra­na con bo­cas de mar (2,50 €) o po­rra an­te­que­ra­na (4 €). Y, al otro la­do de la ca­lle Mar­qués de La­rios, eje co­mer­cial y pea­to­nal ma­la­gue­ño, otro clá­si­co es el bar Orellana (Mo­reno Mon­roy, 5), con pin­chi­tos mo­ru­nos de se­pia o los tí­pi­cos bar­to­li­tos (ro­sa­da ali­ña­da y em­pa­na­da).

No ten­drás que an­dar mu­cho pa­ra tro­pe­zar con Sa­li­nas 3, lla­ma­do igual que la ca­lle don­de se ubi­ca. Pi­de una ra­ción de sus­hi de en­sa­la­da ma­la­gue­ña (5 €), ru­lo de mor­ci­lla con ho­jal­dre (3 €) o cro­que­tas de prin­gá (3 €).

En lu­gar de ir­te ha­cia la plaza del Obis­po, con ca­lles re­ple­tas de res­tau­ran­tes y te­rra­zas con cier­to ai­re tu­rís­ti­co, ca­mi­na un po­co más. A los pies de la to­rre ca­te­dra­li­cia, Wi­llie Orellana es­tá al fren­te de Uve­do­ble Ta­ber­na ( Cís­ter 15), una de las pro­pues­tas de al­tu­ra de la ciu­dad. Prue­ba los ta­cos de atún ro­jo con emul­sión de co­li­flor (3,70 €) o el mo­rri­llo de pez es­pa­da so­bre to­ma­te dul­ce de to­mi­llo (3,50 €).

CO­CI­NA CON DI­SE­ÑO

Lue­go, haz una pa­ra­da obli­ga­da en Sou­vi (Afli­gi­dos, 3), jun­to al Mu­seo Re­ve­llo de To­ro, con Ál­va­ro Sou­vi­rón co­man­dan­do sus fo­go­nes: ta­pa de en­di­bias con ta­bou­lé de mar y yo­gur de ci­lan­tro o fi­deuá con langostinos y co­ne­jo con es­pu­ma de ajos asa­dos (3 €). Ha­ce dos años y me­dio Ja­vier Ca­sau­bon y Jo­sé Kip­fer abrie­ron el gas­tro­bar Miss No­rue­ga ( Eche­ga­ray, 3), un lo­cal que mez­cla

que fusionan lo mo­derno con lo tra­di­cio­nal y el ar­te

ta­pas, co­pas y ex­po­si­cio­nes (ca­da dos me­ses un ar­tis­ta lo­cal cam­bia la de­co­ra­ción del ba­ño). Fusionan co­ci­na in­ter­na­cio­nal con re­ce­tas lo­ca­les: car­pac­cio de be­ren­je­na con rú­cu­la, par­me­sano y cherry (6 €) o el sal­món con fu­ri­ka­ke y re­duc­ción de so­ja (6 €).

El lo­cal de Car­los Ca­ba­lle­ro, La Rebaná (Mo­li­na Lario, 4) siem­pre tie­ne pú­bli­co y la ma­te­ria pri­ma es de pri­me­ra: ham­bur­gue­si­ta de ter­ne­ra de mar (atún fresco con maho­ne­sa wa­sa­bi), por 3,80 € y foie mi-cuit con mer­me­la­da de ce­bo­lla (9,80 €).

Una me­sa li­bre en es­ta­do li­bre. Así se anun­cia La Cos­mo­po­li­ta (Jo­sé De­nís Bel­grán, 3), otro de los lo­ca­les con más per­so­na­li­dad del cen­tro. Atré­ve­te con sus sar­di­nas al pil-pil (4,50 €) o las al­bón­di­gas de ra­bo de to­ro (4 €). Ma­dein­te­rrá­nea (plaza Un­ci­bay, 3) abrió sus puer­tas en fe­bre­ro de 2011 de la mano de Dany An­tú­nez. Su ofer­ta es­tre­lla es el sur­ti­do de ta­pas (10 €), con diez al­ter­na­ti­vas en­tre las que en­con­tra­rás un sa­qui­to de que­so fe­ta y es­pi­na­cas o la mi­ni­ham­bur­gue­sa de ter­ne­ra y ma­yo­ne­sa de pi­ña. Su te­rra­za es de las que me­jor fun­cio­nan.

Ma­taham­bre (Cal­de­re­rías, 7) es otro de los que con­ci­tan el fer­vor del per­so­nal y va ex­ten­dien­do su fran­qui­cia allen­de Málaga. Pi­de los langostinos con cham­pi­ño­nes o ce­bo­lla (7 €) o las cro­que­tas de co­ci­do (6 €). Y no ol­vi­des acer­car­te a la bo­de­ga El Pim­pi (Gra­na­da, 62): rui­do­sa, his­tó­ri­ca e im­pres­cin­di­ble. Va­le la pe­na por su te­rra­za en los jar­di­nes de la Al­ca­za­bi­lla, con sus bo­tas fir­ma­das por vi­si­tan­tes ilus­tres. Prue­ba la po­rra an­te­que­ra­na o el bo­ca­di­llo de prin­gá.

Dany An­tú­nez, de Ma­dein­te­rrá­nea.

ALEA. Ni­dos Alea, de gam­ba (3 €).

UVE­DO­BLE. Fi­deos negros tos­ta­dos con ca­la­ma­ri­tos (2,80 €).

His­tó­ri­ca bo­de­ga

El Pim­pi.

LA COS­MO­PO­LI­TA. Al­bón­di­gas de ra­bo de to­ro (4

€).

Pro­duc­tos de El Al­ma­cén del In­diano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.