A pri­me­ra ho­ra

deViajes - - PORTADA -

Qui­zás te sor­pren­da que em­pe­ce­mos es­te reportaje so­bre la paz ibi­cen­ca ha­blan­do de la ca­pi­tal de la is­la, ha­bi­tual epi­cen­tro de la mar­cha noc­tám­bu­la. Pe­ro el se­cre­to de su si­len­cio ra­di­ca en vi­si­tar Dalt Vi­la –el cas­co an­ti­guo for­ti­fi­ca­do– por las ma­ña­nas, cuan­do la ciu­dad aún se mue­ve a un rit­mo pau­sa­do, som­no­lien­to.

Pue­des co­men­zar tu vi­si­ta en la úl­ti­ma no­ve­dad de Ibi­za, rei­nau­gu­ra­da el pa­sa­do abril des­pués de mu­chos años ce­rra­da por obras: el Mu­seu d’Art Con­tem­po­ra­ni d’Ei­vis­sa (MA­CE. Baluarte de San Juan. En­tra­da li­bre). Du­ran­te las obras de am­plia­ción del mu­seo sa­lie­ron a la luz una se­rie de vi­vien­das de la épo­ca fe­ni­cio­pú­ni­ca que hoy, cu­bier­tas con un vis­to­so sue­lo de cris­tal, for­man par­te del es­pa­cio ex­po­si­ti­vo.

En el pi­so su­pe­rior, no de­jes de vi­si­tar la sa­la de­di­ca­da al ar­tis­ta ba­lear más co­ti­za­do: Mi­quel Bar­ce­ló, cu­yos di­bu­jos com­par­ten ex­po­si­ción con las obras de un ami­go su­yo, el es­cul­tor bri­tá­ni­co Barry Fla­na­gan.

Des­de aquí da­te un pa­seo cues­ta arri­ba y des­cu­bre al­gu­nos rin­co­nes má­gi­cos en Dalt Vi­la re­ser­va­dos a los más ob­ser­va­do­res. Por ejem­plo, en la re­co­le­ta ca­lle Sant Jo­sep ha­lla­rás lo que fue el an­ti­guo ma­ta­de­ro ára­be, que es­tu­vo en fun­cio­na­mien­to has­ta el si­glo XVIII. Jun­to a ella, la es­cue­ta Igle­sia de l’Hos­pi­ta­let, al­ber­ga­ba el hos­pi­tal in­tra­mu­ros en épo­ca me­die­val. Otro lu­gar san­to: el Con­ven­to de San Cristóbal (ca­lle Sant Ci­ríac), ha­bi­ta­do por las mon­jas agus­ti­nas de clau­su­ra, quie­nes ela­bo­ran ex­qui­si­tos dul- ces con­ven­tua­les di­fe­ren­tes se­gún el día de la se­ma­na (los vier­nes, co­ca de San Cristóbal; los sá­ba­dos, co­ca de cho­co­la­te...). Pa­ra com­prar­los de­be­rás lla­mar al tim­bre que hay jun­to a la puer­ta del con­ven­to (des­de 2 €).

En la mis­ma ca­lle una dis­cre­ta ca­pi­lla (de Sant Ci­ríac), mar­ca el pun­to por don­de en­tra­ron las tro­pas cris­tia­nas en 1235 pa­ra li­be­rar a la ciu­dad de la ocu­pa­ción ára­be.

Pre­ci­sa­men­te de la Ibi­za ára­be, tra­ta el mu­seo Ma­di­na Ya­bi­sa (Ma­jor, 2. En­tra­da: 2 €), ubi­ca­do en el an­ti­guo Pa­la­cio de la Cú­ria, un mo­derno cen­tro de in­ter­pre­ta­ción do­ta­do de au­dio­vi­sua­les que ex­pli­ca có­mo fue el pe­río­do de do­mi­na­ción mu­sul­ma­na.

Tú­nel de la Ca­te­dral.

Ca­te­dral de Ibi­za,

en Dalt Vi­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.