Si­gue los pa­sos de los Ca­ba­lle­ros

deViajes - - DESTINO -

Pa­ra en­ten­der por qué Va­llet­ta es co­mo es: una im­po­nen­te ciu­dad amu­ra­lla­da col­ma­da de palacios, es­ta­tuas e igle­sias –¡hay 25 ba­sí­li­cas y unos 350 mo­nu­men­tos en el re­cin­to in­tra­mu­ros!– de­be­mos aden­trar­nos en la his­to­ria de los Ca­ba­lle­ros de la Or­den de Mal­ta.

Es­ta or­den re­li­gio­sa y mi­li­tar, fun­da­da en Je­ru­sa­lén en el si­glo XI en el con­tex­to de las cru­za­das e ini­cial­men­te bau­ti­za­da co­mo Or­den de San Juan, tu­vo un des­ta­ca­do pa­pel en la lu­cha cris­tia­na con­tra ára­bes y tur­cos.

Fue­ron ex­pul­sa­dos por Sa­la­dino de Je­ru­sa­lén y por los oto­ma­nos de Ro­das, por lo que la Or­den es­tu­vo sin ho­gar has­ta que el rey de Es­pa­ña, Car­los I, les ce­dió las is­las de Mal­ta, Go­zo y Co­mino a cam­bio de la pro­me­sa de no pe­lear con­tra nin­gún cris­tiano.

Así, en 1530, los Ca­ba­lle­ros de la Or­den (pro­ce­den­tes de ocho na­cio­nes dis­tin­tas) des­em­bar­ca­ron en Mal­ta, un lu­gar que trans­for­ma­rían sin es­ca­ti­mar y que go­ber­na­rían du­ran­te los si­guien­tes 268 años.

Pa­ra no abru­mar­te más con da­tos his­tó­ri­cos te recomendamos que a tu lle­ga­da a Va­llet­ta te di­ri­jas al Embassy Com­plex, don­de se pro­yec­ta ocho ve­ces al día el cor­to­me­tra­je Va­llet­ta Li­ving His­tory; te ser­vi­rá pa­ra com­pren­der me­jor to­da la gran­de­za ar­qui­tec­tó­ni­ca de la ciu­dad y po­der pre­pa­rar las vi­si­tas (ca­lle St. Lu­cia. En­tra­da: 9,75 €. Pe­lí­cu­la en es­pa­ñol. www.mal­taat­trac­tion.com).

EM­PIE­ZA TU PA­SEO

Tras la fun­ción, y pa­ra si­tuar­te so­bre el te­rreno, di­rí­ge­te has­ta los ro­mán­ti­cos jar­di­nes Up­per Ba­rrak­ka, cons­trui­dos por los Ca­ba­lle­ros de ori­gen ita­liano, que lo usa­ban pa­ra re­la­jar­se y pa­ra po­der con­tem­plar el mar des­de lo al­to.

Des­de aquí ten­drás las me­jo­res vis­tas del Grand Har­bour (el puer­to in­te­rior) y de las ve­ci­nas lo­ca­li­da­des de Bir­gu-Vit­to­rio­sa y

Sen­glea. Una cu­rio­si­dad: a la en­tra­da de los jar­di­nes se si­túa la que fue re­si­den­cia de los ca­ba­lle­ros cas­te­lla­nos, el Au­ber­gue de Cas­ti­lle, el más im­pre­sio­nan­te de los cua­tro hos­pe­da­jes que se con­ser­van –ori­gi­na­ria­men­te fue­ron sie­te– y que hoy se ha­lla ocu­pa­do por la ofi­ci­na del Pri­mer Mi­nis­tro mal­tés (en­tra­da no per­mi­ti­da).

Des­de aquí to­ma cual­quie­ra de los ca­lle­jo­nes (Me­li­ta, Saint John o St. Lu­cia), que cues­ta arri­ba con­du­cen has­ta la ar­te­ria prin­ci­pal de la ciu­dad, Republic Street, flan­quea­da por con­fi­te­rías y ca­fe­te­rías, en torno a la cual se le­van­tan los epi­cen­tros de po­der de la Or­den: la Co-Ca­te­dral y la re­si­den­cia de los Gran­des Maes­tres.

El Pa­la­cio de los Gran­des Maes­tres era, co­mo su nom­bre in­di­ca, la vi­vien­da ocu­pa­da por el más al­to car­go je­rár­qui­co (y vi­ta­li­cio) den­tro de la Or­den y cen­tro de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas del Gran Con­se­jo. No es di­fí­cil ima­gi­nar lo que en­con­tra­rás en el in­te­rior del edi­fi­cio: óleos, ar­te­so­na­dos, ta­pi­ces, lám­pa­ras de lá­gri­mas...

¡Ah! Y no ol­vi­des que los Ca­ba­lle­ros eran tam­bién, ade­más de re­li­gio­sos y no­bles, hom­bres de gue­rra. Lo cons­ta­ta, en la plan­ta in­fe­rior, la ex­ten­sa y cu­rio­sí­si­ma ex­po­si­ción de ar­mas y ar­ma­du­ras que les per­te­ne­cie­ron a ellos o a sus enemi­gos tur­cos. So­bre­to­do no pier­das de­ta­lle de la ela­bo­ra­da ar­ma­du­ra del ca­ba­lle­ro Alof de Wig­nan­court, que lu­ce un di­se­ño al más pu­ro es­ti­lo Louis Vuit­ton. (St. Geor­ge Squa­re. En­tra­da al pa­la­cio y la ar­me­ría: 10 €. www. he­ri­ta­ge­mal­ta.org).

A la sa­li­da de pa­la­cio, un buen lu­gar don­de po­drás cons­ta­tar que si es es­pec­ta­cu­lar el patrimonio ar­qui­tec­tó­ni­co de Va­llet­ta, tam­bién lo es el cu­li­na­rio es el his­tó­ri­co Caf­fe Cor­di­na (244, Republic St. www.caf­fe­cor­di­na.com). Si quie­res pro­bar un po­co de to­do pí­de­te un sur­ti­do mal­tés, que in­clu­ye tí­pi­cas es­pe­cia­li­da­des co­mo la sal­chi­cha ahu­ma­da o la de­li­cio­sa bi­gi­lla, he­cha a ba­se de ju­días (9,20 €) y al­gún dulce, co­mo la cassata o el qag­hag tal gha­sel.

Aun­que la Co-ca­te­dral de San Juan pa­re­ce aus­te­ra vis­ta des­de fue­ra, su in­te­rior es el per­fec­to pa­ra­dig­ma de la pa­la­bra opu­len­cia. Los Ca­ba­lle­ros pro­ce­den­tes de las dis­tin­tas na­cio­nes le­van­ta­ron sen­das ca­pi­llas en ho­nor a sus pa­tro­nes, ocho jo­yas la­bra­das en pie­dra que dan idea de có­mo era el po­de­río eco­nó­mi­co de es­tos gue­rre­ros de pro­ce­den­cia aris­to­crá­ti­ca. No pier­das de­ta­lle de las dos ca­pi­llas per­te­ne­cien­tes a los Ca­ba­lle­ros es­pa­ño­les: la de Sant Jor­di (de la co­ro­na de Ara­gón) y la de Santiago, le­van­ta­da por cas­te­lla­nos y por­tu­gue­ses. Tam­bién en el sue­lo hay arte: los co­lo­ris­tas se­pul­cros de már­mol que guar­dan los res­tos de al­gu­nos de los miem­bros de la Or­den.

An­tes de ir­te, no de­jes de vi­si­tar la sa­la que cus­to­dia el im­pre­sio­nan­te cua­dro –el ma­yor que pin­tó Ca­ra­vag­gio– que el ar­tis­ta en­tre­gó co­mo mo­ne­da de en­tra­da a la Or­den (en­tra­da a la Co-ca­te­dral: 6 €. www.st­johns­co­cat­he­dral.com).

UNA CIU­DAD DE ARIS­TÓ­CRA­TAS

De nue­vo s obre l a pi edra ca­li za de l a Va­llet­ta, adén­tra­te por la ca­lle de las joyerías (Sta. Lucía) col­ma­da a la­do y la­do de vi­tri­nas con la cé­le­bre fi­li­gra­na mal­te­sa (unos pen­dien­tes de pla­ta pue­den cos­tar­te unos 8 €); por la ca­lle de San Pablo con sus vis­to­sas ga­le­rías de cris­tal, o por los ca­lle­jo­nes que en fuer­te pen­dien­te con­du- cen has­ta la Great Sie­ge Bell (cam­pa­na del gran si­tio), que con­me­mo­ra la vic­to­ria de los Alia­dos en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Si eres aficionado al ci­ne en Mal­ta des­cu­bri­rás nu­me­ro­sos es­ce­na­rios de ro­da­je –co­mo la pro­pia Sie­ge Bell, que apa­re­ce en la pe­lí­cu­la El Con­de de Mon­te­cris­to–. Otros films de cor­te épi­co se ro­da­ron en la is­la, co­mo por ejem­plo: El Ex­pres­so de

Me­dia­no­che ( 1978), Gla­dia­tor ( 2000), Tro­ya (2004), Mú­nich (2005), El Co­di­go

Da Vin­ci (2006) o Ágo­ra (2009)... A dos pa­sos de la Great Sie­ge Bell, otro re­fe­ren­te en la vi­da y obra de los Ca­ba­lle­ros de Mal­ta, es el an­ti­guo Hos­pi­tal de la Or­den (en­tra­da: 4,50 €. www.knights­hos­pi­ta­llers.com.mt), del si­glo XVI. Es po­si­ble vi­si­tar las im­po­nen­tes sa­las –la ma­yor mi­de 155 m de lar­go– en las que ali­nea­dos en ca­mas­tros se tra­ta­ba a los en­fer­mos. En la plan­ta in­fe­rior hay una ex­po­si­ción con ma­ni­quís so­bre la his­to­ria pa­sa­da del hos­pi­tal, que po­ne los pe­los de pun­ta.

Pa­ra co­no­cer de cer­ca la vi­da en el si­glo XXI de uno de los miem­bros de la Or­den de Mal­ta, di­rí­ge­te a la Ca­sa Roc­ca Pic­co­la, un pa­la­ce­te per­te­ne­cien­te a una vie­ja di­nas­tía mal­te­sa. Se­rá la pro­pia mar­que­sa de Pi­ro quien te mos­tra­rá par­te de las de­pen­den­cias de su pre­cio­so ho­gar (74, Republic Street. En­tra­da: 9 €. www.ca­sa­roc­ca­pic­co­la.com).

Pues­tos am­bu­lan­tes en Republic Street.

Pa­tio de bu­ta­cas del

Tea­tro Ma­noel.

Pla­za del Pa­la­cio.

An­ti­guo puer­to de pes­ca­do­res. .Dae id mo­lup­ta­tius, Ape­ri­ti­vos en el non­sent Caf­fe Cor­di­na.

Vis­tas del Grand Har­bour des­de el Up­per Ba­rrak­ka.

Tien­da tí­pi­ca de

Va­llet­ta. .Dae id mo­lup­ta­tius, non­sent

In­te­rior de la Co-ca­te­dral

de San Juan.

Sa­lón de la Ca­sa

Roc­ca Pic­co­la.

Ves­tí­bu­lo del hos­pi­tal de la

Or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.