Cu­na re­bel­de

deViajes - - PORTADA -

Si­tua­da a unos 270 ki­ló­me­tros al nor­te de Mé­xi­co D.F., és­ta es una ciu­dad con un ca­rác­ter di­fe­ren­te al res­to de las que for­man la ru­ta. Des­de ha­ce dé­ca­das es la fa­vo­ri­ta de mu­chos ex­tran­je­ros (so­bre to­do es­ta­dou­ni­den­ses).

El Jar­dín es un buen lu­gar pa­ra ini­ciar tu des­cu­bri­mien­to de la ciu­dad, y pro­ba­ble­men­te, aca­ba­rás pa­san­do por es­ta pla­za en va­rias oca­sio­nes al ca­bo del día. Lo pri­me­ro que te lla­ma­rá la aten­ción es la to­rre de la igle­sia de San Mi­guel, com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a cual­quier otra en Mé­xi­co. Se di­ce que la con­ci­bió un in­dí­ge­na lo­cal ha­ce más de un si­glo des­pués de ver una pos­tal de una igle­sia bel­ga.

Al la­do en­con­tra­rás el Mu­seo His­tó­ri­co de San Mi­guel de Allen­de (Cu­na de Allen­de, 1. Cie­rra los lu­nes. En­tra­da: 3 €), en el que des­cu­bri­rás la im­por­tan­cia que tu­vo Ig­na­cio Allen­de, el hi­jo pre­di­lec­to de la ciu­dad, en la his­to­ria del país. Cin­co años des­pués de la in­de­pen­den­cia ya le ha­bían da­do su ape­lli­do al nom­bre de la ciu­dad, que to­da­vía con­ser­va.

Un mo­men­to que no te pue­des per­der es la caí­da de la tar­de en el Jar­dín, cuan­do las co­pas de los ár­bo­les se lle­nan de pá­ja­ros que bus­can un si­tio pa­ra dor­mir, la to­rre de la igle­sia se ilu­mi­na y es muy pro­ba­ble que apa­rez­can va­rios gru­pos de ma­ria­chis (so­li­ci­tar una can­ción cues­ta al­re­de­dor de 5 €). Pue­des bus­car una me­sa en los lo­ca­les cer­ca­nos pa­ra to­mar una be­bi­da y dis­fru­tar del am­bien­te.

Un pa­seo por las ca­lles cer­ca­nas te per­mi­ti­rá des­cu­brir el te­so­ro ar­qui­tec­tó­ni­co de San Mi­guel, en el que abun­dan las igle­sias y las gran­des man­sio­nes del tiem­po del vi­rrei­na­to. Tam­bién en­con­tra­rás mu­chas ga­le­rías de arte y al­gu­nas de las tien­das de ar­te­sa­nía con ma­yor ofer­ta de to­do el país. Ca­sa Max­well (Ca­nal, 14) es una de las más gran­des.

A me­di­da que te ale­jes un po­co del Jar­dín ve­rás có­mo em­pie­za a cam­biar el am­bien­te y apa­re­ce el co­lor lo­cal. El ora­to­rio de San Fe­li­pe Ne­ri se en­cuen­tra en un pe­que­ño par­que y va­le la pe­na de­di­car­le unos cuan­tos mi­nu­tos al in­te­rior y al claus­tro. El mer­ca­do El Ni­gro­man­te es­tá un po­co más allá y en él en­con­tra­rás el Mé­xi­co más ori­gi­nal, con sus pues­tos de co­mi­da, en­se­res y hier­bas cu­ra­lo­to­do.

Igle­sia de San Mi­guel Ar­cán­gel.

Tien­da de ar­te­sa­nía Ca­sa

Max­well.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.