Ri­be­ra del Due­ro EN EL SUB­SUE­LO

En­ten­der los se­cre­tos de es­ta tie­rra

deViajes - - ESCAPADAS -

atrac­ti­vo, pe­ro no por ello po­de­mos ol­vi­dar la mul­ti­tud de propuestas pa­ra­le­las que es­ta par­te de Cas­ti­lla y León ofre­ce y que con­si­guen una per­fec­ta fu­sión con su pro­duc­to es­tre­lla. Ar­qui­tec­tu­ra, na­tu­ra­le­za y gas­tro­no­mía nos acom­pa­ñan en es­te ca­mino lleno de co­lor, in­ten­si­dad y sa­bor.

CO­LEC­CIÓN DE PROPUESTAS

Vi­vir una ex­pe­rien­cia en torno al vino su­po­ne in­tro­du­cir­se has­ta las en­tra­ñas de su his­to­ria y de su tra­di­ción.

Pe­ña­fiel es un buen ejem­plo que nos aden­tra en es­ta t i erra de cas­ti­llos e im­po­nen­tes for­ta­le­zas. En San Ber­nar­do se al­za el Mo­nas­te­rio de Sta. Ma­ría de Valbuena, pa­ra­dig­ma del Cís­ter en Es­pa­ña y se­de de la Fun­da­ción de las Eda­des del Hom­bre.

La vi­lla ro­ma­na de San­ta Cruz o el ya­ci­mien­to de Pin­tia, en Pa­di­lla de Due­ro, nos tras­la­dan a los pri­me­ros po­bla­do­res de la zo­na, mien­tras que en pue­blos co­mo Ha­za o Guzmán po­de­mos dar con una vi­sión ge­ne­ral de la Ri­be­ra gra­cias a sus mi­ra­do­res na­tu­ra­les. En las Ho­ces del Ria­za, si­nó­ni­mo de na­tu­ra­le­za vir­gen, po­de­mos dar un pa­seo en pi­ra­gua mien­tras dis­fru­ta­mos del bai­le de ra­pa­ces que fre­cuen­tan la zo­na.

Por úl­ti­mo y des­pués de ha­ber rea­li­za­do, a pie o en bi­ci, al­gu­na de los 17 sen­de­ros que la ru­ta ri­be­re­ña ofre­ce, es mo­men­to pa­ra la cul­tu­ra cu­li­na­ria, al­go que no pue­de fal­tar­le al buen vino.

La co­ci­na cas­te­lla­no­leo­ne­sa es va­ria­da y tra­di­cio­nal y es­tá ba­sa­da en el le­cha­zo y en los pro­duc­tos de­ri­va­dos del cer­do. Cos­tum­bres a nces­tra­les co­mo la ma­tan­za, que to­da­vía hoy s e man­tie­ne en pue­blos co­mo Cu­riel de Due­ro, así lo res­pal­dan.

El que­so de Pe­ña­fiel, la mor­ci­lla de Bur­gos, y un lar­go et­cé­te­ra de dul­ces for­man par­te de la cos­tum­bre gas­tro­nó­mi­ca que nos acer­ca a es­te lu­gar y sus gen­tes. Los ni­ve­les de tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­tes (en­tre 11 y 13ºC) y la hu­me­dad, per­mi­ten un cli­ma ideal pa­ra la con­ser­va­ción del vino, bo­te­llas y ba­rri­cas en per­fec­to es­ta­do. En Aran­da de Due­ro –un des­tino con mu­cho en­can­to y cla­ro ejem­plo de la bue­na pre­ser­va­ción del vino– te es­pe­ran 7 km de ga­le­rías his­tó­ri­cas.

Sa­la de ex­po­si­cio­nes del mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.