Pre­pa­ra tu

deViajes - - DESTINO -

Muy cer­ca de Mahé, seis pe­que­ñas is­las se re­par­ten el es­pa­cio te­rres­tre del Par­que Na­cio­nal Marino Sain­te An­ne: la pro­pia Ste. An­ne que da nom­bre a la re­ser­va, Cerf, Long, Round, Mo­yen­ne y Ca­chée. La ma­yor de ellas (y eso que tan so­lo mi­de 2 km de lar­go por 1 km de an­cho) es Sain­te An­ne, si­tua­da a tan so­lo 4 km de Vic­to­ria.

La aguas al­re­de­dor de Sain­te An­ne son hoy uno de los des­ti­nos más desea­dos por los afi­cio­na­dos al snor­kel ya que sus fon­dos son to­do un carnaval de co­ra­les y pe­ces, don­de los del­fi­nes y las tor­tu­gas ca­rey se de­jan ver con cier­ta fre­cuen­cia. Pre­ci­sa­men­te las pla­yas de Sain­te An­ne son san­tua­rios pa­ra és­tas úl­ti­mas, que acu­den a ellas a desovar de oc­tu­bre a enero.

Si tie­nes in­ten­ción de vi­si­tar és­ta o al­gu­na otra de las is­las per­te­ne­cien­tes al Par­que Na­cio­nal ho­mó­ni­mo, de­bes sa­ber que exis­te una ta­sa de en­tra­da de 10 €. A tener en cuenta: el eco­sis­te­ma marino de Sey­che­lles es es­pec­ta­cu­lar, pe­ro tam­bién ex­tre­ma­da­men­te frá­gil. Es por ello que en el ar­chi­pié­la­go exis­ten nu­me­ro­sos pro­yec­tos de con­ser­va­ción en los que pue­des co­la­bo­rar co­mo vo­lun­ta­rio, en­tre ellos el del Ma­ri­ne Con­ser­va­tion So­ciety Sey­che­lles ( www.mcss.sc), que tie­ne pro­gra­mas pe­rió­di­cos de mo­ni­to­ri­za­ción de ti­bu­ro­nes y tor­tu­gas ma­ri­nas.

PLA­YAS Y VA­LLES ES­PEC­TA­CU­LA­RES

Praslin es la se­gun­da ma­yor is­la de Sey­che­lles, y se eri­ge co­mo el des­tino tu­rís­ti­co es­tre­lla en el ar­chi­pié­la­go. Su éxi­to no es ca­sual: en Praslin se ex­tien­den ex­tra­or­di­na­rias pla­yas de are­na co­ra­li­na y ade­más po­see el exu­be­ran­te Va­llée de Mai, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en 1983, en el que cre­cen los asom­bro­sos co­cos de mar.

Las pla­yas más es­pec­ta­cu­la­res se si­túan a lo lar­go de la cos­ta nor­te, y la de An­se La­zio, si­tua­da al abri­go de la bahía Che­va­lier, se eri­ge co­mo pa­ra­dig­ma de lo que el dic­cio­na­rio de­fi­ne co­mo edén. El es­pec­tácu­lo cro­má­ti­co que ofre­ce el mar y unas for­ma­cio­nes gra­ní­ti­cas que han si­do por­ta­da en cien­tos de guías de via­je, bien me­re­cen que in­clu­yas a An­se La­zio en­tre las ele­gi­das cuan­do vi­si­tes la is­la.

En la mis­mí­si­ma are­na de es­ta pla­ya y a la som­bra de pal­me­ras y ár­bo­les ta­ka­ma­ka, el res­tau­ran­te de pes­ca­do y ma­ris­co Bonbon Plu­me pon­drá la guin­da a un día playero per­fec­to (An­se La­zio. +248 423 21 36. Prin­ci­pa­les des­de 15 €).

Otros are­na­les de en­sue­ño que pue­des com­bi­nar con el de An­se La­zio son: An­se Geor­get­te, An­se Bou­din, An­se Vol­bert (ideal pa­ra el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.