Pa­seo mul­ti­co­lor

deViajes - - PORTADA -

Ees­te en­cla­ve tie­ne al­gu­nos de­ta­lles que le ha­cen úni­co y es­pe­cial­men­te atrac­ti­vo. Mu­chos de ellos son el re­sul­ta­do de su em­pla­za­mien­to, en las la­de­ras em­pi­na­das de un va­lle es­tre­cho. Pa­ra en­fren­tar­se a es­te re­lie­ve im­po­si­ble po­cas ciu­da­des del mun­do tie­nen un sis­te­ma de ca­lles sub­te­rrá­neas co­mo las de es­ta lo­ca­li­dad, que ha­cen po­si­ble que el trá­fi­co pue­da cir­cu­lar ba­jo tie­rra. Al­gu­nas de ellas tam­bién es­tán abier­tas a los pea­to­nes. La ca­lle Mi­guel Hi­dal­go cir­cu­la aho­ra ba­jo gran­des bó­ve­das por el an­ti­guo cau­ce del río.

Otro de­ta­lle muy su­ges­ti­vo de Gua­na­jua­to son sus ca­sas pin­ta­das de vi­vos co­lo­res, que con­fi­gu­ran un cua­dro muy vis­to­so. Pa­ra ha­cer­te una idea de es­te em­pla­za­mien­to úni­co sube al mi­ra­dor del mo­nu­men­to a El Pí­pi­la. Cual­quier mo­men­to es bueno, du­ran­te el día hay pues­tos de co­mi­da y re­fres­cos –no te va­yas de Mé­xi­co sin pro­bar la hor­cha­ta de arroz o el agua de ja­mai­ca–, pe­ro a la caí­da de la tar­de, la vis­ta es real­men­te ex­cep­cio­nal.

Un pa­seo por el cen­tro de Gua­na­jua­to no pue­de em­pe­zar muy le­jos de las pla­zas. El Jar­dín de la Unión y las te­rra­zas de los res­tau­ran­tes han si­do des­de siem­pre el cen­tro so­cial de la ciu­dad. Al la­do hay va­rias igle­sias y el es­plén­di­do tea­tro Juárez.

A pocos me­tros es­tá la pla­za de La Paz, do­mi­na­da por la ba­sí­li­ca. El eje del re­co­rri­do es la ave­ni­da Juárez, pe­ro con­vie­ne que te des­víes con­ti­nua­men­te en bus­ca de pla­zue­las tran­qui­las o de la Uni­ver­si­dad has­ta lle­gar al mer­ca­do Hi­dal­go. És­te es el tí­pi­co mer­ca­do me­xi­cano en el que se ven­de de to­do. Hay un pi­so su­pe­rior por el que se pue­de cir­cu­lar y aso­mar­se pa­ra ob­ser­var el tra­jín de la vi­da dia­ria.

Uno de los lu­ga­res pre­fe­ri­dos por los vi­si­tan­tes es el lla­ma­do ca­lle­jón del Be­so, tan es­tre­cho que los ve­ci­nos po­drían be­sar­se des­de sus res­pec­ti­vas ven­ta­nas –por su­pues­to, hay una le­yen­da al res­pec­to ti­po Romeo y Ju­lie­ta–. Al­re­de­dor hay mu­chos más, to­dos an­gos­tos y em­pi­na­dos, fa­vo­ri­tos de los tu­nos pa­ra sus re­co­rri­dos y fies­tas.

Du­ran­te el día, los al­re­de­do­res de la pla­za de La Paz es­tán ani­ma­dos con tran­seún­tes y pues­tos de co­mi­da. No te pier­das la pi­ro­pa­pa, una mo­des­ta pa­ta­ta con­ver­ti­da en obra maes­tra de la co­mi­da rá­pi­da.

Mi­ra­dor del mo­nu­men­to a El Pí­pi­la.

Ca­lle­jón del Be­so, en Gua­na­jua­to.

Mer­ca­do Hi­dal­go, en Gua­na­jua­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.