SE­LLO ME­DI­TE­RRÁ­NEO

deViajes - - PASIÓN VIAJERA -

Mar­se­lla no pue­de ne­gar su im­pron­ta la­ti­na. Sus ha­bi­tan­tes tie­nen in­na­ta una joie de vi­vre (ale­gría de vi­vir) que no es tan ha­bi­tual en el nor­te de Fran­cia. Si quie­res ver el ver­da­de­ro ca­rác­ter mar­se­llés ten­drás que acer­car­te a la zo­na an­ti­gua, don­de es­tán los ba­rrios Pa­nier y Ca­ne­biè­re, con un encanto es­pe­cial y un buen nú­me­ro de te­rra­ci­tas.

Otro pun­to ineludible es la ba­sí­li­ca de Nô­tre-da­me de la Gar­de (en la ima­gen). Es uno de los mo­nu­men­tos más vi­si­ta­dos por las ma­ra­vi­llo­sas vis­tas ha­cia la bahía. Pa­ra lle­gar al tem­plo, lo me­jor es que to­mes el au­to­bús 60 des­de el Puer­to Vie­jo, aun­que pue­des su­bir a pie sor­tean­do mil es­ca­li­na­tas. Te cos­ta­rá, pe­ro es una pre­cio­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.