A ti­ro de pie­dra

deViajes - - DESTINO -

Al otro la­do del Grand Har­bour se le­van­ta la lo­ca­li­dad de Vit­to­rio­sa (an­tes Bir­gu), el pri­mer en­cla­ve en el que se asen­ta­ron los Ca­ba­lle­ros a su lle­ga­da a la is­la en 1530. Pa­ra cru­zar es­ta bahía que com­par­ten la Va­llet­ta, Vit­to­rio­sa y Sen­glea, pue­des su­bir­te a bordo de una tra­di­cio­nal dg­haj­sa, que ade­más de ser muy pin­to­res­co, es el me­jor mo­do de con­tem­plar des­de el agua el co­lo­sal ta­ma­ño de los ba­luar­tes que de­fien­den es­tas ciu­da­des (5 €/tra­yec­to, 10 € el pa­seo pa­no­rá­mi­co por el puer­to).

La sen­ci­lla Vit­to­rio­sa –que ape­nas mi­de 800 me­tros de lar­go por 400 m de an­cho– es un lu­gar tran­qui­lo, de ca­lle­jo­nes em­pe­dra­dos, con una at­mós­fe­ra más au­tén­ti­ca que la que ofre­ce la Va­llet­ta, y nor­mal­men­te me­nos con­cu­rri­da por el tu­ris­mo. Pa­sear sin rum­bo por sus pin­to­res­cos ca­lle­jo­nes es ya un atrac­ti­vo en sí mis­mo, y ade­más de te­ner co­mo re­fe­ren­tes el Pa­la­cio del In­qui­si­dor y el Fuer­te de St. An­ge­lo, Vit­to­rio­sa es muy po­pu­lar por sus res­tau­ran­tes jun­to al mue­lle.

Otra lo­ca­li­dad, que tie­ne las dg­haj­sas y los bar­cos pes­que­ros ( luz­zis) co­mo pro­ta­go­nis­tas es Mar­sax­lokk, en el ex­tre­mo su­r­es­te de Mal­ta. Es el puer­to de pes­ca más im­por­tan­te del país y en él se des­car­gan in­gen­tes can­ti­da­des de lam­pu­ki, un pes­ca­do muy po­pu­lar aquí que po­drás ver en ca­si to­dos los me­nús de los res­tau­ran­tes lo­ca­les.

A Mar­sax­lokk con­vie­ne ve­nir en do­min­go, pues en su puer­to se ce­le­bra un animado mer­ca­do de pro­duc­tos fres­cos al que acu­den ha­bi­tan­tes de to­dos los pun­tos car­di­na­les de la is­la. Es un buen lu­gar no so­lo pa­ra pal­par el

Puer­to de Mar­sax­lokk.

Res­tos del tem­plo neo­lí­ti­co de Mnaj­dra.

Vis­ta de la lo­ca­li­dad de Mdina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.