Ru­tas por la So­ria ver­de

deViajes - - DE TAPAS -

pa­seo te guia­rá por lu­ga­res que vi­vió, amó y a los que can­tó el au­tor. Co­mo el ol­mo se­co, fren­te a la igle­sia del Es­pino, o el re­loj del pa­la­cio de la Au­dien­cia –ac­tual­men­te un cen­tro cul­tu­ral–, en la pla­za Ma­yor, jun­to al ayun­ta­mien­to y la igle­sia de La Ma­yor, don­de se ca­só con la que fue su gran amor, Leo­nor Iz­quier­do (ella te­nía 15 años y él, 34).

UNA MI­RA­DA ME­DIE­VAL

Pa­sa ba­jo el ar­co del cuerno –usa­do co­mo en­tra­da de to­ri­les pa­ra los fes­te­jos tau­ri­nos has­ta me­dia­dos del si­glo XX– e ima­gi­na la vi­da ha­ce si­glos en las me­die­va­les ca­lles Za­pa­te­ría y Real.

La ru­ta por el cas­co an­ti­guo te lle­va­rá por mo­nu­men­tos, co­mo la igle­sia de San­to Do­min­go, un va­lio­so ejem­plo del ro­má­ni­co es­pa­ñol. Su mag­ní­fi­ca por­ta­da mues­tra uno de los pocos pan­to­crá­tor mas­cu­lino –el pa­dre con el hi­jo en su re­ga­zo–.

Acér­ca­te al par­que Ala­me­da de Cer­van­tes, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo La Dehe­sa, en el mis­mo cen­tro de la ciu­dad, y que los so­ria­nos usan pa­ra ju­gar, pa­sear en so­le­dad o to­mar al­go en sus te­rra­zas. To­do un jar­dín bo­tá­ni­co, con fuen­tes, ár­bo­les cen­te­na­rios y una be­lla ro­sa­le­da.

Me­re­ce la pe­na ha­cer hue­co pa­ra vi­si­tar una de las ma­ra­vi­llas ar­tís­ti­cas de So­ria, a un pa­seo del cen­tro, jun­to al río. El mo­nas­te­rio de San Juan de Due­ro (del si­glo XII-XIII) es, jun­to a la er­mi­ta de San Sa­tu­rio, una de las imá­ge­nes más re­pre­sen­ta­ti­vas de la ciu­dad. Te im­pre­sio­na­rá su claus­tro de ar­cos en­tre­cru­za­dos y be­lla­men­te de­co­ra­dos.

Apro­ve­cha lo que que­da de tar­de pa­ra pro­bar el ta­peo y los bue­nos vi­nos so­ria­nos –con de­no­mi­na­ción Ri­be­ra del Due­ro– en al­gu­na de las pla­zas del cen­tro. Una de las más ani­ma­das es la de Ra­món Be­ni­to Ace­ña, más co­no­ci­da co­mo He­rra­do­res. El otro gran va­lor de la pro­vin­cia de So­ria es su na­tu­ra­le­za: re­cia, salvaje y pu­ra. Sin ale­jar­se de la ca­pi­tal, la ri­be­ra del Due­ro ofre­ce un agua lim­pia –don­de vi­ven nu­trias– y pa­seos ar­bo­la­dos. En los úl­ti­mos años, la ori­lla se ha acon­di­cio­na­do con par­ques, co­lum­pios, car­te­les di­dác­ti­cos… En el pa­seo que va a San Sa­tu­rio, en­con­tra­rás un Mu­seo del Agua (gra­tis), un an­ti­guo la­va­de­ro de la­na y un Eco­cen­tro (en­tra­da gra­tui­ta).

El tren tu­rís­ti­co de So­ria sa­le del par­que de la Dehe­sa.

Pa­seo jun­to al Due­ro y er­mi­ta de

San Sa­tu­rio. Ós­car Gar­cía, chef de Baluarte. Al­ca­cho­fas y foie, de Tras­hu­man­te.

Ru­los de que­so. Puen­te so­bre el Re­vi­nue­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.